viernes, 23 de marzo de 2018

La col Kale

El Kale es una variedad de la especie Brassica oleracea, como lo son la col de Bruselas, el brócoli y la coliflor.

El Kale es una verdura de hoja verde oscura estrechamente relacionada con la berza. Este vegetal fue uno de los más comunes en Europa hasta finales de la Edad Media.

En la Segunda Guerra Mundial aumentó drásticamente su popularidad de nuevo, ya que era fácil de cultivar y extremadamente nutritivo.

Durante años ha sido principalmente un alimento para animales, pero recientemente ha despertado admiración, especialmente en Estados Unidos, donde llaman Kale a diversas cultivares de col rizada.
El Kale, como la col de Bruselas, el brócoli y la coliflor, es una variedad de la especie Brassica oleracea
Es un vegetal que se adapta a la mayoría de los climas, y por ello está presente en las cocinas de todo el mundo.
En zonas frías, cuando el Kale está expuesto a heladas, produce hojas con un sabor particularmente dulce y una textura suave.


Beneficios
El clásico refrán "con huerta y verdura alejas la sepultura" cobra aún más sentido si hablamos de la col Kale. Está llena de poderosos nutrientes, vitaminas, minerales y antioxidantes, que ofrecen el 113% de la ingesta diaria de vitamina A. Y no solamente esto, sino que sus beneficios para la salud son tan extensos que se le considera un superalimento:
  • Bajo en calorías y rico en nutrientes.

  • Es una excelente fuente de vitamina C (muchas más vitamina C que la naranja)

  • Ayuda a acelerar la recuperación de los resfriados y la gripe.

  • La col Kale contiene más cantidad de hierro  que la carne roja. El hierro permite la maduración de los glóbulos rojos, que son esenciales para transportar oxígeno por todo el cuerpo.

  • Es rica en fibra, ideal para proporcionar una buena salud digestiva.

  • Se cree que reduce los niveles de colesterol malo en la sangre y aumenta los niveles de colesterol bueno. Este equilibrio ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas.


Valor nutricional por 100 g
49 kcal, 3 g de proteína, 0 g de grasas, 10 g de carbohidratos, 1.5 g de fibra.

Información facilitada por A. Vogel


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


jueves, 15 de marzo de 2018

Bacterias Vs virus: las 7 diferencias

Bacterias

  • Pueden ser beneficiosas para la salud.
  • Pueden verse con un microscopio óptico.
  • Se multiplican por división y pueden vivir en superficies no vivas.
  • Se combaten con antibióticos
  • Las afecciones que causan suelen durar más de 7 días y el malestar va in crescendo con el tiempo.
  • Se concentran en lugares específicos del cuerpo y el dolor se suele padecer en una zona concreta.
  • Cuando afectan al sistema respiratorio, la mucosidad que produce su infección es más espesa y de color oscuro.
Virus

  • Siempre son nocivos para la salud.
  • Son mucho más pequeños que las bacterias y por tanto solamente pueden detectarse por microscopía electrónica.
  • Para poder vivir atacan a otras células de un huésped vivo, planta o animal, donde se replican y buscan nuevas células para infectar
  • Se combaten con antivirales o vacunas; nunca con antibióticos.
  • La mayoría de las afecciones que causan se suelen extender de 3 a 10 días, y el malestar es máximo los primeros días y va mejorando con el tiempo.
  • Se suelen expander por todo el cuerpo produciendo malestar generalizado.
  • Cuando afectan al sistema respiratorio, la mucosidad que produce su infección es de textura líquida y de color claro.

miércoles, 7 de marzo de 2018

Omega 3 + embarazo + lactancia

Un estudio llevado a cabo por investigadores estadounidenses y canadienses afirma que los ácidos omega-3 durante el embarazo incrementan las habilidades motoras y cognitivas del bebé adulto.


El consumo de ácidos grasos omega-3 durante la gestación y la lactancia es fundamental para el desarrollo neurológico y el crecimiento del recién nacido.

Los omega-3 reducen hasta 2,6 veces el riesgo de hipertensión asociada al embarazo, mejoran las funciones posturales, motoras y sociales de los bebés prematuros y tienen un efecto positivo en el desarrollo mental del recién nacido de bajo peso.

Se sabe que, por el contrario, la deficiencia de ácidos grasos esenciales condiciona una alta mortalidad perinatal y puede provocar serias alteraciones del crecimiento, cambios en el comportamiento y en el aprendizaje y disminución de la agudeza visual. En algunos estudios se han relacionado las bajas concentraciones de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga con una gestación más corta y menores perímetros cefálicos en recién nacidos.

Los ácidos grasos desempeñan funciones muy importantes en la gestación, lactación y la infancia, ya que son constituyentes de los fosfolípidos de las membranas celulares y forman parte de las estructuras neurales. 
Las necesidades de estos ácidos grasos se incrementan durante estos periodos puesto que son fases de crecimiento y desarrollo del tejido celular.


En consecuencia, las necesidades de ácidos grasos esenciales de la mujer embarazada y del feto, así como de los niños lactantes, son muy elevadas.
Especialmente durante el tercer trimestre de gestación donde los requerimientos fetales son muy altos debido al crecimiento del tejido nervioso y al desarrollo y diferenciación de las neuronas. 
Hay estructuras especializadas del tejido nervioso que contienen muchos ácidos grasos omega-3, como por ejemplo la retina cuya células contienen un 60% de DHA, un ácido graso omega-3 de cadena muy larga, que se forman principalmente en el tercer trimestre del embarazo y también durante el primer año de vida.


COMO OBTENERLO
Los ácidos grasos omega-3 se encuentran en ciertos tipos de pescados, nueces y aceites vegetales.
Salmón, arenque, sardinas o trucha de agua dulce son pescados ricos en ácidos grasos omega-3, que proporcionan la cantidad de DHA que la embarazada necesita. 
También se pueden obtener los ácidos grasos omega-3 del atún blanco o albacora.


Los ácidos grasos omega-3 también se encuentran en los aceites vegetales como los de soja y oliva. Los aceites de pescado, las nueces y la linaza también son ricos en ácidos grasos. Se pueden comprar ciertos alimentos como el jugo de naranja, leche y huevos con DHA añadido.

Si no ingiere suficientes cantidades de omega-3 de los alimentos, otra opción es tomar una multivitamina o un suplemento con al menos 200 mg de DHA. 
Al igual que con todos los suplementos, hable con su profesional médico antes para cerciorarse de que sea una buena opción para usted.


Información facilitada por la revista SALÚdable


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


jueves, 1 de marzo de 2018

Psoriasis, consejos para controlar sus desencadenantes

Puede reducir los brotes al aprender a detectar las causas que empeoran la psoriasis. Siga estos consejos para mantener la condición de la piel bajo control


ESTRÉS
Es uno de los desencadenantes más comunes. El estrés pone tu cuerpo en un modo de protección. Envía los productos químicos que causan la inflamación.

¿Qué puedes hacer?
Prueba ejercicio, yoga o masaje, o disfruta con tus aficiones, pueden aliviar su estrés. Lo mismo sucede con las técnicas como la relajación muscular, la respiración centrada y la meditación consciente.


GOLPES Y CORTADURAS
Si tu piel se lesiona podría reactivar la psoriasis en ese área. Los médicos llaman a esto "fenómeno de Koebner".

Lo que puedes hacer:
Reducir las actividades que podrían crear fricción o protegerte la piel de la zona previamente.
Si sufres una lesión en la piel y notas que empieza un brote en esa zona, trátalo inmediatamente.


MEDICAMENTOS
Algunos medicamentos pueden desencadenar la psoriasis, como los utilizados para tratar la presión arterial alta, el trastorno bipolar y otras afecciones. Incluso un anti-inflamatorio de venta libre como el ibuprofeno puede causar una reactivación. 

Lo que puedes hacer:
Fíjate bien en las indicaciones en el prospecto de los medicamentos.


FUMAR
Fumar puede hacer que un brote de psoriasis sea peor y más difícil de controlar, además de poder propiciar dichos brotes por mecanismos que no están del todo bien estudiados.

Lo que puedes hacer:
Trata de reducir el consumo dejar de fumar. Si necesitas ayuda para dejar de fumar consulta con un profesional.


ALCOHOL
Beber puede empeorar la psoriasis de la piel. También puede interferir en el correcto funcionamiento de los fármacos que estés tomando. Hay un vínculo entre el consumo excesivo de alcohol y la psoriasis, pero no está claro por qué.

Lo que puedes hacer:
Pregunta a tu profesional de la salud si el alcohol interferirá con tu tratamiento. Procura beber lo menos posible o reducir la dosis durante un brote.


INFECCIONES
Algunas infecciones, como la faringitis estreptocócica, pueden desencadenar la psoriasis. 
Un dolor de oído, bronquitis, o una infección respiratoria también pueden causarlo.

Lo que puede hacer:
Pregunta a tu profesional de la salud si debes considerar la extirpación de las amígdalas si tiene la condición a menudo.


CAMBIOS DE CLIMA
Cuando el clima es más frío y más seco, la psoriasis tiene a aumentar. La mayoría de las personas ven que su piel está mejor que en verano y peor en invierno.

Lo que puedes hacer:
Usar cremas hidratantes. Un humidificador en tu dormitorio también puede ayudar.


Información facilitada por la revista SALÚdable

Translate