jueves, 24 de mayo de 2018

Los beneficios del yoga para la salud.



Varios estudios científicos confirman que la práctica del yoga aporta beneficios para la salud tales como la mejora de la función inmune, del rendimiento y satisfacción sexual y de la calidad del sueño, reducción del riesgo de migrañas y de la ansiedad a la hora de comer o mejora en la salud cardiovascular.

El ejercicio es uno de los factores más importantes para la salud. Incluso sufriendo diversas patologías causantes de dolor como lumbalgia, artrosis, esclerosis múltiple u osteoporosis donde la movilidad está limitada, el ejercicio puede ser la mejor arma, ya que la inactividad y debilidad muscular causan mayor dolor.

El yoga es un actividad de bajo impacto que se puede programar de forma específica en función de las necesidades individuales. Varios estudios científicos aportan ciertos beneficios para la salud a causa de la práctica de yoga tales como mejorar la función inmune, reducir el riesgo de migrañas, mejorar el rendimiento, mejorar la calidad del sueño y reducir la ansiedad a la hora de comer.

El yoga mejora la salud cardiovascular. Un estudio publicado en The Journal of the American College of Cardiology registró cómo tras 3 meses realizando yoga, la media de pulsaciones en reposo de los participantes disminuyó de 67 a 61 latidos por minuto, además de referir menor ansiedad y depresión.
Otro estudio investigó los efectos del Hatha Yoga en la presión arterial en niños hipertensos. Durante 3 meses un grupo realizó yoga y el otro, clases de música. Al finalizar los 3 meses los que practicaban yoga tenían más baja la presión arterial de reposo.


IMPACTO DEL YOGA EN LA SALUD MENTAL

Un metaanálisis de más de cien estudios muestra los beneficios del yoga para la salud mental, teniendo su práctica un efecto positivo en la depresión, trastornos del sueño o la esquizofrenia.


Alguno de estos estudios sugiere que el yoga puede tener el mismo efecto que los antidepresivos y la psicoterapia, por la acción sobre los neurotransmisores y la secreción de serotonina. Además otros estudios muestran cómo puede reducir la ansiedad y la agresividad.


¿CÓMO AFECTA EL YOGA AL METABOLISMO DE LAS GRASAS Y LA PÉRDIDA DE PESO?

Un estudio publicado en 2012 demostró que el yoga tiene un importante impacto en la leptina, hormona que juega un papel clave en regular la ingesta y el gasto energético. De acuerdo con los autores, los practicantes expertos en yoga tienen un 36% más alto los niveles de leptina que los practicantes novatos.

El yoga ayuda a mejorar la sensibilidad a la leptina y a la insulina, reduciendo su resistencia, lo cual se asocia con sobrepeso y patología como la obesidad o la diabetes.

Otro estudio reciente revela la habilidad de los monjes tibetanos de generar un alto calor corporal a través de la práctica del Yoga Tumo, estimulando el metabolismo de la grasa parda, capaz de quemar energía en lugar de almacenarla.
En el estudio se confirma que se puede activar la grasa parda exponiéndola a bajas temperaturas. Esta es la lógica que se esconde detrás de las estrategias de pérdida de peso a través de la crioterapia.


Información cortesía de Solgar España


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


jueves, 17 de mayo de 2018

Conexión Cerebro - Intestino

¿Le apetece azúcar a todas horas? ¿Tiene ansiedad o se encuentra bajo de ánimo? ¿Tiene calambres abdominales y/o siente la urgencia de vaciar el intestino cuando está ansioso o estresado?
Todas estas experiencias son guiadas por el eje entérico cerebro-intestino


El eje intestino-cerebro es esencialmente la conexión entre el sistema nervioso entérico y el sistema nervioso central e incluye todas las comunicaciones entre el tracto gastrointestinal (TGI) y el cerebro. La microbiota intestinal desempeña un papel crítico tanto en la función de este eje com en mucho otros procesos, desde el control inflamatorio y las respuestas inmunitarias hasta la integridad y permeabilidad de la barrera intestinal (1).

El término "microbiota intestinal" se usa para describir la multitud de especies y colonias de bacterias y levaduras que se encuentran en el TGI. La composición de la microbiota intestinal varía en función de la dieta, el estrés y los factores ambientales e influye en la producción de metabolitos que ayudan a mantener la homeostasis del huésped (2).

La microbiota intestinal está muy influenciada por nuestra dieta porque las bacterias se alimentan de los contenidos nutricionales de nuestros intestinos.
Esto favorece la fermentación de carbohidratos y libera ácidos grasos de cadena corta para la producción de energía de otras bacterias más especializadas (3).

El equilibrio de cepas bacterianas es crucial para nuestras salud y, de hecho, muchos problemas de salud se han relacionado con la disbiosis intestinal, por lo que un desequilibrio en las cepas o la falta de bacterias en el intestino puede influir en la integridad de la pared intestinal y el tiempo de tránsito (4). Por ejemplo, el sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO, por sus siglas en inglés) describe una afección en al que el TGI está habitado por una gran cantidad de bacterias patógenas y relativamente pocas bacterias comen sales. 
Microbiota intestinal
Se ha demostrado que el SIBO perjudica el tiempo de tránsito intestinal, causando estreñimiento, pero también que puede acelerar el tiempo de tránsito, causando diarrea (4). Esta disbiosis es un reflejo de la dieta, la calidad del sueño y el estrés en el cuerpo (4).

Además de provocar cambios en la permeabilidad y motilidad intestinal, esta flora bacteriana también juega un papel clave en la función inmune de la mucosa y en la producción de GABA y serotonina como moléculas señalizadoras para el sistema nervioso (1).

La serotonina funciona como una importante molécula señalizadora para el sistema nervioso entérico, funcionando y superponiéndose con el sistema nervioso central (1). El triptófano, un precursor de la serotonina, se encuentra en semillas, soja, carne y pescado.

A partir de nuestra dieta, el triptófano se absorbe en el intestino y atraviesa la barrera hematoencefálica donde se transforma en serotonina (1). Curiosamente, casi toda la serotonina de nuestros cuerpos se encuentra realmente en el intestino, sintetizada por las células enterocromafina (EC) (1). Esta producción de serotonina se utiliza para modular el funcionamiento del TGI a través de la secreción, el peristaltismo, la vasodilatación, la percepción de dolor y las náuseas (1).

Pero no solo son las células EC las que sintetizan la serotonina sino que la microbiota intestinal también tiene la capacidad de producir serotonina a partir del triptófano, y de utilizarlo como una señal dentro del eje intestino-cerebro para modificar el comportamiento del huésped (1).
Actuando sobre el eje intestino-cerebro, la serotonina no solo influye en el cerebro y en nuestro estado de ánimo, sino que también regula el desarrollo de estructuras en el revestimiento intestinal. Así, las microvellosidades son protusiones microscópicas que aumentan la superficie del revestimiento intestinal. 
Esta superficie adicional se utiliza para la absorción de nutrientes y su desarrollo es inducido por 
5-HTP, el precursor de la serotonina (5).

Estas conexiones demuestran cómo la flora bacteriana intestinal puede influir en la salud intestinal y la absorción de nutrientes, y contribuir a la señalización dentro de los sistemas nerviosos entérico y central.


INICIACIÓN Y MANTENIMIENTO DE UNA MICROBIOTA INTESTINAL SANA

La colonización del TGI por microbiota se determina inicialmente en el momento de nacer por la forma en que se produce el parto. 
Los bebés nacidos vaginalmente tienen una microbiota dominada por las especies de lactobacillus que provienen de la micribiota vaginal y fecal de la madre (1).
Por el contrario, los bebés nacidos por cesárea tienen una microbiota influenciada predominantemente por la microflora de la piel de la madre. Esta flora está compuesta típicamente de especies de Staphylococcus, Corynebacterium y Propionibacterium, con una mayor susceptibilidad a C. difficile (6).

También se ha demostrado que estos bebés tienen cantidades muy bajas de bífidobacteria, aunque la lactancia materna puede proporcionar una gran cantidad de bífidobacteria (1). Esta flora bacteriana se diversificará más cuando el bebé empiece a alimentarse de alimentos sólidos.

Como se mencionó anteriormente, la dieta tiene un papel muy importante en el mantenimiento de las bacterias intestinales beneficiosas. Después de todo, estas bacterias se alimentan de los compuestos y nutrientes que se encuentran en nuestro TGI. La fibra también juega un papel muy importante y su ausencia puede producir una migración bacteriana.

Si su fuente de alimento preferida no está disponible, la microbiota buscará alimentarse de otros compuestos como los aminoácidos, liberando sustancias potencialmente dañinas durante el metabolismo (3).
Estas sustancias pueden contribuir a la inflamación y al síndrome del intestino permeable, causar problemas con la permeabilidad intestinal y una pérdida de integridad en las estrechas uniones que hay entre las células intestinales. Este proceso puede influir en el desarrollo de EII o cáncer de colon, además de dar lugar a sensibildades y/o alergias alimentarias (3).



ANTIOBIÓTICOS Y SALUD INTESTINAL

En adultos, nuestra microbiota está fuertemente influenciada por nuestras dietas y puede ser alterada fácilmente por el uso de antibióticos (1).

Cada vez es más común, aunque no es un práctica habitual, que los médicos aconsejen a los pacientes que tomen un probiótico durante o después de un tratamiento con antibióticos. Tomar un probiótico una horas después de una dosis de antibióticos puede ayudar a corregir el efecto de destrucción que los antibióticos tienen en la microflora intestinal. 
Sin embargo, el uso repetido de antibióticos sin la repoblación de bacterias intestinales sanas puede causar alteraciones permanentes en el intestino (1).

Más específicamente, el uso de antibióticos en niños reduce la colonización de las cepas de bífidobacterium y lactobacillus. Estas especies de bacterias ayudan a cmabiar el sistema inmunológico alterando la homeostasis inmunológica entre las respuestas TH1 y TH2 (1). 
El uso temprano y frecuente de antibióticos se ha asociado con alergias y enfermedades del intestino irritable (EEII) (1).

En niños y adolescentes, el desarrollo cerebral depende de la neurotransmisión serotoninérgica y es necesario para la función de estructuras en el cerebro como la amígdala, el hipocampo y la corteza frontal. Así, la función señalizadora de la serotonina puede influir en el sueño, el comportamiento sexual y el estado de ánimo, reforzando la necesidad de tener una microflora intestinal sana (1).



BENEFICIOS DE LOS PROBIÓTICOS EN EL EJE INTESTINO-CEREBRO

No se puede subestimar la interconexión entre el cerebro y el intestino. La disbiosis intestinal, una microbiota intestinal alterada con pocas colonias bacterianas beneficiosas en relación con las especies patógenas, se ha relacionado con la ansiedad y la depresión (1). De hecho, algunos estudios están mostrando los beneficios de los probióticos con respecto a la angustia psicológica y a la depresión (7).

Los probióticos por definición son microorganismos vivos que se administran en dosis lo suficientemente altas como para beneficiar positivamente la salud del huésped (8).
Su uso para trastornos gastrointestinales se ha estudiado en detalle, pero en la última década se han llevado a cabo más estudios acerca de sus beneficios sobre el sistema nervioso (8).

Varios estudios llevados a cabo en seres humanos han demostrado que los probióticos de múltiples cepas pueden mejorar los síntomas de ansiedad y depresión, y también las facultades cognitivas (4)(8).

Por otra parte, la respuesta del estrés adulto a través del eje hipotálamo-hipófisis (HPA) también se ha relacionado con la microbiota intestinal. Se han observado respuestas anormales al estrés en adultos con disbiosis intestinal que pueden revertirse con una adecuada colonización y restauración de la microbiota intestinal (4).
Además, se ha demostrado que los probióticos de múltiples cepas disminuyen el cortisol y/o la hormona adrenocorticotrópica (ACTH).

En la actualidad, se están llevando a cabo varios estudios en humanos y algunos están investigando el papel que tienen la microbiota intestinal en áreas como el autismo, la enfermedad de Parkinson y el dolor crónico (4).
Las cepas más destacadas por su capacidad para mejorar la ansiedad, la depresión y las respuestas al estrés, además del alivio gastrointestinal, son B. longum, B. breve, B. infantis, L. helveticus, L. rhamnosus, L. plantarum y L. casei, con dosis que varían entre 10 millones y 40 mil millones de unidades formadoras de colonias (UFC) al día (8).


CONCLUSIONES

La colonización del TGI por especies bacterianas influye en varias áreas de nuestra salud general incluyendo la digestión, el estado de ánimo y el comportamiento. La capacidad que tienen nuestras células intestinales y la microflora intestinal para modular la síntesis de serotonina desempeña un papel fundamental en la señalización entre los sistema nerviosos entérico y central.

El síndrome del intestino irritable, aunque se presenta como un trastorno digestivo disfuncional, se ve muy afectado por el estrés y la ansiedad, y los síntomas podrían tener que ver con la composición de la microflora intestinal.

Los estudios que se están llevando a cabo en humanos continúan investigando el papel de los probióticos en la salud mental y las respuestas al estrés y podrían ser una intervención recomendable en trastornos gastrointestinales relacionados con la ansiedad y el estrés. Por lo tanto, repoblar el intestino después del uso de antibióticos es fundamental para la salud en general, incluyendo el desarrollo de estructuras dentro del cerebro en niños y adolescentes.



Bibliografía

1. O´Mahony, S.M., Clarke, G., Borre, Y.E., Dinan, T.G., and Cryan, J.F. "Serotonin, tryptophan metabolism and the brain-gut-microbiome axis" (2015) Beh Brain Res. 277: 32-48

2. Lin, C.S., Chang, C.J., Lu, C.C., Martel, J, et al. "Impact of the gut microbiota, probiotics, and probiotics on human health and disease" (2014) Biomed J. 37(5): 259-68

3. Marchesi, J.R., Adams, D.H., Fava, F., Hermes, G.D., et al. "The gut microbiota and host health: a new clinical frontier" Gut (2016) 65(2): 330-9

4. Mayer, E.A., Tilli; ch, K., and Gupta, A. "Gut/brain axis and the microbiota" (2015) J Clin Invest. 125(3): 926-938

5. Nakamura, K., Sato, T., Shashi, A., Tsurui, H., and Hasagawa, H. "Role of a serotonin precursor in development of gut microvilli" (2008) Am J Pathol. 172(2): 333-44

6. Thomas, L.V., Ockhuizen, T., and Suzuki, K. "Exploring the influence of the gut microbiota and probiotics on health: a symposium report" (2014) Br J Nutr. 112 Suppl 1:S1-18

7. Huang, R., Wang, K., and Hu, J. "Effect of probiotics on depression: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials" (2016) Nutrients 8(8): E483

8. Wang, H., Lee, L.S., Braun, C., and Enck, P. "Effects of probiotics on central nervous system functions in animals and humans - a systematic review" (2016) J Neurogastroenterol Motil. Jul 13 doi: 10.5056/jnm13018 [Epub ahead of print]


Información facilitada por "Natural Facts", Sura Vitasan.

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.




jueves, 10 de mayo de 2018

10 plantas para tu bienestar este verano

LLANTÉN Plantago major L.
Propiedades: suavizante
En caso de: agresiones solares

El llantén está distribuido por toda Europa y Asia Septentrional y Central. Aunque se puede encontrar en cualquier lugar del mundo, prefiere climas templados y fríos. Habita en las huertas, tierra húmedas y praderas, entre otras zonas. 
Las hojas de llantén se han utilizado tradicionalmente por sus propiedades suavizantes, antiinflamatorias y antipruriginosas. 
Los principales constituyentes son los mucílagos, iridoides, ácidos fenólicos, taninos y sales minerales. 
Ayuda a combatir la irritación de la piel producida por la toma excesiva de sol.




ÁRBOL DEL TÉ Melaleuca alternifolia
Propiedades: antiséptico, antifúngico, antiparasitario y desinfectante.
En caso de: hongos.


Se trata de un arbusto procedente de Australia. Fue allí donde los indígenas lo empezaron a utilizar para tratar diversa
Además, contribuye a evitar infecciones y mejora la curación de cicatrices y heridas superficiales.

s afecciones, tanto de la piel como respiratorias. El aceite esencial del árbol del té ayuda a combatir los hongos y el pie de atleta, tan frecuentes durante el verano debido al calor y la humedad.




GORDOLOBO Verbascum Thapsus L.
Propiedades: antibacteriano, antiinflamatorio y suavizante.
En caso de: otitis

Se localiza en Europa y Asia Occidental y habita en climas cálidos, semicálidos y templados. Crece en terrenos abandonados y bordes de caminos y carreteras. El gordolobo contiene abundante mucílago con propiedad
es beneficiosas para tratar las irritaciones leves del oído externo, mayoritariamente producidas por el contagio de bacterias en playas y piscinas que se propagan fácilmente con la combinación de agua y calor.




JENGIBRE Zingiber officinale
Propiedades: antiemético y carminativo.
En caso de: mareos.

El jengibre es una planta originaria de Asia tropical que se ha venido usando como planta medicinal en Occidente desde hace al menos 2000 años. El sólo hecho de viaje es sinónimo de un mal rato, para muchos niños y algunos
adultos, por el mareo que produce viajar en coche y otros vehículos. El conocido "mareo del viajero" o cinetosis, suele provocar náuseas y vómitos y se produce porque el movimiento de los vehículos hace que el cerebro no procese adecuadamente la información que recibe del oído y de la vista. 
El rizoma del jengibre puede ser de utilidad en estos casos para prevenir la náuseas y los vómitos.




PASIFLORA Passiflora incarnata L.
Propiedades: sedante y antiespasmódica.
En caso de: un mal descanso.


Originaria de América, se encuentra en regiones tropicales y subtropicales. También se encuentra en algunas zonas de la región mediterránea. 

Los principios activos de la pasiflora tienen propiedades sedantes del sistema nervioso, antiespasmódicas y relajantes musculares. Se utiliza en caso de nerviosismo, ansiedad y alteraciones del sueño, muy comunes en la época estival. El calor y el cambio de hábitos del sueño hace que, en muchas ocasiones, dormir se convierta en misión imposible en verano.




HARPAGOFITO Harpagophytum procumbens DC
Propiedades: antiinflamatorio y analgésico.
En caso de: golpes.


Es originaria del sur de África, donde crece especialmente en la arena roja de las regiones que bordean el desierto de Kalahari, Namibia y la isla de Madagascar. 

El harpagofito reduce y mejora el dolor articular y muscular y, por tanto, es muy útil en verano cuando las actividades al aire libre aumentan y, con ellas el riesgo de sufrir golpes, contusiones o lesiones articulares.




RUSCO Ruscus aculeatus L.
Propiedades: venotónico, protector capilar y antiinflamatorio.
En caso de: piernas cansadas.

Es una planta nativa del Mediterráneo, Europa y África. Aparece en lugares sombríos y húmedos, y sobre todo en terrenos calcáreos, formando parte del matorral. 

El rusco es una planta medicinal muy utilizada para aliviar las molestias ocasionadas por una mala circulación venosa. Se considera el remedio vegetal con mayor acción en estos problemas.

La raíz y el rizoma del rusco contienen abundantes saponinas que, junto con los flavonoides, refuerzan la pared de las venas y de los capilares disminuyendo la inflamación y el edema. 
Puede ser de gran ayuda durante el verano, cuando las temperaturas más cálidas favorecen la dilatación de la venas y con ello empeora el retorno de la sangre produciendo pesadez en la piernas.




ANÍS VERDE  Pimpinella anisum L.
Propiedades: carminativo, aperitivo y digestivo.
En caso de: malas digestiones


Espontánea de Egipto y Oriente Medio, se cultiva en regiones de clima cálido, principalmente en España, Italia, Norte de África e India.

Florece a partir de junio y se recolectan los frutos para extraer las semillas en julio-agosto. El anís verde mejora las digestiones y ayuda a impedir la formación excesiva de gases. 
Puede ser de gran ayuda en esta época en la que cambiamos nuestros hábitos alimenticios y eso puede provocar sensación de hinchazón y otros trastornos digestivos.




ARÁNDANO ROJO Vaccinium macrocarpon Ait.
Propiedades: diurético y antiséptico
En caso de: infecciones urinarias


Nativo del este de Norteamérica, el arándano rojo es un pequeño arbusto que no suele superar el medio metro de altura. Tiene propiedades diuréticas, antisépticas urinarias y astringentes. 

Es muy útil para tratar y prevenir las infecciones del tracto urinario por su contenido en proantocianidinas, moléculas que impiden la adhesión de microorganismos a las células del tracto urinario. Las propiedades diuréticas se deben a la acción de los flavonoides y contribuyen a eliminar los gérmenes a través de la orina.




SALICARIA Lythrum salicaria L.
Propiedades: astringente y antidiarreica.
En caso de: diarreas.

Es común en lugares húmedos de toda Europa. En España vive en las proximidades de arroyos y acequias a 100 metros de altitud. La salicaria, por su alto contenido en taninos, ayuda a aliviar las diarreas, que en verano son muy habituales por los cambios de agua e intoxicaciones alimentarias. 
Los mucílagos ejercen un efecto demulcente y antiinflamatorio que ayuda a calmar la irritación de la mucosa intestinal.








Información facilitada por Soria Natural



La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.



jueves, 3 de mayo de 2018

Complementos nutricionales para levantar el ánimo. Triptófano.


Por primera vez, el equilibrio emocional y los complementos alimenticios han aparecido en la nueva pirámide de la alimentación saludable de la SENC (Sociedad Española de Nutrición Comunitaria).

Coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Salud, centrado este año en la depresión, se presentó el Primer Estudio sobre el Estado de Ánimo de los españoles.
Pese a que el 83% de los españoles dice ser feliz en su día a día, casi 8 millones de personas en nuestro país confiesan sentirse tristes.

En este sentido, por primera vez, la SENC ha incluido en su tradicional pirámide alimenticia los complementos alimenticios.
En la cúspide de la misma aparece un banderín que incluye los suplementos nutricionales, "una opción que debe ser analizada de forma individual por parte de profesionales de la salud con formación específica en nutrición", afirman desde la SENC.

Esta Sociedad aclara que la pirámide son recomendaciones dirigidas a la población general sana. Las personas con patologías agudas, enfermedades crónicas o con factores de riesgo relacionados con la alimentación y otros estilos de vida, ancianos, o personas con necesidades especiales, necesitan ajustes individualizados en los aspectos cuantitativos, cualitativos, utilización de suplementos, alimentos especiales o asistencia nutricional.


EL TRIPTÓFANO
De cara a mejorar nuestro estado de ánimo, los especialistas recomiendan llevar a cabo una dieta saludable rica en vitamina B, omega 3 y alimentos como el triptófano, para regular los niveles de serotonina, tal y como explica la psicóloga Rosa Guillén Ferrer.

El triptófano que se encuentra de manera natural en diversos alimentos y complementos alimenticios, es un aminoácido, un nutriente esencial que nuestro organismo no puede fabricar, y destaca por necesitarse para la producción de la serotonina, conocida como hormona de la felicidad.
Por tanto, mantener un buen aporte de triptófano puede ayudar a las personas temporalmente decaídas a sentirse más animadas.


Información facilitada por Solgar España


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


Translate