jueves, 14 de mayo de 2015

Vitamina C, restricciones de dosificación


La vitamina C no puede ser sintetizada por el organismo, por lo que es necesario suministrarla a través de la alimentación. Es necesaria para mantener las estructuras en general, ya que una de sus funciones principales es la síntesis de colágeno. Es, por tanto, primordial en la regeneración de tejidos, cicatrización y síntesis de colágeno. También en el tejido óseo hay una matriz de colágeno, por lo que la presencia de vitamina C es fundamental para la creación y mantenimiento de la estructura del esqueleto. Además contribuye al correcto funcionamiento del sistema inmune, palia la oxidación, y es un cofactor en varias reacciones enzimáticas vitales.

Su aplicación es muy interesante en casos en los que hay lesiones, óseas o del tejido blando, y en general cuando es necesario regenerar fibras.

Existe mucha controversia con la dosis necesaria de vitamina C, aunque la mayoría de las recomendaciones oscilan entre 500 mg y 1 gramo diario. En determinados casos es mayor, como situaciones de estrés, infección, cirugía, uso de anticonceptivos orales, alcoholismo... Las personas mayores y los fumadores también requieren una dosis mayor, especialmente en el caso de los fumadores. Se estima un valor de 10 mg más por cigarrillo al día.

Es importante advertir que las personas con antecedentes de cálculos renales, si van a usar una dosificación mayor de 500 mg, deben elegir una forma neutra de la vitamina C. Los ácidos aldónico, treónico, lixónico y xilónico son metabolitos activos de la vitamina C. Una forma neutra con presencia de dichos ácidos ofrece mejor tolerancia digestiva que el ácido ascórbico, sobre todo en dosis más altas que las convencionales.

En caso de anemia de células falciformes, enfermedad renal grave, gota y pacientes con hemodiálisis deben evitarse altas dosis.

Cuando se utilizan altas dosis de vitamina C durante largo tiempo, se recomiendan descansos puntuales, ya que altas dosis pueden reducir la absorción de cobre y aumentar la de hierro. Además, las dosis altas pueden reducir la eficacia de algunos anticoagulantes (Como la warfarina), anticolinérgicos y aumentar el efecto de los barbitúricos.

Alimentos ricos en vit. C
Altas dosis de ácido ascórbico pueden causar temporalmente diarrea o irritación en el estómago, debido a la acidez. En tal caso, reducir la dosis hasta un nivel tolerado e ir subiéndola gradualmente suele ser suficiente para solucionarlo.

Otras formas alternativas son los ascorbatos, menos ácidos, con poca probabilidad de causar molestias digestivas. También son interesantes las formas neutras, preferentemente con presencia de los
metabolitos de la vitamina para mejorar la absorción.


Extraído de la ponencia de Belén Martín Santos, experta en terapias Ortomoleculares, para "Solgar"

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate