miércoles, 8 de junio de 2011

Planifica tu bronceado, cuida tu piel


Con la llegada del buen tiempo, pasamos más tiempo al aire libre, exponiendo además mayor cantidad de piel. Por otra parte, pasamos tiempo “tomando” el sol, tratando de conseguir un bonito bronceado y disfrutando de los beneficios del astro rey sobre nuestro cuerpo. A la hora de planificar las sesiones, el primer riesgo a tener en cuenta es el de quemadura. La exposición prolongada puede provocar un daño prolongado a la piel, incluyendo su prematuro envejecimiento y un alto riesgo de aparición de cáncer. El mayor culpable de las quemaduras del sol no es su calor, sino su radiación  ultravioleta. Los rayos solares se componen básicamente de rayos UVA y UVB. La quemadura solar está causada principalmente por la radiación de onda corta UVB, que también puede ser un desencadenante de cáncer de piel. Esta radiación actúa sobre los componentes de nuestra piel formando químicos llamados radicales libres, que parecen ser en parte responsables de los daños de corta duración por quemadura solar, y quizá también de los daños prolongados. Con los años, los rayos UVA pasan factura y son la principal causa del envejecimiento prematuro.

            La planificación integral del bronceado evita las consecuencias negativas tanto a corto plazo (eritemas y quemaduras) como a largo plazo (inflamación, fotoenvejecimiento, cáncer, etc.) En los últimos años, los daños causados por el sol en la piel han aumentado considerablemente, y la protección de cremas solares debe ser reforzada con compuestos naturales que actúen desde el interior del organismo, nutriendo y preparando a la piel para la agresión solar.  Esto, además, optimiza el resultado, contribuyendo a un bronceado bonito, homogéneo y duradero.

            En opinión de los expertos, una planificación completa del bronceado incluye la preparación previa del organismo mediante la administración por vía oral de productos antioxidantes, aplicación de cremas fotoprotectoras en cantidad suficiente durante la exposición, así como el control del tiempo máximo de exposición y un ajuste de la dieta alimenticia. 

            La administración conjunta de preparados naturales (antioxidantes) antes de la exposición al sol y de protectores solares tópicos constituye una defensa integral de la piel, al prevenir las posibles consecuencias negativas derivadas de la acción pro-oxidante de las radiaciones solares.

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud competente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate