jueves, 27 de abril de 2017

Mal aliento

Las principales culpables de mal aliento son las bacterias, de las cuales se cree que haya alrededor de 500 tipos diferentes solo en la boca.
Estas bacterias crecen en el entorno natural de la boca, con su cálida temperatura y alta humedad, y la mayoría de ellas originan los productos químicos que causan el mal aliento, tales como el sulfuro de hidrógeno.


Boca seca

Por ejemplo, en el caso del mal aliento temprano en la mañana, es porque las bacterias de la boca comienzan a digerir partículas de comida que no se eliminaron por la saliva durante la noche, (ya que se tiende a producir niveles mucho más bajos de saliva cuando dormimos), y como éstas partículas están digiriéndose, crean mal aliento.
La mala higiene bucal es otra de las principales causas del mal aliento, ya que no usar de manera regular el cepillado y el hilo dental puede dejar partículas de alimentos atrapados entre los dientes, los cuales son descompuestos por las bacterias. Otras causas comunes incluyen fumar, beber alcohol o café, y comer alimentos con sabores fuertes, como el ajo y la cebolla. También una dieta alta en proteínas o muy baja en calorías puede hacer que su aliento huela, ya que su cuerpo descompone sustancias grasas que liberan las llamadas cetonas.
Existen medicamentos que causan mal aliento. Si está tomando alguna de los siguientes y nota que su aliento está afectado, hable con su médico para averiguar si podría tomar un medicamento alternativo. Entre ellas encontramos:
  • Los nitratos (a menudo se utilizan para tratar la angina de pecho).
  • Fenotiazinas (tranquilizantes).
  • Ciertos medicamentos de quimioterapia.
  • Sulfóxido de dimetilo (DMSO), (utilizado para tratar la cistitis intersticial).
  • El disulfiram (utilizado para tratar a aquellos que son dependientes del alcohol).
  • Las anfetaminas (usado para tratar la narcolepsia, pero también se utiliza como una droga psicoactiva ilegal).


Cómo comprobar el aliento por uno mismo

El problema con el mal aliento es que puede ser difícil de detectar a sí mismo, y mientras que otros lo pueden notar, pueden no querer decirle por no ofender. Algunas personas también creen que tienen mal aliento (halitofobia), cuando realmente no lo tienen o ya han superado esta condición. Hay una forma sencilla de averiguar si su aliento huele. Puede lamer el interior de su muñeca y luego esperar hasta que la saliva se seque. A continuación huela su muñeca, y si no huele muy bien, es probable que tenga mal aliento.

El mal aliento y la salud oral

Así como el mal aliento es comúnmente causado por una mala higiene bucal, también puede ser señal de que existe una enfermedad de las encías. Si las encías están inflamadas, adoloridas o infectadas, y escupe sangre después de cepillarse los dientes, la etapa de la enfermedad de las encías que le está afectando se llama gingivitis. Esta es una condición común que se cree que afecta a más de la mitad de todos los adultos en cierta medida, sin embargo, si no se toman medidas para tratarla, puede pasar a la próxima etapa, llamada periodontitis. Esto puede causar problemas más graves como la pérdida de dientes o dientes flojos, retracción de las encías y afección en el hueso de la mandíbula.

Cómo prevenir la enfermedad de las encías

Si tiene un mal aliento persistente y sospecha que puede tener un problema en las encías, trate de ver a su dentista e higienista dental regularmente. Ellos pueden indicarle cómo mejorar su higiene bucal, así como  también limpiar sus dientes a fondo para eliminar cualquier placa endurecida (la sustancia que contiene bacterias que se acumula en los dientes cada vez que comemos y bebemos).
Por ejemplo, su dentista o higienista dental le recomendará el cepillado de los dientes y encías con regularidad, y le mostrará las mejores técnicas para hacerlo, así como mantener su lengua limpia (por lo general mediante el cepillado o raspado de la parte superior de la misma). Esto es importante porque las bacterias pueden vivir en la superficie de la lengua y causar mal aliento. También le animamos a usar el hilo dental entre los dientes todos los días.

¿Con qué frecuencia se debe consultar a su dentista?

En el pasado se solía recomendar consultar al dentista cada seis meses. Actualmente depende del estado de su salud oral: si usted tiene problemas con sus dientes o encías, puede que tenga que visitar al dentista con más regularidad. Si no está seguro de la frecuencia con que debe ir para un chequeo dental, su dentista puede aconsejarle.
Problemas de salud que lo causan
Existen algunas condiciones médicas que en ocasiones pueden causar mal aliento.
  • Sinusitis: La sinusitis (una condición común), es la inflamación de la mucosa de los senos paranasales, y es causada por una infección viral o bacteriana. Por lo general se origina por el resfriado común o la gripe, cuando el virus se propaga a los senos de las vías respiratorias superiores. Además de la mala respiración, los síntomas de la sinusitis incluyen un bloqueo o secreción nasal, dolor y sensibilidad en la cara, temperatura alta, pérdida del gusto y del olfato y una sensación de malestar general.
  • Bronquiectasias: Esta condición a largo plazo provoca una acumulación de moco que deja a los pulmones más susceptibles a la infección junto con otros síntomas que incluyen una tos mucosa crónica y dificultad para respirar. El mal aliento también puede ser causado por otras infecciones que afectan a los pulmones, la garganta o la nariz.
  • Bronquitis: Infección de los bronquios (las principales vías respiratorias de los pulmones). La bronquitis a menudo se desarrolla después de un dolor de garganta, un resfriado o gripe. El síntoma principal es una tos persistente, aunque también puede tener dolor de garganta, de cabeza, congestión, dolor y molestias nasales.
  • Diabetes: La diabetes no controlada, donde los niveles de glucosa en la sangre son consistentemente altos, puede causar cetoacidosis diabética. Esto sucede debido a que su cuerpo no tiene suficiente insulina para convertir la glucosa en energía, por lo que en su lugar, empieza a descomponer el tejido del cuerpo. Un subproducto de este proceso es la producción de sustancias químicas llamadas cetonas, que se cree que son los responsables del mal aliento.
  • Helicobacter pylori: Es una bacteria que vive en el interior de su cuerpo, por lo general en el estómago. Se asocia comúnmente con úlcera de estómago u otros problemas gástricos como la indigestión, aunque la mayoría de las personas con H. pylori no tienen ningún síntoma. Es muy común (alrededor del 50% de la población mundial está infectada con H. pylori).
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE): Esta afección gástrica, donde el ácido del estómago sube hacia el esófago (el tubo muscular que conecta la boca con el estómago, también conocido como la garganta), también se ha relacionado con el mal aliento. Los síntomas más comunes incluyen ardor de estómago, reflujo ácido y dificultades para tragar.
  • Estreñimiento: De acuerdo con el Bladder and Bowel Foundation, los síntomas del estreñimiento pueden incluir un mal sabor en la boca, así como un mal aliento.
  • Xerostomía: Es el término médico para la boca seca por falta o disminución de saliva.
Otras condiciones poco comunes que se creen que causan el mal aliento incluyen la hipermetioninemia y la trimetilaminuria. Ambas son trastornos metabólicos.

Autoayuda para el mal aliento

Además de ver a su dentista e higienista dental de forma regular, hay muchas otras cosas que se pueden hacer para combatir el mal aliento:
  • Beba mucho líquido, preferiblemente agua, para detener la resequedad boca. Trate de no beber demasiado té y café, ya que pueden deshidratar la boca y hacer que su aliento huela amargo (el café también contiene ácidos que pueden estimular el crecimiento de bacterias). El alcohol puede resecar la boca demasiado.
  • Si tiene la boca seca, pruebe los chicles sin azúcar, para así estimular la producción de saliva.
  • Reduzca el consumo de alimentos que pueden hacer que su aliento huela, tales como ajo, cebolla y especias de sabor fuerte. Los alimentos azucarados también pueden ser la causa de un problema, ya que las bacterias prosperan en el azúcar. Si gusta de alimentos de sabor fuerte, utilice un enjuague bucal después de comer y siempre que sea posible, sin alcohol, ya que los que contienen alcohol favorecen la resequedad en la boca.
  • Otros alimentos que ayudan a combatir el mal aliento son: los yogures naturales sin azúcar y las verduras crudas crujientes. En lugar de las especias, alterne otras hierbas como el perejil, ya que puede ayudar a mantener la boca con olor fresco gracias al hecho de que contiene clorofila.
  • Mantenga la boca lo más saludable posible visitando al dentista. Así como el cepillado, el uso de hilo dental y el enjuague bucal dos veces al día. Otra buena idea es mantener un cepillo y pasta de dientes portátil (tamaño de viaje)en el bolso o en el bolsillo.
  • Pocas cosas son más propensos a causar el mal aliento que fumar. Si fuma, podrá tratar los productos que podrían ayudarle a dejar de fumar.


Remedio naturales para el mal aliento


Aceite de menta: El mentol encontrado en el aceite de menta es un ingrediente en muchos productos para halitosis que se venden en las farmacias. De hecho, los estudios sugieren que enjuagarse con un colutorio a base de menta es una manera eficaz de reducir el mal aliento.

Probióticos (bacterias vivas): Muchos expertos dentales creen que el mal aliento puede ser causado por un crecimiento excesivo de bacterias que producen compuestos con olor fétido en la boca. Los productos que contienen bacterias vivas, tales como los acidophilus son bien conocidos por sus beneficios en la salud digestiva, la investigación también sugiere que pueden ayudar a reducir el mal aliento también. Estas bacterias vivas beneficiosas están ampliamente disponibles en polvo, líquido, cápsulas o forma de comprimido, así como en determinados productos alimenticios a base de lácteos.

Coenzima Q-10: Si usted tiene mal aliento causado por problemas en las encías como la gingivitis, otro suplemento que puede ser útil es la Co-Q10. Algunos creen que ayuda a mejorar la circulación en los tejidos de las encías afectadas, para ayudar a que las encías se curen. Los estudios también confirman que puede haber un vínculo entre la Co-Q10 y la mejora de la enfermedad de las encías, reduciendo el sangrado y la inflamación.

Los fructo-oligosacáridos (FOS): Éstos son un tipo de fibra soluble que el cuerpo no puede digerir completamente. En cambio, las partes no digeridas proporcionan alimento para las bacterias intestinales, que pueden ayudar a mantener su sistema digestivo saludable. Una de las condiciones del FOS es que se utiliza a menudo para el estreñimiento, lo que sugiere que puede ser útil si tiene mal aliento como efecto secundario de sufrir estreñimiento. FOS está disponible como un suplemento nutricional (a menudo en forma de polvo) pero también se puede encontrar en alimentos como los espárragos, alcachofa, los puerros, las cebollas y las habas de soja.



Información facilitada por Lamberts España

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


miércoles, 12 de abril de 2017

FELIZ SEMANA SANTA



Os deseamos un muy feliz descanso y, si emprendéis viaje por carretera, muchísimo cuidado con el coche. Os queremos a todos de vuelta


jueves, 6 de abril de 2017

Aminoácidos

Los aminoácidos son utilizados por el cuerpo para construir proteínas. Las proteínas son indispensables para la formación de las células, estando también vinculadas con la estructura bioquímica de las hormonas, las enzimas, los neurotransmisores y los anticuerpos. También son necesarias para mantener y reparar los músculos, tendones, piel, ligamentos, órganos, glándulas, uñas y cabello.

El nombre de proteína, dado por Jöns Jacob Berzelius (1779-1848), considerado como "padre de la química en Suecia", tiene su origen del griego "proteo", que sugería "primero, primordial".

El químico holandés Gerardus Johannis Mulder (1802-1880), descubrió que ciertas sustancias derivadas de los aminoácidos constituían la materia básica del organismo de plantas y animales, expresando... "en las plantas y animales hay presente una sustancia que es la más importante entre todas las sustancias conocidas de los seres vivos, y sin ella, la vida sería imposible en el planeta. Esta sustancia es llamada proteína..."


Cuando digerimos alimentos, nuestro sistema digestivo descompone la proteína de los alimentos en aminoácidos separados, que luego se recombinan para crear los tipos específicos de proteínas que necesita el organismo. Cada célula del cuerpo necesita y utiliza los aminoácidos. Una salud pobre puede estar ocasionada por un desbalance de nutrientes, ya sea por insuficiencia o por exceso. El cuerpo necesita 6 clases de nutrientes para asegurar su desarrollo y sus funciones vitales: carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y agua.


CLASIFICACIÓN
Los aminoácidos se clasifican como esenciales o no esenciales. Los aminoácidos esenciales no pueden sintetizarse en el organismo y deben obtenerse a través de la dieta, mientras que los aminoácidos no esenciales, aún siendo importantísimos para la salud, sí pueden sintetizarse en el cuerpo.
  • Los aminoácidos no esenciales son: alanina, arginina, asparagina, ácido aspártico, cisteína, ácido glutámico, glutamina, glicina, prolina, serina, taurina y tirosina.
  • Los aminoácidos esenciales son: histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina.
Los aminoácidos en forma de complementos alimenticios son más eficaces cuando no tienen que competir con los aminoácidos presentes en alimentos ricos en proteínas, es por eso que es más conveniente tomarlos al menos, 1 hora y media antes o después de las comidas.


Aminoácidos de Cadena Ramificada (BCAA)
Están presentes en alimentos ricos en proteínas como la carne y los productos lácteos. Existen un gran interés hacia los mismos por parte de los terapeutas deportivos, debido a que son los únicos aminoácidos que realmente se metabolizan en el músculo. 

L-Carnitina
Se encuentra principalmente en alimentos de origen animal. Su función metabólica conocida más importante es la de transportar ácidos grasos de cadena larga hacia las mitocondrias de las células musculares (incluyendo las del miocardio), donde se oxidan produciendo energía. Es también la encargada de la eliminación de productos de desecho de las mitocondrias. Juega un papel importante en la termogénesis y en la regulación de la glucogénesis.

L-Glutamina
Es el aminoácido no esencial de origen natural más abundante en el cuerpo, y puede ser derivado del ácido glutámico, otro miembro de la familia de aminoácidos. Ambos se encuentran en la carne roja, las nueces y el pescado. Diferentes tejidos del cuerpo tienen variados requerimientos de L-Glutamina, y los más ávidos consumidores son las células de los intestinos, mientras que los músculos son altos productores de L-Glutamina.

L-Arginina
La hallamos en productos lácteos, carne, aves de corral, pescados y frutos secos, pero en las frutas y verduras está presente en cantidades generalmente bajas. El organismo la utiliza para sintetizar óxido nítrico (NO), una sustancia que relaja los vasos sanguíneos. También participa en la eliminación corporal del amoníaco, un producto de desecho del metabolismo del nitrógeno.

L-Fenilalanina
Las principales fuentes dietéticas de L-Fenilalanina incluyen carne, pescado, huevos, queso y leche. Es un potente colaborador en la producción de catecolaminas adrenales. Las personas con una condición conocida como fenilcetonuria (PKU), no deben tomar suplementos de fenilalanina. Tampoco de debe tomar junto con antidepresivos recetados, especialmente inhibidores de la monoaminooxidasa (MAO).

L-Ornitina
Juega un papel central en el ciclo de la urea. También se necesita para la formación de citrulina, prolina y ácido glutámico, tres aminoácidos que ayudan suministro de energía a cada célula. Algunos estudios plantean que tiene un efecto antifatiga.

L-Tirosina
El cuerpo puede producirla a  partir de la fenilalanina, pero también se obtiene de los alimentos como el queso, pollo, pescado y soja. Posee numerosos roles funcionales entre los que destacan la síntesis de neurotransmisores.

N-Acetil Cisteína (NAC)
Es una forma modificada del aminoácido no esencial L-Cisteína, y es uno de los pocos aminoácidos que contiene azufre. Como consecuencia, tiene un fuerte olor a azufre, el cual es completamente normal. NAC aumenta la cantidad de una sustancia llamada glutatión en el cuerpo. Se le atribuyen propiedades mucolíticas, porque rompe los enlaces de disulfuro tanto de las secreciones mucosas como de las mucopurulentas, logrando que sean menos viscosas.

H-Histidina HCL
Fuentes en la dieta son la carne, el pescado y los productos lácteos. Es utilizada por el organismo para fabricar proteínas y como precursora del neurotransmisor histamina, que se libera por el organismo durante las reacciones alérgicas. Está involucrada en la regulación y utilización de varios minerales esenciales en el cuerpo.

L-Teanina
Está presente en el té normal, y se cree que es el único responsable de "una agradable taza de té", ya que consigue un efecto calmante. El té contiene una gran variedad de compuestos, incluyendo polifenoles, proteínas, aminoácidos, ácidos orgánicos, vitaminas, minerales y pigmentos.

L-Lisina
Es uno de los aminoácidos que estamos totalmente dependiente de adquirirlo de la dieta. Es utilizado para la formación del colágeno, la proteína más abundante en el cuerpo. Es más abundante en los alimentos de origen animal, no siendo tal alto en las verduras y las proteínas vegetales. Algunos expertos creen que las dietas vegetarianas/veganas pueden proporcionar niveles bajos de lisina.

L-Metionina
Altos niveles se localizan en huevos, nueces, pescado y carnes. Es un aminoácido esencial que contiene azufre. Las frutas y verduras son generalmente bajas. Es un poderoso agente detoxificante y buen limpiador de radicales libres.

L-Glutationa
Se encuentra en todas las células en el cuerpo, con la más alta concentración en el hígado. Dado que puede formarse a partir de tres aminoácidos en el cuerpo, se considera no esencial porque no tiene que ser obtenido de los alimentos.


Información facilitada por Lamberts

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

jueves, 30 de marzo de 2017

El viento y su incidencia en el comportamiento humano.


Este año, en que la primavera ha llegado acompañada de fuertes vientos y descenso de las temperaturas, surgió entre nosotros el debate de por qué las corrientes de aire afectan a los seres humanos, y si era éste un efecto oficialmente reconocido. Expresiones como "Estar aventado", o "Le dio un aire" nos recuerdan que los pueblos acostumbrados a sufrirlas son conscientes de sus efectos, a pesar de que no exista una teoría científica al respecto. De modo que me puse a buscar información acerca de por qué algunos vientos nos "vuelven locos", y aquí os expongo lo que he descubierto.

Aunque se han realizado estudios al respecto, la única conclusión científica extraíble es que existe una correlación positiva entre determinados aires y el aumento de  episodios violentos, ataques psicóticos, intentos de suicidio y/o agravamiento de los síntomas depresivos. Algunas teorías apuntan a la interacción entre el viento y los cambios climáticos que llevan asociados; como la bajada o subida de la temperatura, cambio en las presiones, variaciones de humedad, etc. Otras teorías nos recuerdan que la corrientes de aire pueden transportar grandes cantidades de elementos tóxicos volátiles; incluso se baraja la posibilidad de que el desencadenante de los trastornos mentales sea la carga iónica que nos rodea, más específicamente el cambio en la misma.


Uno de los efectos  que sí está comprobado tanto empírica como analíticamente es el llamado efecto Foehn. Se trata de un efecto termodinámico producido cuando una masa de aire entra en contacto con las montañas, produciendo un calentamiento del aire al descender por la vertiente opuesta. Esto genera un cambio brusco en la humedad y la temperatura, que parecen relacionarse con el aumento de dolores de cabeza y fatiga general. En España se da también en lugares como la Cordillera Cantábrica cuando sopla el viento del sur, Pirineos, la Sierra de Gredos y las islas Canarias.



Griegos y romanos ya le daban gran importancia a la influencia del viento sobre el comportamiento; Hipócrates ya advirtió sobre éste hecho, incluso en la Biblia hay referencias a trastornos de personalidad causados por ciertos aires. En España, los vientos a los que se asocian alteraciones psíquicas son la tramontana, el viento sur del Norte, el siroco procedente del Sáhara y el poniente de Barcelona. En 1975 la OMS comienza a estudiar sus efectos en la población, pero aún no se conocen las causas de éste fenómeno.


Lo que sí se sabe es que el viento ejerce una acción mecánica sobre todo el organismo. Por ejemplo, activa la circulación y evaporación cutáneas, excita las terminaciones periféricas, aumenta la amplitud respiratoria y la actividad  nerviosa. Reseca la piel, el cabello, los pulmones y las plantas, y afecta al estado de ánimo de las personas llamadas "meteorosensibles". De hecho, existe una disciplina  encargada de estudiar la influencia de la meteorología en los trastornos mentales y algunas enfermedades físicas; la Biometeorología. Los efectos más comunes que se suelen achacar al cambio en las corrientes son irritabilidad y aumento de la agresividad, ansiedad, melancolía intensa o jaquecas.

Según esto, existirían cinco "perfiles bioclimáticos", a saber:

  • Individuos "equilibrados": No les afectan los cambios climáticos porque sus hormonas se regulan constantemente en busca del equilibrio idóneo.
  • Individuos "simpaticotónicos": Los cambios de temperatura y presión atmosférica les provocan un estado de alerta permanente, que les conduce a la hiperactividad.
  • Individuos "vagotónicos": Al ser su nervio vago el estimulado, sufren un descenso de su energía y apetito. Esto se debe a que la activación del nervio vago genera la producción de acetilcolina, provocando un exceso de relajación.
  • Individuos "serotonínicos": Los cambios climáticos alteran su producción de serotonina derivando en irritación, ansiedad por comer dulce, espasmos musculares e incluso taquicardia.
  • Individuos "tiroideos": Se altera su hormona tiroidea liberando grandes cantidades de tiroxina, de modo que su organismo va "sobrerrevolucionado". Esto se traduce en diarreas, sensación de calor, sudoración, mal humor y agresividad.
En conclusión; la climatología afecta al comportamiento humano en muchos casos, pero es más bien la interacción entre temperatura, cambios en la presión ,viento y corrientes de aire que un sólo elemento lo que nos "altera". Sin embargo, y a pesar del amplio consenso empírico, aún no sabemos apenas nada de los mecanismos de acción ni de la verdadera relevancia de este fenómeno.

Por último, aquí os dejo un enlace que me ha parecido realmente completo e interesante: http://saludbio.com/articulo/los-efectos-del-viento-en-la-salud

                                                                                                            María A. Untereiner

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

Agradecimientos: "Aemet blog", "El trastero de Palacio", Laura Chaparro, Charo Sierra para "Doctissimo".


jueves, 23 de marzo de 2017

Candida Albicans y alimentación

Candida Albicans es un hongo que vive normalmente en los seres humanos como parásito, al igual que miles de bacterias y otros micro-organismos que habitan en nuestros cuerpos. Cuando el sistema inmunológico pierde su eficacia por cualquier motivo, el hongo puede crecer exageradamente y causar una infección grave. Nuestra alimentación puede prevenir su desarrollo negativo.


En principio, el hongo Candida Albicans puede afectar a todas las zonas de la piel, así como a las membranas mucosas, pero prefiere lugares húmedos y calientes. Por ello son muy comunes las infecciones por Candida en el sistema digestivo, y los órganos genitales.

Las dietas modernas altas en azúcares refinados y productos procesados, es uno de los factores contribuyentes a esta excesiva proliferación.
Hay que centrarse en varios puntos:

  • Reestablecer un equilibrio de la flora intestinal.
  • Reforzar el sistema inmunitario.
  • Eliminar la proliferación de hongos.

Para ello eliminaremos una alimentación con productos extremos, que produzcan un pH ácido en la sangre, que sean dulces intensos (azúcares refinados), o de consistencia pegajosa.

Eliminar//Reducir

  • Todos los productos que contengan levaduras, fermentos, azúcar e hidratos de carbono (especialmente refinados).
  • Alimentos ricos en azúcares naturales, como las frutas y sus zumos.
  • Todos los endulzantes desde el azúcar, la miel, endulzantes de cereales, maíz, remolacha... (los hongos proliferan en un medio azucarado).
  • Las bebidas alcohólicas fermentadas (cerveza, vino, sidra...)
  • Todos los horneados que contienen levadura, pastelería...
  • No consumir alimentos ahumados o procesados, ya que todos contienen azúcar y levaduras.
  • Todos los productos lácteos.
  • Toda clase de champiñones.
  • Todos los productos derivados del trigo. Incluyendo el seitán.
  • Bebidas estimulantes (café, té...) y las azucaradas.
  • Cacahuetes y frutos secos tostados y salados.
  • Todas las grasas animales y saturadas.
  • Aliños: vinagres, mostaza, pickles/encurtidos, mahonesa, aderezos para ensaladas...

Tomar

  • Cereales integrales (en muy poca cantidad), especialmente: arroz, mijo, quínoa, trigo sarraceno. Evitar todos los demás.
  • Leguminosas (poca cantidad), especialmente azukis o lentejas.
  • Toda clase de verdura. A excepción de las que contienen fécula (patatas, boniatos...) Verduras especialmente recomendadas: puerros, cebollas, coles, apio, nabos, rabanitos, daikon, verduras de hoja verde (berros, brócoli...), mucho ajo...
  • Proteina, utilizar pescado, poca cantidad de leguminosas, tofu fresco (cocinado al menos 30 minutos). En caso de mucha debilidad tomar de tanto en tanto, huevos y pollo de buena calidad.
  • Tomar variedad de algas en cada comida.
  • Utilizar poco aceite: sésamos, girasol, oliva.
  • Si se desean galletas, utilizar galletas de arroz, un poco de pan alemán (sin levadura) cuando los síntomas se mejoren.
  • Utilizar un buen preparado de Acidophilus, para restablecer el equilibrio en la flora intestinal.
  • Utilizar umeboshi y ajo a diario. Aunque umeboshi sea una fermentación, su naturaleza es muy diferente a las demás.
  • Beber a menudo infusión de romero o de tomillo (sin endulzar).

Información facilitada por Montse Bradford.


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


jueves, 16 de marzo de 2017

10 consejos para mejorar la circulación sanguínea.

Si comparamos la circulación sanguínea con la circulación de nuestras carreteras podríamos decir que existen tres actores esenciales. La sangre como vehículo, el corazón como motor de ese vehículo y los vasos sanguíneos, que serían las carreteras.
Para mantener en óptimas condiciones la circulación hemos de prestar atención a la salud de estos tres protagonistas desde la prevención y el tratamiento.




1. "Quien mueve las piernas, mueve el corazón"

En esta máxima se manifiesta uno de los consejos principales para una óptima salud circulatoria: realizar ejercicio físico de forma constante y adecuada a la edad y condiciones de cada persona.
Caminar 45 minutos al día se considera una actividad ideal.


2. Conservar un peso correcto.

La obesidad y el sobrepeso someten al organismo en general y al sistema circulatorio en particular a influencias altamente negativas.


3. Mantener los niveles de colesterol y azúcar.

Utilizando pautas dietéticas adecuadas y complementos alimenticios que aceleran y mejoran ese control.


4. Controlar la hipertensión arterial.

Disminuir  la sal, por su contenido en sodio, y aumentar el consumo de potasio (plátanos, aguacates,..)


5. Reducir la ingesta de grasas saturadas.

Embutidos, carnes rojas, fritos, quesos curados, mantequillas y margarinas, grasas trans presentes en la bollería industrial, platos precocinados, y un largo etcétera presente en prácticamente toda la alimentación industrial.


6. Aumentar el consumo de alimentos de origen vegetal.

Frutas, verduras, aceites vegetales (oliva, sésamo, girasol...), cereales, semillas, frutos secos, algas, muy deseable que provengan de producción ecológica.


7. Incrementar la fibra en nuestra dieta.

Con alimentos integrales, así como salvados de trigo o avena. La fibra previene el estreñimiento a la vez que ayuda a la eliminación de colesterol. El estreñimiento aumenta el riesgo de aparición de varices a la vez que dificulta la circulación de retorno.


8. Vigilar los grados de estrés, ansiedad...

Así como otros disturbios nerviosos, dadas sus implicaciones a nivel cardiovascular.


9. Desterrar el alcohol y tabaco

Ambos letales para nuestro organismo. La ropa muy apretada también dificulta la circulación, sobre todo la periférica, hemos de evitarla siempre que sea posible.


10. Complementos alimenticios, suplementos y plantas medicinales.

Para que la efectividad de lo anteriormente señalado sea mayor y más duradera podemos complementarla con vitamina C y bioflavonoides que mejoran nuestra salud vascular al reforzar las paredes de los vasos sanguíneos.

El ajo, por sus propiedades vasodilatadoras, es un gran aliado de una buen circulación.

Entre las plantas medicinales mención especial merece el Ginkgo Biloba, por su capacidad para licuar la sangre (anticoagulante) y su efecto vasodilatador.

También destacable son la vid roja, el rusco, castaño de indias, ortiga verde, mirtilo, milenrama, romero.

Olivo y espino blanco se recomiendan por su actividad reguladora de la tensión.

Por último, los suplementos de omega 3 altamente concentrado son de una gran efectividad en la mejora de la circulación sanguínea.



Información facilitada por "Vida Natural"


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


jueves, 9 de marzo de 2017

Pies sanos y bonitos

Soportan nuestro cuerpo y nos mantienen en equilibrio, sin embargo, los pies son la parte del cuerpo que más descuidamos. Embutidos en medias y calcetines de tejidos sintéticos, en zapatos estrechos y en altos tacones.
Con la llegada del buen tiempo, los pies salen a la luz y también del olvido al que son condenados durante todo el invierno.


El pie está diseñado para andar descalzo. El ser humano ha andado así durante millones de años, y aún andan así, sin problemas, muchas personas en todo el planeta.
Los niños demuestran instintivamente su desacuerdo con el calzado quitándoselo a menudo. No deberían calzarse mientras no andaran.

El calzado forma parte de las exigencias de nuestra cultura, y un buen y brillante zapato representa para muchas personas el detalle de pertenecer a un estatus social elevado.

Sin embargo, el pie con el zapato es el soporte móvil de una estructura delicada y dinámica que conviene mimar racionalmente de acuerdo con su importante función, y no como ocurre muy frecuentemente, según los dictados de unas modas caprichosas alejadas de fundamentos científicos.

El zapato ha de ser cómodo desde el primer momento. Es un grave error pensar que ya se acomodará. Ha de respetar la posición natural de los dedos del pie y los movimientos naturales de todo el conjunto plantar.

La suela  ha de ser flexible y garantizar una base segura de apoyo de todo el pie. La piel también flexible y transpirable, y el tacón de menos de dos centímetros. En fin, ¡como si fuéramos andando descalzos! 
El calzado inadecuado es una causa frecuente de mucho dolores y problemas graves.


La combinación de tacón alto y calzado puntiagudo es una agresión a los pies y a las extremidades inferiores, que puede provocar numerosas patologías, desde trastornos circulatorios, fatiga y dolor de cabeza hasta lesiones de espalda y lesiones en la columna vertebral, pasando por metatarsalgias, callosidades, juanetes, deformidades en los dedos, inflamaciones del tendón de Aquiles, pies planos y piernas hinchadas.

Hay dos grupos de personas que son de alto riesgo si les aparece alguna lesión de este tipo: los diabéticos con problemas circulatorios y las personas con arteriosclerosis de las extremidades inferiores y problemas de riego sanguíneo, varices, y en general mal retorno venoso, el cual contribuirá a agravar cualquier dolencia de los pies.

El flujo sanguíneo de los pies de los diabéticos se suele alterar debido a su enfermedad, por lo que necesitan una atención adicional, y siempre que aparezcan llagas o heridas, se debe seguir los consejos de un especialista, además de tener muy bien regulados los niveles de glucosa en la sangre.

El cuidado  de los pies ya no es solo una cuestión de estética y belleza, ya que el estado general de los mismos puede afectar seriamente a nuestra salud. No en vano, los pies soportan todo el peso del cuerpo, y son un factor esencial del equilibrio.

Con ejercicio, baños adecuados a base de plantas medicinales, es posible combatir la aparición de callosidades, durezas y deformidades de los pies, la mayoría de las veces debido a la utilización de calzado inapropiado. Y con cuidados de belleza lograremos tener unos pies bonitos y saludables.

Ejercicios para el cuidado y la belleza de los pies

Realizando con asiduidad algunos de los siguientes ejercicios podemos llegar a mantener saludables, bonitos y confortables nuestros pies:
  • Tumbados en el suelo y moviendo solo los pies, intentamos que los dedos lleguen a tocar el suelo, se cuenta hasta diez y se vuelve a la posición inicial. A continuación hacemos el giro al contrario, como si quisiéramos tocar con los dedos la pierna y los mismo se cuenta hasta diez y se descansa. Este ejercicio es muy bueno para la circulación de los pies, y también surte efecto como prolongación en las piernas.
  • Flexionar y girar los tobillos, y también girar y flexionar cada uno de los dedos del pie con las manos.
  • De pie, con los pies juntos, levantarse despacito hasta quedar apoyado en las puntas de los dedos. Luego bajar poco a poco hasta que los dos talones se queden en el suelo.
  • Recoger canicas con los dedos de los pies.

Tratamientos naturales para durezas y callos en los pies


Uno de los problemas más comunes de nuestros pies suelen ser las durezas y callosidades producidas por el calzado inadecuado; con sencillos tratamientos naturales podemos aliviar callos y durezas o incluso hacer que desaparezcan.

Una cataplasma de ajo: se calienta el ajo y se aplica directamente sobre la callosidad cuando aún esté caliente. Debe fijarse con un suave vendaje.

Dos cucharadas de yogur natural mezclado con una cucharada de sidra natural, con esta pasta se cubren las durezas de los pies, también sirve para las callosidades, se deja actuar durante diez minutos. Y a continuación se realiza un baño con las recetas de plantas más adelante descritas.

Cómo evitar el olor de los pies

Para eliminar el olor de pies, se debe incluir silicio en nuestra dieta, presente en el ajo, el perejil, la lechuga, la cebolla, el apio y el puerro, entre otros.

Asimismo, es conveniente usar calcetines hechos con fibras naturales, y airear los pies caminando descalzo cuando sea posible y con la precaución de no enfriarse.

Por ejemplo podemos andar descalzos por la orilla de la playa o en la hierba del campo cuando el tiempo sea caluroso, o incluso en casa sobre suelos de madera.


Pies hinchados, dolor de pies y pies fríos, en baños de plantas medicinales

Los tradicionales baños de pies, consistentes en introducirlos en agua unos quince minutos, siguen siendo uno de los mejores tratamientos y remedios naturales para los pies doloridos, hinchados, fríos y cansados.

Hay planta medicinales como el diente de león y la camomila o manzanilla, que tienen propiedades estimulantes y que pueden utilizarse para los baños o pediluvio. Para ello, una infusión de cuatro a cinco cucharadas de estas hierbas medicinales por cada litro de agua y añadirlo a un barreño o palangana con agua templada, nos servirá para un reconfortante baño de pies.

También  la siguiente receta con espliego o lavanda para los pies fríos: con 100 gramos de lavanda o espliego, 3 litros de agua y un puñado de sal. Se coloca el espliego en el interior de una bolsa de tela y se introduce en el agua fría, dejando que hierva durante cinco minutos. Tras cinco minutos más de reposo, se añade la sal, removiendo hasta que se disuelva. Se sumergen los pies en agua fría durante un par de minutos, y luego en el baño de espliego durante diez minutos más.

Y después de los baños es recomendable nutrir e hidratar la piel de los pies.


Cuidados diarios

Para que los pies se mantengan sanos y suaves durante todo el año, hay que incorporar a la rutina diaria de cuidados una atención exclusiva a los pies, que no requiere mucho más tiempo.
  • Lavar los pies cada día e hidratarlos bien con una crema específica, aplicada con un suave masaje, o al menos extender la aplicación de la crema corporal a los pies.
  • Secar bien los pies, especialmente el espacio entre los pies, para evitar la aparición de hongos.
  • Exfoliar los pies una vez a la semana, bien con una crema exfoliante específica o con remedios caseros como la sal o el azúcar.
  • Cortar las uñas en casa cada 10-12 días de modo que no pasen por encima de la carne. Cortar las uñas rectas.
  • Evitar  el calzado estrecho y los tacones muy altos, pues favorecen la aparición de callos, ampollas y durezas.
  • Siempre que se pueda, poner los pies en alto al sentarse o tumbarse, para favorecer la circulación sanguínea. Y desnudarlos para que se aireen.
  • Andar  descalzos siempre que sea posible, en casa, en la hierba o en la playa, pero nunca en piscinas públicas, para evitar la aparición de hongos, pie de atleta o micosis.
  • Acudir al podólogo una vez al año.

Cuidados intensivos

La insuficiente transpiración a la que son sometidos los pies durante los meses de invierno hace que la piel se vuelva seca y áspera, pudiendo llegar a producirse grietas en los talones. En una semana de tratamiento se puede conseguir que los pies recuperen su suavidad. Es recomendable aplicar el tratamiento por las noches, antes de acostarnos.
  • Preparar agua templada con jabón y sal y sumergir los pies durante unos minutos.
  • Aplicar un tratamiento exfoliante específico para los pies. En caso de no contar con uno, una alternativa eficaz y barata es la sal o el azúcar. Frotar toda la superficie del pie con suavidad.
  • Aclarar y secar muy bien, sin olvidar el espacio entre los dedos.
  • Pasar una piedra pómez o una lima de pies por los talones y los laterales del pie.
  • Volver a aclarar con agua fría y secar cuidadosamente.
  • Aplicar crema hidratante para pies, masajear bien, aplicar más crema y ponerse unos calcetines de hidratación (en su defecto se pueden usar unos calcetines de algodón normales). Dormir toda la noche con ellos.
  • Repetir el tratamiento todas las noches durante una semana.


Oriol Avila Montesó
Presidente del Centro de Estudios Naturalistas de Barcelona.


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


jueves, 2 de marzo de 2017

Hipertrigliceridemia

Los triglicéridos son un tipo de grasas saturadas que podemos ingerir a través de la alimentación (alimentos grasos) y que también son producidas por el hígado cuando consumimos un exceso de energía o calorías. Estas calorías sobrantes se almacenan en forma de triglicéridos.
Cuando esta producción se da en exceso existe hipertrigliceridemia, que si no se trata a tiempo puede desembocar en una ateroesclerosis o una afección cardíaca.

El tratamiento orientado a reducir los triglicéridos incluye modificaciones tanto en el estilo de vida (dejar el tabaco, practicar ejercicio físico de forma moderada y regular, evitar el sobrepeso u obesidad, evitar el consumo de alcohol...) como en la alimentación.
Se aconseja adecuar el aporte calórico a las necesidades de la persona para alcanzar un peso saludable y controlar la cantidad de grasa y azúcares simples ingeridos para evitar que se transformen en triglicéridos.

Causas de la hipertrigliceridemia

  • Causas genéticas. Hipertrigliceridemias familiares, en donde los valores pueden estar por encima de 300 a 500 mg/dl.
    La hipertrigliceridemia tiene una importante carga genética. Sus terribles consecuencias en forma de enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular o pancreatitis pueden ser malas sorpresas. Al tratarse de dolencias muy vinculadas con las grasas, se malinterpreta que las personas delgadas o en normopeso son ajenas a sufrirlo. No es cierto. Una persona obesa por una mala alimentación o hábitos dañinos de sedentarismo tiene mayor posibilidad de que las grasas que ingiere no puedan ser procesadas y terminen en índices excesivos en su sangre y sus venas. Pero también una persona delgada que abuse de grasas o malos hábitos o que tenga una disposición genética muy fuerte está expuesta a sufrir accidentes cardíacos como consecuencia de exceso de lípidos en la sangre, el hígado y el páncreas.
  • Causas alimentarias. Una inadecuada alimentación en base a grasas y proteínas, sin fibra puede llevar a elevar los niveles de triglicéridos.
  • Sobrepeso u obesidad. El exceso de peso puede llevar a un aumento de triglicéridos en sangre.
  • Falta de actividad física: Si bien ésta no es una causa excluyente, la falta de ejercicio físico unido a otros factores puede ayudar al exceso de -triglicéridos.
  • Tabaco. El hábito de fumar es perjudicial  y ayuda a aumentar los niveles de triglicéridos en sangre.

Contenido calórico de la dieta

El contenido calórico de la dieta influye sobre la cantidad de lípidos en la sangre, habiéndose demostrado que las dietas hipercalóricas, o altas en calorías, estimulan la producción hepática de triglicéridos  y del colesterol LDL (colesterol malo).
Asimismo se ha demostrado que las dietas hipocalóricas, o bajas en calorías, producen un descenso del colesterol y triglicéridos  y provocan un aumento del colesterol HDL (colesterol bueno).

Grasas

Las grasas de la dieta están constituidas casi exclusivamente por triglicéridos, y en algunas personas puede contribuir hasta un 35-40% del consumo calórico total.
Para disminuir los triglicéridos, es importante disminuir el aporte total de grasa, preferiblemente en un 25-30%

Ya que los ácidos grasos que forman las grasas tienen un influencia importante sobre el metabolismo de las grasas se debe indicar, con especial énfasis, el tipo de ácidos grasos que se deben ingerir para lograr beneficios.
Estos ácidos grasos naturales de importancia nutritiva se clasifican en tres tipos: la grasa saturada (la más dañina para el organismo), la grasa monoinsaturada y la grasa poliinsaturada (estas últimas son insaturadas y beneficiosas para el organismo)

Grasa saturada
Distintos estudios indican que la grasa saturada eleva los niveles de triglicéridos y colesterol sérico. La prevención y el tratamiento de los triglicéridos altos requiere de una disminución del contenido de grasas saturadas de la dieta. 
Todas las grasas animales, con excepción del las procedentes del pescado, son saturadas, por lo que es preferible  limitar su consumo. Eliminar la piel del pollo, y consumir la carne de res o de cerdo muy ocasionalmente, tratando que se consuman únicamente los cortes magros (constituidos por fibra muscular, sin grasa).

También debe eliminarse de la dieta los productos lácteos elaborados con leche entera y los productos de respostería industrial que contienen grasas de origen animal. Para esto se puede optar por lo lácteos desnatados , como la leche y el yogurt, y sustituir la repostería por otros alimentos bajos en grasa saturada.

En cuanto a los aceites, se tiene por única excepción los aceites de palma y coco que son ricos en grasa saturada.

Grasa insaturada
  • Grasas monoinsaturadas. El principal tipo de grasa monoinsaturada es el ácido oleico. El alimento con mayor contenido es el aceite de oliva (65-80%)
    Algunos estudios han comprobado que las dietas ricas en ácido oleico elevan el colesterol HDL, y reducen la tasa de colesterol LDL, por lo que cada vez se están utilizando más como sustituto de la grasa saturada.
  • Grasas poliinsaturadas. Se encuentran ampliamente distribuidas en la mayoría de los aceites vegetales utilizados en la alimentación (maíz, canola, girasol), y en los pescados (sobre todo en los azules como salmón, caballa, sardinas, pez espada)
    El pescado azul es muy importante debido a su gran contenido de ácidos grasos omega 3, ayudan a controlar los triglicéridos en sangre.
En caso de tener altos los niveles de triglicéridos, los complementos de ácidos grasos omega 3 (en concreto, DHA o ácido docosohexaenoico, y EPA, eicosapentaenoico) han demostrado  beneficios en la disminución de este tipo de lípidos cuando se suman a la dieta y el ejercicio.

Las recomendaciones dietéticas para la prevención de enfermedades cardiovasculares y el tratamiento de las hiperlipidemias aconsejan que los ácidos grasos poliinsaturados aporten un 10% de las kilocalorias totales de la dieta.
También es importante evitar las preparaciones culinarias excesivamente grasas como guisos, estofados, frituras y rebozados, decantándose más por plancha, asado, horno, papillote, vapor, hervido o escalfado.


Carbohidratos

Los carbohidratos son uno de los nutrientes de mayor importancia en la dieta. Pueden clasificarse en carbohidratos simples, o azúcares simples como el azúcar de mesa, el azúcar de las frutas o el azúcar de la leche; o carbohidratos compuestos, que se encuentran en el pan, las pastas, el arroz y las legumbres.

Es un hecho conocido, que las dietas con un alto contenido de carbohidratos elevan los niveles de triglicéridos por un aumento de la síntesis de triglicéridos en el hígado. 
Conviene, en este caso, reducir la ingesta de alimentos ricos en carbohidratos simples, como el azúcar, además de consumir porciones más pequeñas de pan, arroz, pastas, patatas y otros alimentos altos en carbohidratos.

Fibra

La fibra se compone de diversos compuestos, como la celulosa y la pectina, que el organismo es incapaz de digerir.
Se encuentran fundamentalmente en las verduras y hortalizas (sobre todo si están crudas, como en las ensaladas), las leguminosas (alubias, lentejas, garbanzos), cereales integrales y las frutas.

Se recomienda consumir al menos 30 gramos diariamente, una dieta rica en fibra ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.

Proteínas

Las proteínas son los nutrientes constructores de los músculos en el cuerpo, y están compuestas de aminoácidos. Pueden obtenerse de fuentes animales, como la carne, pollo, pescado, cerdo, pavo, así como de sus derivados: lácteos y huevos.
Los cereales y vegetales pueden tener pocos aminoácidos o proteínas, pero no son alimentos de buena calidad proteica.
No se ha demostrado que las proteínas en si modifiquen de forma significativa las concentraciones de grasas en sangre. 

Sin embargo, los alimentos del grupo de las carnes son altos en proteína, y se puede optar por alimentos ricos en proteína que sean bajos en grasa saturada y colesterol.

Alcohol

El consumo excesivo de alcohol es una de las causas más frecuente de triglicéridos altos.
El consumo de bebidas alcohólicas supone un aporte de 7´1 calorías por gramo de alcohol etílico, sin ningún valor nutritivo. Es por esto que en personas con tendencia a los triglicéridos altos, se recomienda la restricción total de su consumo.
La hipertrigliceridemia  es considerada un factor de riesgo importante tanto para la salud cardiovascular, como para otras patologías como diabetes, obesidad, hepatopatías, enfermedades renales, etc. Para evitar que esto ocurra, la dieta tiene un papel muy importante.



Información facilitada por VidaNatural


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


jueves, 23 de febrero de 2017

Terapias naturales contra el insomnio

Una de cada tres personas sufre un episodio de insomnio a lo largo de su vida, y aproximadamente un 10% de la población padece insomnio crónico. Las necesidades básicas de sueño dependen de cada persona y varían a lo largo de la vida; se considera que dormimos "lo necesario" cuando podemos pasar el dia activos y sin sentir somnolencia hasta la noche siguiente. Dependiendo del tipo de insomnio que se padezca, las terapias que se exponen en este artículo pueden ayudarnos.



FITOTERAPIA

La fitoterapia nos ofrece remedios para controlar la ansiedad, calmar el estrés, y, finalmente, conciliar el sueño, sin los efectos secundarios de los preparados farmacológicos.

La pasiflora está indicada en casos de insomnio, ansiedad, nerviosismo, taquicardia, irritabilidad, palpitaciones, alteraciones del sueño, etc.
Ensayos farmacológicos han puesto de manifiesto su efecto sedante e hipnótico, así como ansiolítico. 
También la valeriana es una planta que ha sido utilizada por sus propiedades medicinales desde la época de los griegos y los romanos por sus efectos sedantes y como inductora del sueño.

El efecto del lúpulo sobre el sistema nervioso central, especialmente en las alteraciones del sueño, ha sido bastante estudiado en ensayos clínicos, y la melisa se utiliza tradicionalmente por sus propiedades sedantes, ansiolíticas, y espasmódicas.

El hipérico, como ansiolítico, y otras plantas como la manzanilla. la amapola, la tila. el espino blanco o la lavanda, tienen propiedades beneficiosas si sufrimos de insomnio.

Existen numerosos preparados completamente naturales que incluyen estas plantas como ingredientes; recomendamos consultar al naturópata sobre el más conveniente en cada caso.



AROMATERAPIA

Los aromas y aceites esenciales actúan sobre nuestro estado de ánimo, y pueden ayudar a relajarnos y conseguir un efecto sedante.

La lavanda calma los nervios y la digestión, es antidepresivo, alivia el dolor y reduce la presión sanguínea. El aceite esencial de lavanda contiene linalol, que afecta a la neurotransmisión y disminuye la tensión arterial, produciendo una disminución de las ondas cerebrales asociadas con el estado de alerta y el despertar.
Por ello perfumar la almohada o darse un automasaje con aceite de lavanda antes de dormir, favorece el sueño.

Benjui. Con un efecto sedante y relajante. Totalmente antiestrés. Además de ayudar a limpiar bronquios y respirar más profundamente.

Jazmín. Tonifica los nervios cansados y ayuda a respirar. Relajante y sedante.

Manzanilla y manzanilla dulce. Reduce la ansiedad y favorece el sueño. Beneficiosa para niños pequeños.

Mejorana dulce. Muy eficaz al no poder dormir a causa de resfriados, catarros y dolores de cabeza o musculares.

Melisa. Muy efectivo en casos de insomnio o tensión nerviosa, tonifica los nervios y mejora nuestro estado de ánimo.

Sándalo. Utilizado desde la antigüedad, ayuda a relajar los nervios y estados ansiosos.




TÉCNICAS DE RELAJACIÓN

Practicar alguna técnica de relajación, especialmente las que hacen hincapié en un control respiratorio, ayuda a controlar el estrés y por tanto el insomnio derivado de este.

Si nos decidimos por utilizar una grabación o música de relajación, acompañada de unos ejercicios respiratorios sencillos (inhalar y exhalar de forma profunda y rítmica mientras intentamos dejar la mente descansada), todas las noches en el mismo lugar y a la misma hora, nuestro organismo tomará poco a poco esta rutina como el preludio al sueño, y los resultados serán sorprendentes.

Disciplinas como el yoga y el tai-chi ayudan a conocer y focalizar nuestra propia energía, y pueden ser de gran ayuda para los pacientes con insomnio crónico.



MASAJE TERAPEÚTICO

El masaje es muy recomendable para las personas cuyo insomnio deriva de una patología que les causa dolor y les impide el descanso.
Los problemas articulares y los dolores posturales pueden ser aliviados con ayuda del fisioterapeuta, lo que derivará en una mejor calidad del descanso.

Nosotros mismos podemos practicar en casa el automasaje o dar masaje a quién padece insomnio, utilizando a ser posible un aceite apropiado (lavanda, mejorana,...).
El contacto ayuda a la relajación, a desbloquear la energía y a liberar endorfinas que disminuyen la ansiedad.



REFLEXOLOGÍA

Debido a que el insomnio se debe en muchas ocasiones a una alteración en el sistema nervioso, la reflexología ofrece muy buenos resultados tratándolo. Al ser esta terapia una disciplina basada en el trabajo del sistema nervioso y sus respuestas reflejas, es muy efectiva cuando el insomnio tiene un origen psicosomático.



SUPLEMENTOS NUTRICIONALES

El 5-HTP estimula la producción de serotonina y ayuda a relajarse. También es útil en casos de depresión. Así mismo, los alimentos que contienen triptófano, como la leche, pollo, pavo, atún, yogurt o soja, pueden servirte de ayuda si el insomnio se deriva de una alteración hormonal del ciclo de sueño-vigilia

La vitamina B6 también está implicada en la producción de serotonina y otros neurotransmisores que promueven el sueño, y la falta de vitamina B12 también se ha asociado con el insomnio. En general, un suplemento de diversas vitaminas del grupo B pueden ayudarnos a dormir mejor y también a aliviar el estrés.

Los suplementos de calcio y magnesio suelen ser también útiles en casos de insomnio. Además, encontrarás estos minerales en alimentos como nueces, almendras, avena, semillas de girasol, semillas de sésamo y verduras del hoja verde.



HOMEOPATÍA

La homeopatía resulta muy útil para combatir el insomnio, ya que actúa sobre el fondo de la persona, ayudando a una regulación natural del propio organismo.
El especialista escogerá el tratamiento necesario según el origen del problema.  Por ejemplo, Argemtum nitricum para tratar el producido por la angustia ante acontecimientos venideros, Kalium phosphoricum para el insomnio derivado del agotamiento mental...
Es necesario acudir al homeópata para que haga un diagnóstico efectivo.



FLORES DE BACH

Al igual que la homeopatía, pueden resultar eficaces, pero el especialista tendrá que definir la causa del insomnio y otros posible problemas emocionales del paciente para prescribir la combinación más efectiva, que siempre será "a medida".




Ruth Alday



La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

jueves, 16 de febrero de 2017

El abuso del sobreempaquetado

También llamado "overpackaging", sobreembalaje o sobreenvasado, empezó como resultado de la expansión de la distribución de los productos a otros países, en las últimas décadas del siglo XX. La utilización y combinación de varios materiales para elaborar envases más resistentes a los largos viajes que debían realizar los productos, ha desembocado en muchas ocasiones en un embalaje demasiado sofisticado, pensando más bien en la presencia del artículo que en la verdadera funcionalidad que la originó.




Mucha culpa del sobreembalaje está provocada por el diseño del packaging. Para conseguir mayor notoriedad en los puntos de venta los diseñadores crean unos envases cada vez más extravagantes, llamativos y complicados que exceden en mucho la cantidad de material necesario para un embalaje básico.

Un claro ejemplo lo tenemos en la pasta de dientes, que suele ser un producto sobreenvasado, ya que no sólo suele venir dentro de un tubo propio sino de una caja de cartón que no es necesaria, pero por motivos de distribución y colocación a la hora de su transporte y puesta en estanterías, se vieron obligados a usar.


El mayor abuso del sobreembalaje se realiza con productos de electrónica de consumo, alimentación y productos farmacéuticos, si hablamos de los artículos que compramos normalmente para nuestro uso diario.
Otros ejemplos sin sentido:

  • Palillos individuales envueltos en plástico transparente.
  • Packs de productos embalados de 2 en 2, 4 en 4,...
  • Sets de colonia, crema,...
  • Pequeñas piezas vendidas en grandes almacenes (ej.: blister de clavos)
  • Alimentos envasados con plástico y sobre éste, una caja de cartón.
El abuso de plásticos innecesarios consigue que estos ocupen espacio en nuestras casas y contaminen el medio ambiente. El primer consejo es evitar en lo posible el embalado de productos que se adquieran, por ejemplo, llevando una bolsa reutilizable cuando se va a hacer la compra.
Hoy en día, la mayoría de las tiendas vende todos sus productos ya envasados, en vez de venderlos a granel, como se hacía antiguamente.
Este constituye un gasto de material completamente evitable. Esta batalla la podemos ganar con un simple gesto, reutilizando en la medida de lo posible los envases.

Por ello, debemos tener presente estos puntos básicos a la hora de realizar nuestras compras:
  1. Usar el sentido común. Si necesitamos un producto, no nos guiemos por la extravagancia de su packaging.
  2. Consumir, en la medida de lo posible, artículos a granel.
  3. No dejarnos engañar por los artículos que más invierten en publicidad.
  4. Evitar el impulso del consumismo.
  5. Reciclar o reutilizar de la manera más ecológica el envasado del producto.
  6. Evita los productos envasados en plásticos o corcho blanco; sus residuos son más complejos de reciclar.
  7. Comprar los alimentos en tiendas de barrio, en vez de grandes superficies.
El sobreembalaje provoca un gasto innecesario de materia prima, un aumento del coste final del producto y un aumento de los residuos generados tras la compra del mismo.


Reciclando el plástico de los envases.
El reciclaje de los envases de plástico se realiza fundamentalmente recolectando, limpiando, seleccionando por tipo de material y refundiéndolos para volver a ser usados como materia prima adicional, alternativa o sustituta para el moldeado de otros productos.

La utilización de productos reciclados disminuye el consumo de energía y la generación de menos CO2, reduciéndose así el llamado efecto invernadero.

Debemos saber igualmente que algunos plásticos no pueden ser reciclados, como es el caso del poliestireno cristal y la bakelita.

Afortunadamente contamos con los estudios científicos que han logrado la aparición de plásticos biodegradables o EDPs (environmentally degradable polymers and plastics). La fabricación de plásticos biodegradables a partir de materiales naturales, es uno de los grandes retos en diferentes sectores; industriales, agrícolas, y de materiales para servicios varios.

Ante esta perspectiva, las investigaciones que involucran a los plásticos obtenidos de otras fuentes han tomado un nuevo impulso y los polihidroxialcanoatos aparecen como una alternativa altamente prometedora.
La gran ventaja de este tipo de plásticos es que sus desechos son tratados como desechos orgánicos y por ello pueden ser eliminados en los depósitos sanitarios.
Los polímeros biodegradables se pueden clasificar de la siguiente manera:
  • Polímeros extraídos o removidos directamente de la biomasa: polisacáridos como almidón y celulosa. Proteínas como caseína, queratina y colágeno.
  • Polímeros producidos por síntesis química clásica utilizando monómeros biológicos de fuentes renovables.
  • Polímeros producidos por microorganismos, bacterias productoras nativas o modificadas genéticamente.
Los bioplásticos presentan propiedades fisicoquímicas y termoplásticas iguales a las de los polímeros fabricados a partir del petróleo, pero una vez depositados en condiciones favorables, se biodegradan.
Este tipo de plásticos son producidos por bacterias y son conocidos por las siglas PHA y PLA.


El ácido poliláctico o PLA
Este tipo de plástico, aunque ya tenga aplicaciones, será el plástico del futuro. Está producido con base de almidón, por lo que es un polímero natural, un gran hidrato de carbono que las plantas sintetizan durante la fotosíntesis y que sirve como reserva de energía. 
Los cereales como el maíz y trigo contienen gran cantidad de almidón y son la fuente principal para la producción de PLA.
Los bioplásticos producidos a partir de este polímero tienen la característica de una resina que puede inyectarse, extruirse y termoformarse.

El PLA es uno de los plásticos biodegradables actualmente más estudiados y se encuentra disponible en el mercado desde 1990. Actualmente es utilizado en la fabricación de botellas transparentes para bebidas frías, bandejas de envasado de alimentos, y otras numerosas aplicaciones.


Información facilitada por Fernando Bejar
Fundador y Director de Redcicla.com, la primera página web
dedicada íntegramente al reciclaje.

jueves, 9 de febrero de 2017

Alimentación en niños veganos.


La creación de hábitos alimenticios saludables durante la infancia es esencial por varios motivos, ya se trate de niños veganos o no. Una correcta alimentación es imprescindible para el crecimiento y desarrollo del niño. Si estas rutinas se adquieren desde la infancia, es mucho más probable la prevención de enfermedades como la obesidad, que ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial, diabetes o problemas cardiovasculares entre otros riesgos.
La pregunta es: ¿es posible que un niño veganos adquiera estos buenos hábitos sin que tenga ninguna carencia a nivel nutricional? La respuesta es, sí.


Es perfectamente factible que un niño lleve una alimentación vegana y totalmente saludable, de forma que no sufra ninguna carencia y sin riesgo alguno para su salud o crecimiento.

Según la Asociación Americana de Dietética (ADA), "las dietas veganas son saludables, nutricionalmente adecuadas y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades. Si están bien planificadas, son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluido el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia".


Es posible criar a un niño vegano sano, lo importante es tener las herramientas y las pautas necesarias para hacerlo de la forma adecuada y consultar a un dietista - nutricionista que resuelva cualquier duda que pueda surgir.
La ingesta de colesterol y grasas saludables de los niños vegetarianos suele ser sustancialmente menor con respecto a los que llevan una dieta omnívora y una ingesta superior de frutas, verdura y fibras. Está probado también que, por regla general, los niños vegetarianos son más delgados y poseen unos niveles más bajos de colesterol en sangre.

La mayoría de las pautas y recomendaciones generales que hay que seguir son aplicables a niños con una alimentación omnívora. La alimentación infantil debe ser adecuada, suficiente, completa y variada.


  • Variedad: elegir entre un amplio abanico de alimentos (frutas, verduras, legumbres, cereales, frutos secos, semillas,...) a ser posible de temporada.
  • Reducir el consumo de productos con bajo aporte nutricional  y alto aporte energético, que además, suelen ser ricos en grasas poco saludables, azúcar y/o sal, como bollos, galletas, golosinas, snacks, zumos,...
  • La grasa a utilizar preferentemente debe ser el aceite de oliva virgen extra, a ser posible en crudo.
  • Utilizar sal yodada (con moderación, a partir de los 8 meses aproximadamente.
  • Los alimentos ricos en hierro deben estar acompañados con una fuente de Vitamina C, de forma que la absorción del hierro sea mayor. Sólo se debe suplementar el hierro cuando el pediatra así lo aconseje y en la dosis pautada por este.
  • Leche materna: la lactancia materna es la mejor forma de aportar a los niños los nutrientes necesarios para un crecimiento y desarrollo saludables. La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses.
    A partir de entonces, se recomienda ofrecer al bebé alimentos seguros y apropiados para la edad, ofreciendo primero el pecho. Es recomendable alargar la lactancia materna hasta los 2 años o más.

En cuanto al calendario de incorporación de alimentos no hay diferencias con  respecto a los bebés no veganos. Los alimentos se irán introduciendo de forma escalonada en días diferentes, de uno en uno y en cantidades muy pequeñas para poder valorar la tolerancia del bebé.
No es necesario seguir estrictos calendarios que indican los alimentos exactos en momentos determinados. Lo más importante es que esta incorporación se haga de manera paulatina.
Tampoco es necesario que los alimentos se ofrezcan exclusivamente en forma de papilla. Se puede dar al bebé alimentos en pequeños trocitos (plátano, zanahoria, calabacín, fruta blandita, pan...)
En la etapa infantil, hay que tener en cuenta que el aporte nutricional debe ser mayor que en otra etapas de la vida ya que se encuentran en pleno crecimiento, pero su estómago todavía es pequeño, por lo que es necesario ofrecer al niño alimentos con alta densidad nutricional.

Según la ADA, el crecimiento de los niños veganos es similar al de los niños no veganos. Tan sólo se ha observado un crecimiento deficiente en niños con dietas muy restrictivas, como crudiveganas o frugívoras, que desaconsejan a estas edades. Con respecto a la adolescencia, el crecimiento entre los veganos y los no veganos también es similar.

Estudios recientes indican que tampoco hay diferencia en cuanto a la aparición de la menarquía (1ª menstruación) en las adolescentes. De hecho, según la ADA, las dietas veganas parecen ofrecer algunas ventajas nutricionales para los adolescentes, ya que su consumo de fibra, hierro, ácido fólico, vitamina A y vitamina C suele ser mayor que el de los adolescentes no veganos.


Las proteínas suelen ser uno de los puntos que generan más dudas o desconfianza cuando un niño sigue una dieta vegana, a pesar de que su déficit es muy raro, incluso entre los veganos, siempre que tengamos a mano un amplio abanico de alimentos.
Las proteínas son moléculas constituidas a partir de unidades más pequeñas llamada aminoácidos. Se considera que hay 8 aminoácidos que el cuerpo humano no es capaz de sintetizar (producir por si mismo). Estos 8 aminoácidos denominados esenciales son: isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina, aunque los niños necesitan también aporte de histidina y se cree que también taurina.
La ingesta media de proteínas generalmente cubre o excede la recomendación, que en niños es de 1 gr de proteína por Kg. de peso corporal. Las proteínas no son monopolio de los productos de origen animal. Según la ADA "los niños veganos puede que tengan una necesidades proteicas algo superiores debido a las diferencias en cuanto a digestibilidad proteica y a la composición proteica y a la composición de aminoácidos, pero dichas necesidades proteicas generalmente son satisfechas cuando las dietas tienen un adecuado aporte energético y una variedad de alimentos vegetales". 

Tempeh
En el caso de los niños veganos, se les puede ofrecer otro tipo de alimentos proteicos diferentes a los de origen animal, como el tofu, tempeh, quinoa, legumbres a las que se les habrá retirado la piel previamente, o cremas de frutos secos, preferiblemente de elaboración casera.
Tampoco es necesario combinar diferentes tipos de proteína en una misma ingesta para mejorar la biodisponibilidad de estas. Hasta no hace mucho se creía que era necesario tomar en una misma comida alimentos proteicos con diferentes aminoácidos para formar una proteína "completa" como lentejas (pobre en metionina) con arroz (pobre en lisina). 
Hoy por hoy sabemos que esa teoría no es cierta, y que no es necesario hacer "malabares" para conseguir un aporte idóneo de proteínas en la dieta.

La ADA habla de 5 micronutrientes específicos a los que presta especial atención si se va a seguir una dieta vegana: calcio, vitamina D, zinc, hierro y B12.
En cuanto al calcio y la vitamina D, son dos micronutrientes que van "de la mano" y poseen una función determinante para mantener una buena salud ósea. Es necesario tener un nivel adecuado de vitamina D para una correcta fijación del calcio. 
Los productos lácteos no son la única fuente de la que disponemos de calcio. Podemos encontrar alimentos vegetales ricos en calcio, como las legumbres, semillas de sésamo, frutos secos, verduras de hoja verde, brócoli, tofu, tempeh...
Tampoco es mala idea incluir en la dieta alimentos enriquecidos. El consumo diario de estos alimentos asegura un buen aporte de calcio en la dieta. En cuanto a la vitamina D, el cuerpo humano es capaz de sintetizarla con una exposición moderada al sol, ya que la piel es la principal fuente de producción. En caso de vivir en una zona con poca exposición solar sería necesario valorar su suplementación, pero esta recomendación sería aplicable también a niños no veganos. Por eso, hasta los 2 años sería prudente suplementar o tomar alimentos enriquecidos en vitamina D, ya que la exposición solar directa no está recomendada, por el riesgo que conlleva.

Aunque la ADA destaca el zinc como uno de los micronutrientes a tener más en cuenta, lo cierto es que su deficiencia no es común en el mundo occidental, por la gran variedad de alimentos de los que se dispone.
El hierro es otro de los micronutrientes que más preocupan a la hora de seguir una dieta vegana. No obstante, diversos estudios demuestran que en los países occidentales los veganos no presentan mayores tasas de deficiencia de hierro que los no veganos. 

Muchos de los alimentos cotidianos de la dieta de los veganos tienen cantidades similares o incluso superiores a los de origen animal, por lo que alcanzar los niveles recomendados no es difícil. Tan solo hay que procurar que estos alimentos vayan acompañados de una buena fuente de vitamina C, para facilitar su absorción.

Como último punto cabe destacar el consumo de ácidos grasos EPA y DHA. Estos ácidos grasos no son esenciales en la dieta, aunque siempre se los ha relacionado con una buena salud cardiovascular, y en el caso de los niños con un óptimo desarrollo cerebral y visual. Actualmente no hay consenso sobre este tema y la suplementación no está recomendada. 
A pesar de que los veganos tienen una menor concentración en sangre de estos ácidos grasos, esta baja tasa no parece tener repercusión, ya que los veganos tal y como demuestran diversos estudios epidemiológicos, tienen un menor riesgo cardiovascular que los no vegetarianos.


 Vitamina B12, esencial


Es importante hacer una mención especial sobre todo a la vitamina B12, que en las dietas veganas es de obligada suplementación, ya que la vitamina B12 no se encuentra de manera natural en los alimentos de origen vegetal.

Los niños son especialmente vulnerables al déficit de B12 y las consecuencias sobre la salud del niño pueden ser irreversibles.
Existen suplementos en gotas, muy fáciles de administrar a bebés o niños pequeños. Hasta los 6 meses la leche materna aporta la cantidad necesaria de B12 (por eso es imprescindible que la madre se suplemente). Las leches de fórmula también llevan la B12 necesaria para el bebé, pero en cuanto se comienza con la alimentación complementaria es imprescindible suplementar.



En caso de dietas ovolactovegetarianas se debería  suplementar si no se alcanzan las dos raciones diarias de lácteo/huevo. En cualquier caso, siempre es preferible la suplementación antes que desplazar la ingesta de otros alimentos al abusar de lácteos o huevos.

De nuevo ante cualquier duda, lo más aconsejable es consultar con un dietista-nutricionista que solvente cualquier pregunta que pueda surgir.








Información facilitada por el equipo de nutricionistas de Sbeltary Natural Diet.


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


Translate