jueves, 9 de noviembre de 2017

Agua Mineral Natural para los deportistas



¿Qué bebemos después de una jornada vigorosa de deporte, bien sea al aire libre corriendo o en el gimnasio después de una intensiva clase de spinning? ¿Lo ideal es beber agua o bebidos isotónicas?

Los minerales son imprescindibles para la salud y el agua mineral es una excelente fuente para adquirirlos y recuerda: no hay que esperar a tener sed para beber.
Cuando tenemos sed ya se ha perdido un 1% del agua corporal y a este nivel de deshidratación ya se pueden notar algunos efectos como un menor rendimiento físico.
Lo ideal sería reponer las sales minerales perdidas a través de la sudoración.

Hay muchas clases de aguas, pero no todas son iguales. Las mejores para los deportistas son aquellas que poseen una composición determinada: ligeramente carbonatadas de manera natural, que contengan al menos 20 minerales como sodio, magnesio, calcio y otros elementos que incluyen componentes activos de doble trazo (bicarbonato de sodio y calcio magnesio)

Que nos aseguren un proceso de embotellado que conserve todas sus propiedades, y que conserve, a través de su proceso patentado, todos los minerales y las propiedades que posee en la fuente.
Este tipo de agua seleccionada va a poseer un doble efecto beneficioso, como parte de un estilo de vida saludable y contribuyendo al buen funcionamiento del cuerpo.

El agua mineral natural carbónica promueve la digestión, gracias a su composición de iones de cloruro y calcio. Ayuda a luchar contra la fatiga y contra las consecuencias de la deficiencia de magnesio que puede conducir a la laxitud, la falta de energía y dificultad para concentrarse.
Es particularmente aconsejable en determinadas situaciones: dieta fitness, prácticas deportivas, etc...

Consejos de uso

  • En tiempos de preparación intensiva antes de la competición.
  • Debemos tomarla inmediatamente después del entrenamiento e incluso incrementar su consumo 5 a 10 días antes del evento.

Cristina Conde
Experta Universitaria en Dietética y Nutrición

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

jueves, 2 de noviembre de 2017

¿Por qué los hongos son tan increíbles?

Los hongos conforman un reino de seres vivos, los fungi, con más de 100.000 especies identificadas en todo el mundo. Al carecer de clorofila no realizan la fotosíntesis, y por tanto no necesitan luz. Su forma de alimentarse es a través de las hifas, una extensa red de filamentos que producen enzimas por la cual absorben los nutrientes del suelo. Forman colonias, de forma similar a las raíces, denominadas micelios. El micelio crece en diferentes lugares según el tipo de hongo: suelo, troncos de árboles o incluso insectos. Esta es la parte que no sobresale del suelo. Las hifas, sin embargo, maduran y crecen dando lugar al cuerpo fructífero o seta. Éste tiene la capacidad de producir esporas, que alberga hasta que alcanzan la madurez y luego libera para que se dispersen por el entorno a través del viento, el agua, los animales… Y así comienza un nuevo ciclo.

Por desgracia, las probabilidades de que las esporas germinen en la naturaleza son más bien escasas, por lo que los expertos en micología han estado trabajando en desarrollar nuevos sistemas tecnológicos para cultivar hongos en entornos cerrados y controlados. Los beneficios de los hongos son cada vez más conocidos, entre otras cosas por las siguientes propiedades:
  • Son adaptógenos, esto es, que estimulan la capacidad humana de adaptarse al estrés tanto físico como mental.
  • Beta- glucanos, que según las investigaciones son un buen apoyo nutricional para promover el buen funcionamiento del sistema inmunitario.
  • Ergosterol, un fitoesterol que producen las membranas de las células de plantas y hongos que al exponerse a luz ultravioleta se convierte en ergocalcifrol o vitamina D2.

Reishi
(Ganoderma Lucidum)

Entre otros compuestos, el Reishi aporta: betaglucanos, triterpernos (por ej: ac. ganodérmico), L-ergotioneina (antioxidante), ergosteroles (sustancia precursora de la Vit. D2) y glucoproteínas.

Las investigaciones indican que el Reishi apoya el equilibrio del organismo y un óptimo funcionamiento del sistema inmunitario.
El Reishi aporta componentes antioxidantes y se considera beneficioso para contribuir a una mejor adaptación al estrés y a un mantenimiento de un saludable sistema respiratorio.


Shiitake
(Lentinula edodes)

El hongo Shiitake contiene una variedad única de fitonutrientes, incluidas algunos betaglucanos como el lentinano y la laminarina.

Según investigaciones, el Shiitake podría contribuir al buen funcionamiento de las glándulas suprarrenales y ayudar a regular los niveles de estrés. Los polisacaridos que aporta el hongo, como por ejemplo, el lentinano, pueden contribuir al buen funcionamiento del sistema inmunitario.
Otro compuesto del Shiitake, la eritadenina, puede ser de ayuda en la función cardiovascular, además de favorecer el equilibrio de la micobiota intestinal y de la función hepática.


Maitake
(Grifola frondosa)
El Maitake contiene muchos fitonutrientes, incluidos los beta-glucanos y enzimas inhibidoras de la alfa-glucosidasa.

Muchos investigadores confirman que los beta-glucanos constituyen un apoyo nutricional que estimula el buen funcionamiento del sistema inmunitario.
Las enzimas inhibidoras de alfa-glucosidasa, ayudan al mantenimiento de unos niveles de glucosa saludables y son un apoyo en dietas de mantenimiento de peso.


Cordyceps
(Cordyceps sinensis)
En la actualidad es muy raro encontrar Cordyceps silvestre, ya que es un hongo parásito de algunos insectos. Ataca y coloniza a las orugas que hibernan durante el gélido invierno tibetano.

El Cordyceps es rico en adenosina, un ácido nucleico que es fundamental para la síntesis de ATP, la "moneda" que utiliza nuestro organismo para almacenar y utilizar la energía. Los estudios sugieren que el Cordyceps puede contribuir a la producción de energía celular y aumentar el rendimiento deportivo.


Leon´s mane
(Melena de León)
Las investigaciones indican que la Melena de León contiene dos sustancias, las hericenonas y las erincacinas, que estimulan la producción del NGF (factor de crecimiento nervioso) y su paso por la barrera hematoencefálica. El NGF es una pequeña proteína que resulta fundamental para el crecimiento, el mantenimiento y la supervivencia de algunos tipos de neuronas pero el NGF no pasa la barrera hematoencefálica fácilmente.

Pero por otra parte, los estudios indican que la Melena de León puede dar apoyo nutricional a la salud gastrointestinal y del colon.


Royal agaricus
(Champinón del Sol) (Agaricus blazei)
Se cree que el Champinón del Sol contiene más polisacáridos del tipo beta-glucanos que el resto de especies de hongos, además de contener otros polisacáridos del tipo alfa-glucanos.

El Champiñón del Sol ha sido objeto de estudios exhaustivos tanto en el Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos como en el Instituto Nacional de la Salud en Japón para estudiar sus beneficios para la salud.

Los estudios sugieren que el hongo puede aportar nutrientes que favorecen el funcionamiento hepático, del sistema cardiovascular y puede contribuir a unos niveles de glicemia saludables.



Información cedida por Solaray

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

Translate