jueves, 31 de diciembre de 2015

Recetas deliciosas y saludables para estas fiestas.


Todos sabemos que durante estas fiestas solemos cometer algún que otro exceso. Comidas pesadas, mayor cantidad de bebidas espirituosas y postres, muchos postres, diferentes, abundantes, dulces, pero...¿sanos?

Hoy queremos daros algunas recetas que aúnan dos cualidades de igual importancia: deliciosas y naturales. Y más, teniendo en cuenta la proximidad del día de Reyes, uno de los días más importantes para los "peques" (y no tan "peques") de la casa.



GALLETAS INTEGRALES CON CHISPAS DE CHOCOLATE

Tiempo: 15 minutos
Unidades: 12
Ingredientes:

  • Chispas de chocolate
  • Un huevo
  • Una taza de harina integral
  • Una cucharadita de bicarbonato
  • Una pizca de sal
  • Una cucharada de vainilla
  • Dos gramos de stevia y tres cucharadas de azúcar tipo panela (se puede sustituir por 8 cucharadas de azúcar de caña integral)
  • Ocho cucharadas de aceite de coco (se puede sustituir por mantequilla light)

Preparación:
  1. Precalentar el horno a 180 ºC
  2. Mezclar: aceite de coco, azúcar panela, huevo y vainilla.
  3. Mezclar aparte: harina, stevia, bicarbonato y sal.
  4. Una vez terminadas, combinar las dos mezclas hasta crear una masa homogénea.
  5. Incorporar las chispas de chocolate y mezclar bien todo.
  6. Preparar una bandeja con papel vegetal y distribuir en ella 12 porciones. Antes de colocarlas, dar la forma y el tamaño deseado. Situar bien separadas unas de otras para que no se peguen.
  7. Hornear durante 4 minutos a 180 ºC, retirar cuando los bordes queden dorados.


BOMBONES RELLENOS

Tiempo: 30 minutos
Unidades: 12
Ingredientes:
  • Frutas (frambuesas, cerezas o fresas)
  • 80 gramos de chocolate para fundir (mínimo de 70%)
  • Seis cucharadas de leche desnatada o vegetal
  • Moldes para darles forma

Preparación:
  1. Cortar la fruta en daditos de un tamaño igual a la mitad de la profundidad que tengas los moldes.
  2. Calentar el chocolate junto con la leche hasta fundir
  3. Rellenar el molde hasta la mitad con el chocolate fundido
  4. Colocar un dadito de fruta
  5. Terminar de llenar el molde con chocolate fundido
  6. Conservar en el congelador unos 25 minutos.


PASTELITOS DE FRESA

Tiempo: 10 minutos
Unidades: 6
Ingredientes:
  • Cuatro claras de huevo
  • Ocho fresas (mínimo)
  • Una cucharadita de levadura en polvo (se puede sustituir por un gramo de bicarbonato de soda)
  • Media taza de harina de avena
  • Media taza de harina de almendras (se puede sustituir por media taza de harina de avena)
  • Dos cucharadas de azúcar
  • Una cucharada de miel
  • Un gramo de stevia (se puede sustituir por dos cucharadas de otro edulcorante)

Preparación:
  1. Mezclar: cuatro claras de huevo
  2. Mezclar: resto de ingredientes
  3. Combinar bien ambas mezclas
  4. Rellenar los moldes hasta algo más de la mitad
  5. Cortar las fresas en daditos
  6. Terminar de rellenar los moldes con daditos de fresa
  7. Hornear durante ocho minutos a 180 ºC
  8. Triturar o licuar las fresas restantes con un chorrito de miel y esperar a que los pastelitos horneados se enfrien
  9. Decorar los pastelitos con la salsa de fresas.


Recetas originales de Auxy Ordóñez, de Postres Saludables

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

jueves, 24 de diciembre de 2015

Productos ecológicos, desarrollo sostenible y vida sana

¿Qué es un producto ecológico?
Es aquel que procede de agricultura o ganadería ecológica y que se certifica como tal. Es decir, se ha obtenido respetando el ritmo de crecimiento de las plantas o animales, sin el uso de sustancias químicas de síntesis, sin añadir sustancias "artificiales" como colorante ni aromas o aditivos, y sin relación con organismos modificados genéticamente (transgénicos)

Productos ecológicos procesados
Quiere decir que el alimento ha sido modificado de alguna forma antes de terminar en nuestra cocina. Para que mantenga su calidad de "ecológico", el Reglamento (CE) nº 834/2007 obliga a respetar algunos puntos:

  • Todos sus ingredientes deben ser ecológicos, a menos que no exista el ingrediente necesario en dicha forma.
  • Solo se utilizarán en la medida mínima y necesaria el uso de aditivos alimentarios, los oligoelementos y la ayuda tecnológica.
  • Tiene que fabricarse totalmente separado del resto de alimentos convencionales y queda fuera de todo uso cualquier sustancia o método de transformación que pueda conducir a error sobre la naturaleza del producto.

¿Ecológico, biológico, orgánico o sostenible?
Ecológico, orgánico y biológico son etiquetas para identificar al mismo producto. Ante la ley, solo los productos con certificación ecológica pueden catalogarse como "Eco"o "Bio", el resto son denominados "falsos bios".

Gro Harlem Brundtland 
El concepto "producto local" significa que proviene de instalaciones cercanas al punto de venta. En la ecología se promueve el uso de productos locales y de temporada porque reduce la contaminación del transporte, mejora la economía de la zona y no requieren alteraciones genéticas.

El término "desarrollo sostenible" se generalizó a finales de los años 80, a raíz del informe creado para las Naciones Unidas por una comisión de varias naciones encabezada por la doctora Grom Harlem Brundtlan, por entonces Primera Ministra de Noruega.

Se entienden por sostenibles las acciones que satisfacen nuestras necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras, teniendo en cuenta tres pilares: ambiental, social y económico.

Alternativas en la agricultura
Si no se utilizan pesticidas, ¿cómo mantenemos el cultivo sano? Responde Víctor Gonzálbez, coordinador técnico de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE): "Principalmente se utilizan varios controles biológicos con bacterias u hongos autorizados por la Unión Europea, pero trabajamos sobre todo con la prevención; procuramos que haya mucha cobertura vegetal en el suelo, equilibrar la cantidad de plantas repelentes y recurrir a especies más resistentes".
Para la fertilización se opta por la materia orgánica compostada, estiércol o biomasa (hojas y follaje triturado).

Este método de cultivo requiere una organización diferente: "obliga a planificar mejor y contratar más mano de obra, que de hecho hace falta en nuestro país", añade Victor G.
El técnico asegura que cultivar de este modo no tiene por qué ser caro. "El asunto de la inversión es relativo. Inviertes más en mano de obra pero gastas mucho menos en productos, el estiércol se usa solo cada dos o tres años y la biomasa la tienes en los terrenos, por lo que tampoco necesitas pagar su transporte".

Entre los inconvenientes que se asocian a los cultivos tradiconales encontramos su contribución al efecto invernadero y la contaminación de los acuíferos, "es precisamente el agua que luego bebemos o que utilizamos para regar, además, los productos de síntesis terminan eliminando la vida microbiana del entorno; acaban con una plaga pero también arrasan con todo lo demás."

Por ejemplo, la Federación Andaluza de Consumidores y Amas de Casa, agrega en sus guías de educación para la ecología las siguientes estrategias: semillas autóctonas para mantener la diversidad de la zona, feromonas atrayentes y/o repelentes para el control de plagas, empleo de lombrices o roedores para mejorar la fertilidad del suelo, emplear la rotación de cultivo para enriquecer el terreno, alejar plagas, apartar las malas hierbas y colaborar en asociaciones de cultivos que se dedican a distintas especies en la misma parcela, para una producción más eficiente y sostenible.

¡Atento a la etiqueta!
Los productos saludables y ecológicos se han vuelto tendencia. Es algo favorable para el sector pero también ha traído algunas controversias: cultivos con métodos ecológicos sembrados en terrenos contaminados, marcas que se autodenominan "Bio" pero
cuyos productos no son ecológicos ni sostenibles, empresas que cultivan ecológico pero no respetan las premisas del Comercio Justo y anuncios que aseguran que un producto es ecológico cuando solo contienen un ingrediente catalogado como tal o que se se ha fabricado en el mismo espacio que los convencionales.



El precio de venta de los ecológicos
Se dice que el coste final es la principal ventaja de los productos ecológicos. Al respecto, los conocedores del sector comentan varios factores. Por un lado, el beneficio de no excederse en las comidas: menos cantidad y de mejor calidad. Por otro, conseguir que con un precio un poco más alto los trabajadores mantengan unas condiciones de trabajo dignas. Y por último, el hecho de que la diferencia de coste no es tan significativa y depende de las temporadas, del nivel de consumo y de la cantidad producida. María Carolina Davico, responsable de compras, marketing y comunicación de NaturaSí España, afirma en que en este momento están teniendo precios inferiores a los productos convencionales.
Eduardo Manuel Pérez Bravo, miembro de la cooperativa y del comercio Nertra, demuestra que han estado regalando una variedad de producto con cada compra: "si una fruta no se ha vendido, se la regalamos al cliente antes de que se ponga mala, aquí no tiramos nada para mantener precios", agrega.

Otro conocedor del sector, un dependiente anónimo con larga experiencia en el centro de Madrid hace una llamada de atención sobre la elección del punto de venta: "a veces las grandes superficies se aprovechan del tirón que están teniendo lo ecológico y lo ofrecen incluso más caro que el pequeño comercio".

Educación
Desde el sector, se reclama cada día más atención a la formación del usuario en estos asuntos, tanto para atraer al consumidor como para conseguir que el sector continúe desarrollándose. María Carolina D. comenta que en otros países es mucho más fácil para ciudadano acceder al comercio ecológico y agrega: "España todavía está falta de cultura y educación sobre alimentación, el país ha mejorado con el tiempo pero muy lentamente".
En su opinión, la generación venidera está ofreciendo un gran empuje a este mercado, pero reconoce que para equipararse a Europa requiere un mayor crecimiento y una generalización del producto.


Ahora mismo, el mercado de los productos biológicos en España ha conseguido crecer en plena época de crisis y parece que las perspectivas continúan hacia arriba porque el número de seguidores
se amplía paulatinamente. Sin embargo, el mundo de lo ecológico todavía requiere un mayor crecimiento y una generalización del producto para ponerse a la altura de países como Francia o Alemania.
De lo que no cabe duda, es que es la generación venidera (de entre 20 y 50 años), la que está logrando que cada vez más empresas opten por metodologías más sostenibles, por una agricultura no agresiva y una ganadería más ética.


Información cedida por Laboratorios Planes



La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Semillas de amapola

Amapolas en Valdemoro (Comunidad de Madrid)
Tan pequeñas y tan interesantes, actualmente las semillas de amapola se han convertido en un complemento culinario muy versatil. Combinan con muchos alimentos pero quizás es con el pan y sus derivados donde más se utilizan.

¿De dónde proceden?
«Amapola silvestre» de Alonsolej
Trabajo propio.
La flor que produce estas semillas es del género Papaver, el cual incluye las adormideras y las
amapolas. Su nombre, empleado por los romanos, tendría un origen céltico antiguo: papa ("papilla"), debido a una práctica que consistía en calmar a los niños añadiendo a su comida extractos de estas plantas, que tienen propiedades calmantes.

Las amapolas son plantas silvestres; son un tipo de hierba que florece cada año. Su origen es desconocido pero crecen en abundancia en toda la zona asiática y mediterránea.

Salvo las numerosas semillas blancas, que se vuelven marrones cuando maduran, y que son comestibles, toda la planta contiene un látex blanco tóxico, que, una vez recogido y secado, produce el opio.
En dosis reducidas y bajo estricto control médico, esta sustancia constituye un remedio notablemente activo, en particular contra el dolor. 
En España, su cultivo está reglamentado para abastecer a farmacéuticas.

Semillas de amapola
Es verdad que las semillas de amapola contienen compuestos muy beneficiosos para el organismo,
como por ejemplo: ácidos grasos esenciales, antioxidantes, vitaminas, minerales... y además tienen propiedades expectorantes. Pero no es aconsejable utilizarlas como fuente principal de estos nutrientes, ya que para ello, deberíamos comernos una cantidad considerable, lo cual tampoco se aconseja ya que las semillas de amapola también tienen un suave efecto sedante.

Pan con semillas de amapola
Lo más apropiado es utilizarlas como complemento a nuestra alimentación para incrementar así el aporte de nutrientes y disfrutar de su crujiente textura al paladar y su ligero sabor a avellana que se intensifica una vez tostadas.

También sirven para decorar y elaborar dulces o para condimentar panes y esparcirlas en la masa con la que vayamos a trabajar antes de hornear. Pueden mezclarse con otras semillas como las de sésamo o lino y así elaborar panes muy sabrosos y nutritivos.

Para su consumo, es aconsejable adquirirlas en establecimientos de confianza, que tengan garantía de ser un producto ecológico y que estén en perfecto estado de conservación. Para una mejor conservación hay que guardarlas en un lugar fresco y seco, lejos de la luz solar y de la humedad.

Núria Ripoll Blanch
Técnica dietista.


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Plancton marino Veta la Palma

Auténtico sabor a mar

Plancton Marino Veta la Palma es un alimento exclusivo que llega a la cocina como potenciador de auténtico sabor a mar.

El aroma y el valor nutritivo de las microalgas marinas despertaron el interés del reconocido "Chef del Mar" Ángel León (2 estrellas Michelín por Aponiente) que introdujo los beneficios del plancton marino en la cocina, ya que le permitía ir más allá en su constante experimentación con tan sólo una sutil cantidad. Con Plancton Marino se obtiene un auténtico sabor a mar sin necesidad de utilizar gran cantidad de productos marinos.

Innovador y único
Aprovechar los beneficios que se pueden obtener de las microalgas es un reto y requiere de empresas con una importante base científica y tecnológica. En sus más de 12 años de trayectoria, Fitoplancton Marino Veta la Palma, ha introducido en el mercado productos de alto valor añadido en diversos sectores.
Sus microalgas llegan a todo el planeta y cuentan con la autorización Novel Food, siendo la única empresa en Europa autorizada para cultivar y comercializar plancton liofilizado.

100% natural y vegetal
Se elabora Plancton Marino Veta la Palma recreando las condiciones que se dan en la finca Veta la Palma, un enclave privilegiado de biosostenibilidad situado en pleno corazón del Parque Natural de Doñana, para el cultivo de las microalgas marinas.
Celíacos, alérgicos a pescados y mariscos, veganos y vegetarianos pueden consumir sin problema plancton marino.
Plancton Marino es cien por cien natural y vegetal.

Versátil y saludable
Plancton Marino Veta la Palma aporta creatividad e innovación gracias a su pronunciado sabor a mar. Un complemento ideal para arroces, fideuás, bechameles marinas, y mucho más.
Plancton Marino Veta la Palma cuenta con minerales esenciales como el hierro, calcio, fósforo, yodo, magnesio o potasio. Además, contiene ácidos grasos, omega 3 y 6, y un elevado contenido en vitaminas B12, C y E.
Su composición también presenta otros compuestos antioxidantes, responsables de neutralizar los radicales libres que dañan nuestras células.



Información de www.planctonmarino.com

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

jueves, 3 de diciembre de 2015

Caminar bien para evitar las patologías articulares.

"Caminar mal" puede ser el origen de múltiples dolores y degeneración articulares. La buena noticia: fácilmente podemos aprender a caminar con buen porte y obtener los mejores beneficios.

El esteópata Jacques Alain Lachant, en su libro La marche qui soigne, desvela cómo un error en el mecanismo en nuestra manera de "mal caminar" puede originar dolores y degeneración articulares. De su experiencia terapéutica de más de treinta años cuenta como, fácilmente, se puede aprender a caminar con buen porte, función que alivia las articulaciones, puede hacer que disminuya el dolor articular y reduce los riesgos de caída en personas adultas. Lachant también invita a adoptar una nueva manera de caminar por la vida.

En efecto, los problemas posturales y las patologías articulares pueden estar ligadas a un andar incorrecto: las dorsalgias, lumbalgias y cervicalgias crónicas, los dolores crónicos de espalda, las coxartrosis, las artrosis femorotibiales y de rótula, numerosas patologías de inestabilidad del tobillo y de los pies, torceduras frecuentes y caídas, insuficiencia venosa profunda del conjunto pie-tobillo y del total de los miembros inferiores...

También se manifiestan problemas psicosomáticos por caminar de forma incorrecta; es como si nuestra manera de andar influenciase en nuestra manera de hacerlo por la vida.
Aunque se supone que la motricidad es una actividad innata, a andar bien se aprende. Esto significa que los malos hábitos se adquieren desde la más tierna edad, incluso desde los primeros instantes. Si la motricidad se establece en la infancia hacia los 6 o 7 años, en realidad este proceso ya se inicia en el útero: los movimientos de los miembros del feto a partir del quinto mes de embarazo marcan el inicio de la conciencia sobre los mismos.

Podemos incluso, involuntariamente, inducir posiciones incorrectas a los bebés. Por ejemplo, sujetándolo mal y de forma incorrecta, tomándolo por debajo de los brazos, y no por la base, que es el sacro...
En las guarderías y en las escuelas, se distinguen muy rápidamente los pequeños que tienen una motricidad satisfactoria y relajada, de los niños cuya motricidad está inhibida: su tono está reducido, la verticalidad es insuficiente, hay rigidez de los miembros superiores o incluso defectos posturales...
Y los malos hábitos posturales y motores pueden también ser inducidos por mimetismo con las posturas de los padres.



Qué caracteriza un andar correcto
Las presiones y las compresiones articulares y musculares que le imponemos al cuerpo se acentúan con una forma incorrecta de caminar. Todo sucedo como si llevásemos o acarreásemos una pesada carga. Demasiados músculos de los miembros inferiores, superiores y dorsales son inconscientemente contraídos en permanencia.

Este estado de tensión se traduce también en un excesivo cansancio y la sensación de pesadez. Pero... ¿Como se da uno cuenta de que anda mal? Cada caso es particular, ya que los desórdenes del andar, la posición del cuerpo y la aparición de los problemas óseo-musculares y la degeneración articular provienen de la historia personal de cada persona. Pero hay indicios, como cuando la pelvis se posiciona atrás del tronco y del abdomen, cuando un brazo no se balancea más y se queda pegado al cuerpo, cuando se da un talonazo demasiado sonoro, cuando el tronco de ambos brazos que inmóvil en los movimientos. 

Si la pelvis no está tónica, con el tiempo esta posición incorrecta llega a fragilizar las lumbares. De la misma forma, un apoyo incorrecto sobre la planta de los pies genera tensiones articulares por compensación (entonces el cuerpo hace todo lo que puede para guardar el equilibrio, incluso con apoyos incorrectos, haciendo que la impulsión motora se vuelva patógena).

¿Como desarrollar entonces un andar correcto, sano y de buen porte? Se aprende a caminar bien a partir de 4 grandes ejes:

  1. Iniciar una marcha por tracción: la iniciamos con un movimiento a partir de la rodilla, extendemos una pierna hacia adelantes, nos apoyamos, tiramos de la pierna de atrás para que pase hacia adelante y así sucesivamente.
    Para realizar el movimiento de propulsión será la pierna de atrás la que inicie el movimiento.
    Es mejor iniciar el primer movimiento del paso impulsando sobre un pie para poder lanzar la pierna opuesta, que tirar de la pierna anterior para colocar la pierna atrás.
    Este tipo de propulsión mejora las articulaciones, descansa la piernas y facilita el anclaje y el apoyo de los pies, lo que tiene una incidencia directa en el riesgo de caídas. Esta forma de caminar procura una mejor sensación de verticalidad, que ayuda a mantenerse derecho sin tensión.
  2. Tener un buen tono pélvico-abdominal es lo mejor para iniciar un caminar sano. Este tono básico no tiene ninguna relación con la fuerza muscular de la cintura abdominal. Está implicado en el hecho de sostenernos en una correcta verticalidad en posición sentada, evitando que nos apoyemos pasivamente sobre el raquis lumbar y el sacro. 
    Esta implicación y una buena tonificación de base permiten modificar inmediatamente y con precisión la posición de pie, y globalizan el apoyo y el reparto de los puntos de apoyo en el conjunto del arco plantar. El conjunto del tono de la base abdominal y de la presencia del juego de los dedos estimulan el reflejo de levantar la vista, un proceso fundamental para la prevención de las caídas.
  3. Al caminar es importante el movimiento natural de balancear el busto moviendo las manos. Al extenderlas se amplía el trabajo de propulsión de las piernas, aligerando su esfuerzo. La conciencia de la presencia de las dos manos nos permite percibir el espacio en su totalidad y se asocia a la sensación de ligereza que se concibe cuando se tiene una andadura bien portante.
  4. La importancia de la mirada. Muchos informes indican que una enorme mayoría de las personas adultas que sufren caídas frecuentes, tienen por costumbre no mirar más que un solo punto de su campo de visión cuando caminan. Haciendo esto no proporcionan suficiente información al cuerpo sobre su entorno (los baches, cruces, esquinas...) Existe una "fórmula tónica ojo-manos-pies" que asegura la armonía y un buen tono global del cuerpo al caminar.

Otros beneficios
Un andar con buen porte es un andar en el que la persona se siente "llevada" de los pies a la cabeza, en un movimiento fluido, armónico, como en un swing. En estos movimientos precisos, las sensaciones cambian, la persona cambia considerablemente: su mirada se eleva y su campo de visión se aleja, y sus movimientos se perciben con gran elegancia y ligereza. Además, los pensamientos negativos parecen imposibles, pues éstos son armoniosos.

Pero además, el hecho de adoptar un buen porte conlleva un aspecto psicológico que hay que tener en cuenta: la importancia de sentirnos bien con nuestro cuerpo, en el marco de un movimiento armonioso, con buen anclaje y dinamismo, cambia profundamente la percepción que tenemos de nosotros mismos y desarrolla un efecto positivo en nuestras relaciones, ya que ponemos fin a un sentimiento de inseguridad que nos frena y nos reprime.

El sentimiento de seguridad debe arraigarse hasta lo más profundo de nuestra piel, para poner fin a un sentimiento intelectual y psíquicamente errático. Y es que un andar con buen porte nos ayuda a situarnos en la vida.


Información cedida por A. Vogel

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

Translate