jueves, 20 de julio de 2017

10 superalimentos para cuidarte

En la alimentación está la base de nuestro bienestar. Una dieta sana, equilibrada y lo más variada posible contribuye a mantener y promocionar nuestra salud. Sin embargo, la sociedad actual parece haberse olvidado de ello. Muchas veces saciar nuestro apetito sin más es la prioridad, cuando deberíamos poner por delante que el fin de la comida es el de nutrir nuestro organismo.
Alimentos preparados, grasas, fritos y dulces son  más rápidos y, en ocasiones, más baratos y dejan atrás a una alimentación saludable.

En nuestra mano está el cambiar nuestra dieta, seguir una alimentación diversa y equilibrada que cubra las necesidades energéticas y nutritivas de nuestro organismo, variables en función de la edad, el sexo o el estilo de vida. Además, podemos complementarla con algunos alimentos que destacan por su elevado potencial nutritivo. Son los conocidos como "superalimentos" que nos aportan antioxidantes, fibra, proteínas, grasas saludables, vitaminas y minerales en diferentes proporciones.


CHÍA (Salvia hispanica L.)
Originaria de Centroamérica. Es la mayor fuente vegetal de ácidos grasos insaturados Omega 3. Su riqueza en mucílagos la hacen destacar por su alta contenido en fibra. Sus semillas son, además, fuente de aminoácidos y antioxidantes de alta calidad.





MACA (Lepidium meyenii)
Es una raíz que ya utilizaban los incas, quienes la consideraban una planta con propiedades "mágicas" porque daba energía, vitalidad, y fecundidad. Además de por sus cualidades nutritivas, destaca por sus propiedades adaptógenas, vigorizantes y afrodisíacas.



ESPIRULINA (Arthrospira platensis)
Es una cianobacteria consumida como superalimento desde hace miles de años. Los aztecas ya lo consumían y, en la actualidad, se utiliza en las misiones espaciales de larga duración debido a su perfil nutricional. Aporta proteínas y fibra y su contenido de grasas es bajo.



ALPISTE (Phalaris spp)
Es un cereal perteneciente a la familia de las gramíneas y entre sus características nutricionales destaca su alto contenido de proteínas y fibra. Contribuye a mantener los niveles de colesterol y azúcar en el organismo. Es, además, un buen diurético y depurativo.



MORINGA (Moringa oleifera)
Es conocida como el "árbol milagroso" porque cada parte (raíz, hojas, frutos verdes, semillas, raíces y flores) tiene usos y aplicaciones. Crece en condiciones extremas de sequía. Las hojas son uno de los alimentos más completos que se conocen. Secas tienen diez veces más cantidad de vitamina A que la zanahoria, 15 veces más potasio que los plátanos y 25 veces más hierro que las espinacas.




COMINO NEGRO (Nigella sativa)
Es popularmente conocido como una especia debido a sus características aromáticas; también presenta una equilibrada combinación de proteínas y grasas insaturadas. Es fuente de fibra, antioxidantes y oligoelementos como el hierro. Son semillas que pueden ayudar en el proceso digestivo.


HONGOS
Durante cientos de años, la Medicina Tradicional China ha empleado determinados hongos como el shiitake, el maitake, el reishi y el pleurotus como parte de su dieta para mejorar el estado de personas convalecientes. Destacan por su propieadades inmunoestimulantes y por ayudar a mantener la salud cardiovascular.


SEMILLAS DE CÁÑAMO (Cannabis sativa)
También conocidas como cañamones, contienen proteínas consideradas de alto valor biológico, ya que contienen todos los aminoácidos esenciales. Además, son proteínas que se caracterizan por su fácil digestibilidad. Las semillas de cáñamo son también una importante fuente de ácidos grasos insaturados Omega 3. Destacan también por ser fuente de fibra.


QUINOA (Chenopodium quinoa)
Fue uno de los principales alimentos de los pueblos australes. Se caracteriza tanto por presentar un excepcional equilibrio de los principales nutrientes: proteínas, grasas e hidratos de carbono, como por su elevado contenido en minerales y vitaminas.




CLORELLA (Chlorella pyrenoidosa)
Es un alga unicelular de agua dulce. Es el alimento con mayor porcentaje de clorofila lo que le proporciona sobresalientes propiedades detoxificantes. Además, ayuda a eliminar sustancias nocivas de nuestro organismo como los metales pesados.




Información facilitada por Qualitas Vitae


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


jueves, 13 de julio de 2017

Green Detox de Plantis

Nuestro entorno nos obliga muchas veces a llevar un estilo de vida que se traduce en un ritmo
enloquecido para poder cumplir en el trabajo y en el hogar, etc. relegando nuestro cuidado al
último lugar de manera que descuidamos la alimentación.
Una alimentación inadecuada (exceso de grasas y proteínas, poca ingesta de líquidos) nos lleva a
una disminución de nuestro potencial natural de defensa frente al estrés oxidativo, de manera que
el nivel de radicales libres en nuestro organismo es muy elevado y consecuentemente se produce
un envejecimiento metabólico.

Con GREEN DETOX PLANTIS aportamos todos los nutrientes de un concentrado de más de 30
frutas, algas y verduras junto un complejo enzimático consiguiendo un superalimento rico en vitaminas,
minerales y antioxidantes. Con GREEN DETOX al mismo tiempo que nutrimos, también
purificamos el organismo.
Podemos agrupar los componentes de GREEN DETOX PLANTIS en 5 grupos:

MEZCLA VERDE:
alga spirulina (Arthrospira platensis), trigo (Triticum aestivum), cebada (Hordeum vulgare L.),
chlorella (Chlorella vulgaris), ortiga (Urtica dioica.

MEZCLA DE FRUTAS Y BAYAS:
manzana (Malus domestica), acerola (Malpighia glabra), extracto de fruto de arándano (Vaccinium
myrtillus), arándano en polvo (Vaccinium sp), mirtilo (vaccinium macrocarpon).

MEZCLA DE VERDURAS:
zanahoria (Daucus carota), remolacha (Beta vulgaris), tomate (Lycopersicum esculentum), perejil
(Carum petroselinum), espinaca (Spinacia oleracea), col rizada (Brassica oleracea acephala), col
(Brassica oleracea).

MEZCLA DE PLANTAS BIO-ACTIVAS Y ENZIMAS:
brocoli (Brassica oleracea italica), hongo reishi (Ganoderma lucidum), hongo maitake (Grifola
frondosa), coliflor (Brassica oleracea botrytis), col verde (Brassica oleracea acephala), hongo
shiitake (Lentinus edodes), hongo cordyceps (Cordyceps militaris), complejo enzimático (proteasa,
amilasa, bromelaina, celulasa, lactasa, papaina, lipasa.

MEZCLA DE EXTRACTOS + VITAMINA B6:
alcachofa (Cynara scolimus), cola de caballo (Equisetem arvense), abedul (Betula pendula), café
verde (Coffea arabica), cardo mariano (Sylibum marianum), alfalfa (Medicago sativa), ulmaria (Spiraea ulmaria), boldo (Peumos boldus), sauco (Sambucus nigra), diente de león (Taraxacum officinale), bardana (Arctium lappa), té verde (Camellia sinensis), clorhidrato de piridoxina – vitamina B6


CARACTERÍSTICAS DEL PRODUCTO
Ingredientes:
Maltodextrina, concentrado green super food: alga spirulina (Arthrospira platensis), trigo (Triticum

aestivum), cebada (Hordeum vulgare L.), chlorella (Chlorella vulgaris), ortiga (Urtica dioica), manzana (Malus domestica), acerola (Malpighia glabra), extracto de fruto de arándano (Vaccinium myrtillus), arándano en polvo (Vaccinium sp), mirtilo (vaccinium macrocarpon), zanahoria (Daucus carota), remolacha (Beta vulgaris), tomate (Lycopersicum sculentum), perejil (Carum petroselinum), espinaca (Spinacia oleracea), col rizada (Brassica oleracea acephala), col (Brassica oleracea), brocoli (Brassica oleracea italica), hongo reishi (Ganoderma lucidum), hongo maitake (Grifola frondosa), coliflor (Brassica oleracea botrytis), col verde (Brassica oleracea acephala), hongo shiitake (Lentinus edodes), hongo cordyceps (Cordyceps militaris), complejo enzimático (proteasa, amilasa, bromelaina, celulasa, lactasa, papaina, lipasa), concentrado de extractos de: alcachofa (Cynara scolimus), cola de caballo (Equisetem arvense), abedul (Betula pendula), café verde (Coffea arabica), cardo mariano (Sylibum marianum), alfalfa (Medicago sativa), ulmaria (Spiraea ulmaria), boldo (Peumos boldus), sauco (Sambucus nigra), diente de león (Taraxacum officinale), bardana (Arctium lappa), té verde (Camellia sinensis), clorhidrato de piridoxina – vitamina B6, aromas de kiwi, edulcorante (sucralosa).



Información facilitada por Plantis



La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


jueves, 6 de julio de 2017

STOP a la caída del cabello


La caída del cabello es uno de los problemas que más preocupa tanto a los hombres como a las mujeres. Su pérdida puede presentar no sólo un problema estético, sino que además puede suponer un serio motivo de alteraciones en la calidad de vida y en la autoestima de las personas que la padecen.

Se considera normal una pérdida diaria entre 80 y 100 pelos, por encima de 125-150 cabellos perdidos al día ya se considera anormal.

Un aspecto muy importante que debemos tener presente respecto a la caída del cabello, es que para que los tratamientos resulten más eficaces deben iniciarse en las fases iniciales de la caída, mientras los folículos pilosos se mantengan activos, aunque mucho mejor es prevenir la caída cuando aún no ha aparecido de forma manifiesta.
Además no debemos olvidar que al ser un problema crónico deberán realizarse tratamientos de manera más o menos continuada.

En los últimos años, nuevas investigaciones han puesto de relieve la importancia y contribución en la caída del cabello, no sólo del conocido factor hormonal y hereditario, sino también de otra serie de factores fisiopatológicos.

Las alteraciones hormonales son uno de los elementos que mayor influencia tiene en la caída del cabello. Los andrógenos y principalmente la dihidrotestosterona (DHT), son las hormonas que atrofian y debilitan el pelo, siendo responsables de su caída en personas genéticamente predispuestas.


El exceso de DHT origina la denominada alopecia androgenética o calvicie común responsable de la caída de pelo en el 50% de los hombres alrededor de los cincuenta años, que llega al 70% en edades más tardías. En las mujeres su prevalencia es sólo del 6% antes de los cincuenta años, pero se incrementa también con la edad.

En cualquier caso, además de los desequilibrios hormonales hay otros factores que afectan a la caída del cabello y que deben ser tenidos muy en cuenta si queremos iniciar un tratamiento que realmente sea efectivo.

  • La microinflamación en los folículos pilosos.
  • La seborrea
  • El estrés, físico y emocional y la ansiedad.
  • Los déficits nutricionales, dado que la salud del pelo depende principalmente del aporte de suficientes nutrientes al folículo piloso.
  • Procesos oxidativos. El cuero cabelludo y los folículos pilosebáceos también pueden sufrir la acción de los radicales libres.


La fitoterapia nos puede ayudar a combatir la caída del cabello. Hay que tener en cuenta todos los factores que provocan la pérdida del pelo para establecer un tratamiento integral y mucho más efectivo.
  • El sabal (Sabal serulata) y el ciruelo africano (Pygeum africanum Hook) son plantas que presentan una acción antiandrogénica. Son bloqueadores naturales de la hormona DHT y, por tanto, son una alternativa segura y efectiva para frenar la caída del cabello e, incluso, contribuir a la repoblación parcial.
  • El escaramujo, en concreto sus frutos, tienen una potente acción antiinflamatoria que ayuda a los folículos a luchar contra la actividad inflamatoria que contribuye a la caída del cabello.
  • Plantas con acción sedante como la pasiflora (Passiflora incarnata L.) nos ayudarán a combatir el estrés y la ansiedad.
  • Para bloquear la acción de los radicales libres, responsables del envejecimiento de los folículos pilosos se aconsejan las semillas de uva y las catequinas del té verde. Ambas tienen efecto antiinflamatorio y su capacidad para reforzar la microcirculación. Eso favorece la llegada al bulbo piloso de los nutrientes necesarios para que crezca el pelo.

Si además suplementamos el tratamiento con vitaminas, minerales y aminoácidos que están involucradas en el metabolismo folicular podemos ayudar a controlar la caída del cabello y aportarle mayor fuerza.

Aunque la caída del cabello es un problema común en hombres y mujeres, sin embargo, presenta aspectos diferentes en unos y otras y, por tanto, el tratamiento también debe ser distinto.
En los hombres, la testosterona es el mayor precursor de la hormona DHT. El mayor problema al que se enfrentan los hombres es que en ese proceso se produce un aumento de la testosterona que provoca un exceso de estrógenos (a través de la enzima aromatasa). Para afrontarlo se aconseja complementar el tratamiento con plantas que presenten una acción antiestrogénica como el epilobio (Epilobium parviflorum Schreber) 

En las mujeres, en cambio, se aconsejan suplementos con isoflavonas porque, a diferencia de los hombres, se produce un descenso importante de los niveles de estrógenos que son los que estimulan el crecimiento del pelo.


LA ALIMENTACIÓN TE AYUDA



Una dieta equilibrada te puede ayudar a fortalecer el cabello y evitar su caída Debes consumir alimentos en los que no falten determinados nutrientes.
  • Vitamina B6, presente en las legumbres, el plátano, el pimiento o la patata.
  • Vitamina B8, se encuentra en la yema del huevo, la coliflor o los guisantes, y en algunas frutas como uvas, sandías o fresas.
  • Hierro, presente en el marisco, en lentejas y garbanzos, acelgas, espinacas y frutos secos.
  • Zinc, ostras, crustáceos y moluscos son ricos en este material. Las berenjenas, la borraja o los espárragos también lo contiene.
  • Cobre, se encuentra en los guisantes y algunos frutos secos como almendras, nueces y cacahuetes.

CONSEJOS PARA EL CUIDADO DEL CABELLO
  • Procura secarlo con una toalla y a toques suaves.
  • Utiliza peines de cerdas naturales.
  • Mantén las puntas saneadas cortándolas cada 2 o 3 meses.
  • Reduce el uso de gomas y horquillas que debilitan el pelo al aumentar la presión.


Isabel Molinero. Dpto médico de Soria Natural.


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


viernes, 30 de junio de 2017

Digestión fácil


Una buena digestión nos garantiza salud, confort y bienestar. Un buen funcionamiento del canal digestivo nos ayuda, no sólo a asimilar de manera correcta los nutrientes sino a eliminar las toxinas que el cuerpo no necesita.


Lo primero que debemos hacer es empezar por la buena alimentación. Comer en un ambiente relajado y tranquilo y libre de distracciones. Masticar adecuadamente para evitar la ingesta de aire y evitar el agua durante la comida.

Una mala digestión puede ser debida a que no se segregan las cantidades necesarias de enzimas y jugos digestivos en el momento adecuado, con lo que se sufren molestias de diferente tipo: gases, estreñimiento, problemas de hígado, falta de absorción de nutrientes...

Otras causas son factores como alimentación inadecuada, estrés, abuso de grasas, etc., todos ellos obstáculos para que el organismo funcione como debe.
Podemos ayudarnos con la fitoterapia y más concretamente con algunos complementos alimenticios a base de plantas frescas de cultivo ecológico controlado y de recolección silvestre, reforzados con extractos de yemas y brotes jóvenes.
Por ejemplo, cardo mariano, boldo, alcachofa, yemas de romero y brotes de enebro que ayudan a la digestión.

Cardo mariano
El cardo mariano destaca por ser una planta antioxidante que ayuda a regenerar las células del hígado y a eliminar las sustancias tóxicas gracias a la silimarina que contiene. El boldo nos ayuda a relajarnos, ya que el estrés es una de las mayores causas de problemas digestivos.

La alcachofa y el diente de león actúan de tónicos digestivos, ayudando en la hiposecreción gástrica y trastornos ligados a la digestión, como estreñimiento e hígado perezoso.

Las yemas de romero mejoran la digestión y los dolores estomacales. Los brotes de enebro favorecen la expulsión de gases, mejoran las digestiones lentas y depuran las toxinas.

En resumen, debemos intentar:

  • Comer despacio y masticar bien (sin distracciones)
  • Saborear las comidas
  • Comer sin estrés y procurando hacerlo siempre a las mismas horas
  • Incrementar el consumo de fibra
  • Fomentar la eficacia de la digestión con los suplementos adecuados.


Cristina Conde, farmacéutica y experta universitaria en dietética y nutrición.


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


Translate