jueves, 5 de febrero de 2015

Hipérico y su aplicación en la depresión leve o moderada.

La depresión se podría definir como un estado emocional caracterizado por una sensación desagradable e involuntaria, donde la tristeza y la indiferencia por las personas, situaciones y cosas que nos rodean es la nota dominante. Esta enfermedad puede desarrollarse de diferentes maneras, dependiendo de los factores desencadenantes y predisponentes, así como de la propia reacción del individuo.
Durante la depresión, el ser humano experimenta aislamiento, miedo y un gran vacío existencial. Otros estados característicos son la sensación de impotencia, el autodesprecio, los sentimientos de culpa y una baja autoestima, que conducen a la violencia interna del afectado, traducida en forma de sufrimiento.

Bajo un punto de vista interpretativo, la depresión es la señal de alarma de un bloqueo emocional que se ha producido por la conjunción de varias situaciones conflictivas simultáneas. Ante esta situación, el organismo "esconde la cabeza", cortando la unión somatopsíquica de reacción. Es durante este período cuando el ser humano experimenta un bajón emocional y orgánico, fruto de esa desconexión.

En general, la depresión nos advierte de la necesidad de adaptarnos a una nueva interpretación de las situaciones vividas hasta el momento y a un nuevo planteamiento sobre la vida.


Diagnóstico
Cuando existen cinco o más de los síntomas que citamos a continuación durante más de dos semanas o si cualquiera de estos problemas interfiere con la vida diaria, es necesario plantearle el problema al especialista que será quien establezca el diagnóstico de depresión e iniciará la terapia que mejor se adapte a cada caso:

  • Estado de ánimo triste, melancólico o llanto frecuente
  • Cambios llamativos en el apetito o en el peso.
  • Problemas con el sueño (dormir mucho o poco)
  • Irritabilidad, ansiedad, inquietud o mal humor
  • Pérdida de energía o tendencia al sueño
  • Sensación de culpa o baja autoestima
  • Dificultad para concentrarse o indecisión
  • Incapacidad para disfrutar de las cosas y rechazo al contacto social.
  • Molestias o dolores injustificados
  • Pensamientos repetidos de muerte o suicidio.

Micro-nutrientes clave
Minerales como el calcio, el magnesio, el hierro... son de vital importancia por su función a nivel celular y trasmisión del impulso nervioso. Sin olvidar el papel relevante de las vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B5, B6, B12 y la biotina), cofactores enzimáticos fundamentales para el correcto metabolismo neuronal. Se utilizan como tratamiento de base para prevenir los cambios de humor, el insomnio, los cambios en el apetito y desórdenes en el metabolismo energético de los carbohidratos.

La carencia y el bajo aporte de vitamina C; parece ser que también está relacionada con la depresión del estado de ánimo.

Es también muy importante llevar una dieta suficientemente rica en ácidos grasos esenciales, de hecho un estudio publicado en 2002 en la revista Archives of General Psychiatry revela la importancia del aporte en ácidos grasos omega-3 para evitar estados de depresión, ya que se demostró que personas con depresión suelen tener carencia de ácidos grasos EPA.

El Triptófano es un aminoácido esencial para que el organismo elabore sus propias proteínas. Es junto con la vitamina B6 el precursor de la serotonina (neurotransmisor que interviene en los procesos de relajación).
Nuestro organismo no puede sintetizar este aminoácido, por lo tanto es de vital importancia cubrir sus requerimientos con la dieta.


Alimentos clave
Cacao
  • Alimentos ricos en calcio: frutos secos, (sésamo, almendras, avellanas, pistachos, pipas,...), higos secos, pasas, dátiles, sardinas en lata, verduras, legumbres y lácteos.
  • Alimentos ricos en magnesio: arroz integral, pasta integral, todas las harinas integrales, verduras de hoja verde (espinacas, acelgas, brócoli, col, judías verdes...)
  • Alimentos ricos en hierro: huevos, carnes magras, mejillones, mariscos en general, hígado, legumbres, granos integrales, espinacas.
  • Alimentos ricos en vitaminas del grupo B: arroz integral, pasta integral, avena, carnes magras, huevos, verduras verdes (espinacas, acelgas, col, repollo), legumbres, levadura de cerveza.
  • Alimentos ricos en vitamina C: kiwis, cítricos, acerola, espino amarillo, escaramujo, apio crudo, étc...
  • Alimentos ricos en omega 3: aceites de pescado, pescados azules (salmón, caballa, sardinas, atún),
    nueces, aceite de lino, aceite de argán.
  • Alimentos ricos en triptófano: huevo, jamón, carne de ave, leche y derivados, pescados azules, arroz, trigo, tapioca, legumbres (como la soja), guisantes, frutos secos.
  • Otro alimento que potencia la función cerebral y reduce la depresión es el cacao natural.


Se debe evitar la cafeína, el tabaco y alimentos con elevado contenido en grasas saturadas (embutidos, nata, mantequilla,...) y azúcares simples (pasteles, galletas, golosinas...)

Información cedida por "Dietéticos Intersa"


Hipérico, el antidepresivo natural
El hipérico también es conocido como "Hierba de San Juan", dado que su floración se produce en torno al 24 de junio. De nombre científico Hypericum perforatum, los antiguos griegos y romanos lo utilizaron para tratar distintas enfermedades. El origen de su nombre, procedente de los términos griegos hyper (sobre) y (imagen), vendría a definir aquello cuyas propiedades se encuentran por encima de todo lo imaginable.
eikon

Características
Europa, Asia y el norte de África son las zonas donde se puede localizar el hipérico. Se trata de una planta herbácea perteneciente a la familia de las hipericáceas, de base leñosa y ramas erectas de entre 25 y 60 cm. Sus hojas son pequeñas, de forma ovalo-oblonga y con numerosas glándulas fácilmente visibles a la luz, lo que le proporciona una apariencia perforada, de donde deriva el término perforatum que figura en su aceptación botánica. Las flores del hipérico son especialmente vistosas, amarillas, reunidas en panículas densas, con numerosos estambres ramificados.

Se utilizan las partes aéreas de la planta; en ellas se encuentran numerosos constituyentes polifenólicos pertenecientes a los grupos de los bioflavonoides, antraquinonas, diterpenoides y n-alcanos. 

Si bien su efecto antidepresivo siempre se había hecho recaer sobre la hipericina, se ha demostrado que los flavonoides y xantonas presentes en la planta cuentan con una mayor actividad tipo IMAO (Inhibidores de la MAO, enzima monoamino-oxidasa, responsable de la recaptación de determinados neurotransmisores a nivel cerebral como dopamina, serotonina, adrenalina y noradrenalina).

Propiedades terapéuticas
La propiedad terapéutica más destacada del hipérico es su acción antidepresiva. Existe un amplio abanico de estudios realizados en las últimas décadas que han demostrado su utilidad en el tratamiento de la depresión leve y moderada, sin presentar los efectos secundarios de los fármacos.

La acción antidepresiva del hipérico fue analizada en 1997 en un estudio dirigido por el profesor de la Universidad de Frankfurt W.E. Müller, que concluyó que se produce al inhibir la recaptación en el cerebro de los tres neurotransmisores esenciales en la regulación de nuestros estados de ánimo: serotonina, norepinefrina y dopamina.
Han sido numerosas las investigaciones que han confrontado la eficacia terapéutica del hipérico frente a los antidepresivos convencionales en el tratamiento de la depresión leve y moderada. En ellas se ha demostrado ser tan eficaz como la fluoxetina, principio activo del Prozac (Schrader, 2000), o la sertralina (Brenner&Azbel, 2000), pero sin los efectos secundarios característicos de estos psicofármacos.

Recientemente, en 2009, un equipo del Centro para la Investigación de la Medicina Complementaria de la Universidad Técnica de Munich, dirigido por el doctor Klaus Linde, revisó 29 estudios procedentes de distintos países, realizados en 5.500 pacientes con depresión leve o moderada, en los que se comparaba la efectividad del tratamiento con extractos de hipérico en períodos de cuatro a doce semanas, frente a tratamientos con placebo o antidepresivos convencionales. 
Por lo general, el hipérico demostró superioridad frente al placebo, y una efectividad similar respecto a los fármacos sintéticos habitualmente prescritos, aunque sin sus efectos secundarios. Los resultados fueron aún más favorables en países de habla alemana, donde el hipérico cuenta con una amplia tradición en cuanto a su utilización, siendo a menudo, recetado por los propios médicos.

Información cedida por "Tegor"


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate