jueves, 22 de noviembre de 2018

La importancia del huerto escolar




Tener un huerto parece ser un práctica muy usual en el día a día de las escuelas infantiles e incluso en los colegios. Pero ¿por qué se crean estos huertos? ¿Cuál es la justificación de su importancia? ¿Qué aprenden los niños y los adultos?
Estos son algunos interrogantes con sus respectivas respuestas.


Dentro del área del conocimiento del mundo (en el caso de la educación infantil), en el estudio del conocimiento del medio (si se considera el primer ciclo) y en las Ciencias Naturales (en el caso de los siguientes ciclos), la educación ambiental es un área del agrado de todos los niños/alumnos por la curiosidad innata que estas áreas despiertan.

Los temas relacionados con el medio ambiente son transversales a todas las otras áreas/disciplinas del currículum y están interralacionadas, siendo también una forma de abordar las ciencias. La escuela debe abordar la educación ambiental de una forma sistemática y transversal en todos los niveles de la enseñanza para que podamos tener ciudadanos conscientes del mundo en el que vivimos.

Desde la primera infancia, los niños empiezan a observar y a sentir el mundo que les rodea. Observan la naturaleza, muestran curiosidad en saber más y son un buen medio de comunicación y formación para las familias.

Los niños, al mostrar y decir a sus familiares cómo se debe actuar sobre una determinada situación, "les obligan" a proceder de esa forma. Es decir, los niños transmiten a las familias lo que aprenden en la escuela y así, son un gran medio para abordar temas importantes, siendo uno de ellos el de la alimentación sana.

La huerta como estrategia educativa transversal

Para promover el consumo de alimentos naturales producidos en la tierra, la mejor forma de aprendizaje que se puede proporcionar a los niños es a través de la práctica y, en ese contexto, la huerta es un excelente recurso.
A través de ella los niños tienen contacto con la tierra, con las semillas, con las plantas, con algunos utensilios agrícolas y también se sienten valorados al realizar algunas tareas de adultos.

A los niños les gusta mucho jugar con la tierra y muestran curiosidad por los acontecimientos relacionados con el ciclo de las plantas y los insectos que se encuentran en las huertas, aunque algunos niños no aprecian las verduras y los vegetales. La huerta es también una gran estrategia para familiarizar al niño con estos alimentos que deben formar parte de una alimentación sana.

Como todas las áreas de los saberes están interconectadas, estas es además una forma del educador/profesor de promover la alfabetización científica, es decir, los conocimientos científicos.
Los niños/alumnos son incentivados a usar el pensamiento crítico, a cuestionar y a reflexionar, teniendo contacto con las experiencias reales y constatando con la teoría los resultados a los que llegaron a través de la experimentación.

Así los niños/alumnos, al realizar sus experimentos en la huerta:
  • Observan el proceso de desarrollo de las hortalizas.
  • Perciben el ciclo de vida de una planta
  • Identifican olores y sabores
  • Aprenden cómo es el proceso de germinación de una semilla
  • Empiezan a tener contacto con términos técnicos (como clima, suelo, fertilizantes, energía, alimentación y subsistencia)
  • Aprenden la historia y origen de los diferentes cultivos.
 La prioridad no es producir grandes cantidades de verdura, sino cultivar verduras variadas, sanas y ricas, y de paso aprender sobre el entorno en el que vivimos, entender las relaciones y dependencias que tenemos con él, poner en práctica actitudes y hábitos de cuidado y responsabilidad medioambiental y decidir sobre nuestras alimentación y salud.

Cuando no hay espacio para un huerto

Algunas escuelas no disponen de un espacio con tierra que pueda ser transformado en una huerta. En estos casos, siempre habrá la posibilidad de conseguir crear una huerta recurriendo a cajas y recipientes, com por ejemplo cajones grandes, maceteros, botellas de plástico, vasos, etc..., donde se colocará tierra y posteriormente las semillas o las plantas que se deseen. En este caso se debe prestar siempre atención al tamaño que la planta podrá alcanzar y al recipiente usado.

También se podrá crear un pequeño invernadero, donde permanecerán al abrigo algunas plantas que más tarde serán transplantadas a la huerta.

El huerto no debe ser necesariamente grande, sino que debe ser accesible a los estudiantes para que ellos realicen prácticas agrícolas como es la preparación del terreno, métodos de siembra, el riego, cuidado de las plantas, procesos de recolección de los frutos, control de malezas y plagas.

Asimismo, para la creación de una huerta no se necesitan muchos recursos, ya que podrán utilizarse varios materiales de desperdicio. Por ejemplo, una manera fácil de recoger semillas es pedir a los niños/alumnos que cuando coman fruta, si es posible, guarden las semillas. Así, cuando sea oportuno, puedan colocar esas semillas en la tierra y verificar lo que sucede a lo largo del tiempo.

El huerto como forma de intercambio

La huerta también podrá servir como forma de intercambio con otras escuelas, compartiendo fotos de la evolución de las plantaciones y comunicándose para que sepan quién ofreció las semillas, dónde las compraron, etc...

El intercambio con otras clases de la misma escuela podrá tener como sugerencia de actividad encuentros y visitas entre los grupos. En estos encuentros los niños podrán visitar la huerta de cada grupo y crear grupos de trabajo que expliquen lo que han estado haciendo en la huerta.

Además, se promueve el intercambio con las familias, pues pueden ser invitados padres, madres, abuelos y tíos que quieran venir a la escuela a ayudar en alguna tarea, como cavar, sembrar, mostrar algunas formas de comer los alimentos de la huerta, por ejemplo, a través de sopas, ensaladas, compotas, etc...


Beneficios del huerto escolar

  • Fomenta el respeto al medio ambiente y a los valores ecológicos.
  • Fomenta el conocimiento de la sostenibilidad.
  • Permite disfrutar de alimentos cultivados por los propios alumnos y valorar sus propiedades organolépticas.
  • Provee de alimentos sanos, frescos y nutritivos durante todo el año.
  • Fomenta el consumo de frutas y verduras. Favorece la alimentación sana y equilibrada asi como el consumo responsable. Al saber de dónde vienen los alimentos, cuánto cuesta obtenerlos y el impacto que tienen en el medio, es más probable que sean consumidores responsables.
  • Potencia el cultivo de productos autóctonos y de acuerdo con la época del año.
  • Los niños aprenden a trabajar en equipo.
  • Los niños adquieren conocimientos de horticultura.
  • Los alumnos disfrutan del aire libre.
  • La producción de alimentos se convierte en un juego de niños muy instructivo y educativo.
  • Los frutos cosechados se pueden utilizar en el comedor escolar. Si los productos sacados de la tierra no son utilizados en la escuela porque no existe comedor escolar, se pueden vender en la comunidad, las ganancias permitirán mantener el huerto y comprar materiales para la escuela.
  • La responsabilidad de los alumnos a la hora de cultivar su propio alimento les proporciona ilusión y aprendizaje.


Manuela Carvalho
Maestra en Ciencias de la Educación
Tutora del Curso de Auxiliar de Educación Infantil de Portugal.


Información facilitada por IPSalud.


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud. 

viernes, 26 de octubre de 2018

Boca sana, boca bonita


A pesar de la insistencia de los médicos de familia y dentistas sobre la necesidad de tener la buena costumbre de lavarse los dientes después  de cada comida, parece ser  que aún no está claro que en nuestro país tengamos instaurado este sano hábito.

La salud de dientes y encías, así como de todo el aparato bucodental-faríngeo, empieza con una buena higiene. Incluso sería óptimo un cepillado antes de las comidas para la eliminación de posibles microbios.
Lo recomendado es no esperar más de 15 minutos  después de terminar de comer para cepillarnos los dientes. De esta manera eliminaremos los restos de comida impidiendo que se cree la placa bacteriana causante de las diferentes patologías. 
Evidentemente, lo ideal es crecer con el hábito y la necesidad de lavarse los dientes, por tanto es conveniente acostumbrarnos desde muy pequeños, de allí la insistencia de los pediatras en inculcar esta costumbre a nuestros hijos.
Existen cremas dentales para los más pequeños.

Como usar el cepillo

Se aconseja usarlos con cerdas naturales y de una dureza intermedia. Si es demasiado suave no arrastra lo suficiente, especialmente entre los dientes y si es demasiado duro puede dañar las encías. Hay que mover el cepillo con suavidad de arriba a abajo por la cara externa e interna de los dientes, llegando hasta las últimas piezas de la mandíbula.
Después hay que pasar horizontalmente el cepillo por las partes finales de los dientes y las muelas.


Afecciones más comunes

Las patologías más frecuentes son la inflamación de encías (gengivitis) y la periodontitis, que empieza afectando a los maxilares y con el tiempo puede causar la caída de los dientes.
La causa de ambas es la placa bacteriana que se encuentra en dientes y en encías.
Las caries son causadas por microbios que se alimentan de restos de comida, en particular de azúcares refinados.
Las caries no siempre son visibles, en cuanto haya sensibilidad al frío o al calor o duela alguna pieza, hay que acudir al dentista.

La halitosis deriva en muchas ocasiones o se agrava por un incorrecto cepillado dental. 
El bruxismo se produce cuando rechinan o aprietan los dientes de forma involuntaria. La mayoría de personas no sabe que lo sufre. Si se experimenta tensión en los músculos de la cara y la mandíbula o los dientes adquieren un aspecto plano en las puntas, quizá podamos padecerlo.


Sonrisas perfectas

El paso siguiente a una dentadura sana es embellecerla. Tener los dientes bien alineados, respetando el arqueado sin que ninguno sobresalga, que luzcan blancos o que las encías no sean ni demasiado altas ni demasiado bajas hará que nuestra boca, además de estar sana, sea estéticamente bella. Hoy, todo esto es posible gracias al avance de la técnica.

En primer lugar hay que acudir al ortodoncista para que con los aparatos de última generación, que además hoy son invisibles, consigamos una buena y correcta alineación dental así como una forma correcta del paladar. 
El paso siguiente es acudir a un experto profesional de estética dental que según el caso blanqueará los dientes con productos adecuados, ya sea láser o ya sea la aplicación de carillas. Si nos falta alguna pieza, lo más práctico y definitivo son los implantes.


Información facilitado por la revista "SALÚdable"


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

 

jueves, 18 de octubre de 2018

Se busca un sistema inmunitario fuerte


Sería perfecto poder pasar todo un invierno sin sufrir los molestos síntomas del resfriado: nariz tapada, ojos llorosos, tos... y no tener que renunciar a nuestra vida social y laboral. Pero el hecho es que estas infecciones, aparentemente benignas, llenan las salas de espera de los hospitales durante el invierno, haciendo aumentar el absentismo laboral y escolar, así como las cifras de ventas de "los medicamentos contra la gripe", e incluso de los antibióticos.


Un sistema inmunitario fuerte, tu mejor aliado.

Durante todo el año, nuestro sistema inmunitario trabaja incansablemente desde la sombra y, sin darnos cuenta, nos ayuda a mantener una buena salud. 
Sin embargo, es en invierno cuando nos acordamos especialmente de esta red protectora que atrapa, neutraliza y elimina los agentes patógenos. El frío, el aire seco, las habitaciones cerradas y la calefacción excesiva confieren un ambiente muy agradable a los virus y, si además, en este momento nuestro sistema inmunitario está debilitado, los virus del resfriado tienen vía libre para infectarnos y causarnos malestar.

El sistema inmunitario es una red compleja de células y órganos que trabajan juntos para defender al cuerpo de microbios y de otros patógenos como bacterias, virus o células tumorales. Las células que intervienen en los procesos inmunitarios se sitúan en el cuerpo de manera estratégica: lo hacen en determinados lugares, generalmente en los que se produce el paso de los microbios, de modo que puedan intervenir rápidamente si es preciso. Así, cuando el cuerpo descubre una sustancia extraña, varios tipos de células entran en acción, desencadenando lo que se denomina "respuesta inmunológica".

Un sistema inmunitario bien formado se podría comparar con una gran empresa extremadamente bien organizada, que se guía por una misma estrategia, donde el transporte, la producción, el almacenamiento, la logística y la seguridad están al más alto nivel. 
Sin embargo, es un verdadero desafío mantener la correcta actividad de este empresa tan bien organizada, sobre todo durante las estaciones en las que las condiciones exteriores hacen mucho más dificil el trabajo.


¿Resfriado o gripe?

Un resfriado es una infección autolimitada, por lo general poco marcada, y sus síntomas aparecen de forma paulatina, en forma de picor en la garganta, estornudos o tos.

La gripe, sin embargo, es una enfermedad que debe ser tomada con más consideración. Cuando se contrae la gripe, uno se empieza a sentir inmediatamente muy débil, apagado y con malestar general, y es frecuente que se sufra de lumbago u otros dolores articulares, dolor de cabeza, cansancio intenso y fiebre alta. 
Virus de la gripe
Estos síntomas merecen una consulta al especialista, mientras que un resfriado ordinario se puede curar fácilmente en casa.
Son más de 2000 virus, provenientes de ocho diferentes familiar virales, los que pueden causar una gripe o un resfriado, y en ambos casos, al no tratarse de infecciones causadas por bacterias, no podrán ser tratadas con antibióticos.


Consejos saludables

Es importante tener en cuenta una serie de consejos para mantener la salud de nuestro sistema inmunitario y lograr que sea más fuerte y pueda afrontar los posibles intentos de infección de manera más efectiva. Para ello, llevar un estilo de vida saludable asegurando una alimentación sana y equilibrada, durmiendo las horas necesarias y minimizando el estrés, por ejemplo, serán factores esenciales para conseguir nuestro propósito.
No hay que olvidar tampoco el hecho de mantener buenos hábitos de higiene, como lavarse las manos, limpiar los aparatos y utensilios que tocamos con más frecuencia -como teléfonos, puertas, interruptores, pasamanos de escaleras...- y ventilar los espacios con regularidad. 
Es muy importante también beber mucha agua o infusiones, pasear al aire libre con frecuencia y dormir bien.

Finalmente, es importante añadir el consumo de determinadas plantas medicinales. Por ejemplo, la Echinacea purpurea será fundamental, ya que existen muchos estudios que avalan que la equinácea puede ayudar a prevenir la gripe y el resfriado, asi como minimizar sus síntomas si hemos estado infectados.
Otras plantas como las bayas de saúco, el ajo o el jengibre también poseen efectos beneficiosos sobre el sistema inmunitario, con menos respaldo científico pero sí con un amplio uso tradicional.


Información facilitada por A. Vogel


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


viernes, 28 de septiembre de 2018

La consciencia, el estado de ánimo y los suplementos

Algunos terapeutas afirman que en gran parte la enfermedad es una manifestación de falta de consciencia. Éste es un gran tema de debate en la ciencia, especialmente en las neurociencias, pero lo que he podido comprender es que la consciencia es un fenómeno que requiere de tres aspectos: la memoria, un sistema de comunicación con el exterior o sistema de feedback que, en nuestro caso, son los sentidos y su conexión con el cerebro y, finalmente, requiere un componente de libre albedrio, es decir, que no puede estar programado como lo sería un ordenador.


Las terapias complementarias pueden mejorar aspectos de la consciencia

Cuando se altera alguno de estos aspectos, la salud se ve afectada y disminuye la capacidad de adaptación. Gran parte de las enfermedades surgen al sobrepasarse la capacidad de adaptación del sistema (cuerpo) y, por tanto, su nivel de consciencia.

Incluso una bacteria tiene un porcentaje de consciencia, pero es una consciencia muy limitada. Con la aplicación de muchas terapias buscamos potenciar estos aspectos de la consciencia. 
Las células también tien
en consciencia y memoria y podemos dialogar con ellas de muchas maneras. Desde el punto de vista de la fitoterapia, la consciencia adaptativa de las plantas es posible expresarla en un efecto terapeútico al tomarlas como suplementos.

La consciencia se puede entonces transferir y esto se puede comprobar en algunos casos de transplantes de corazón, donde pueden existir cambios de consciencia en los receptores de este órgano, que solo se pueden explicar por la consciencia en los receptores de este órgano, que solo se pueden explicar por la consciencia de la células cardíacas de la persona donante.
Al final todo es información, el Universo es información.

Las terapias complementarias pueden mejorar aspectos de la consciencia. Por ejemplo, existen varias tecnologías de biorresonancia que captan estímulos electromagnéticos emitidos por el cuerpo y luego son enviados al mismo cuerpo. Esto hace que nuestro organismo tenga una mejor idea de lo que le está pasando y que de esta forma busque medidas correctivas de autosanación. Es como cuando te ves en un espejo y sabes que estás despeinado y solo así puedes activar los medios correctivos que, en este caso, sería buscar un cepillo y peinarte.

Las emociones en la salud

El estatus emocional es otro aspecto vital en la salud. La calidad de las emociones está condicionada en gran parte por lo que nos pasa en la vida según el contexto de las creencias, y así catalogamos lo que nos pasa como eventos buenos o malos. Como ejemplo, en algunas culturas se celebra la muerte, pero en la mayoría es un hecho percibido como catastrófico, y eso está condicionado por el código de creencias culturales.
El contexto es el que dicta qué significa algo. Un vaso con agua en un desierto es muy preciado; sin embargo, ese mismo vaso al lado de un lago con agua potable hace que pierda valor.

Sin embargo, para poder saber con certeza absoluta si algo es bueno o malo, deberíamos saber todo lo que está pasando y también tendríamos que tener una visión de futuro, hacia donde se dirige el Universo, y su propósito.
Si existiera una consciencia que tuviera este contexto total, solo así se podría saber con total certeza si algo conviene (es bueno) o no conviene (es malo).

Estamos hablando de la consciencia de Dios, de la de todo el Universo, aunque los seres humanos tenemos la tendencia de ver las cosas desde un punto de vista antropomórfico, en términos humanos, y creo que esta sería una consciencia inconcebible para nosotros.

Y esta creencia sirve en el ámbito terapeútico. Imaginemos que alguien tiene una enfermedad catastrófica, el nivel de sufrimiento emocional va a estar en parte condicionado por sus creencias. Existen dos grandes formas de ver el mundo. Una, en la cual todo es un caos y donde nada tiene sentido, en la que después de la muerte no hay nada; y otra, en la que yo creo intuitivamente, donde hay un propósito, y aunque en el corto plazo no entendamos las conexiones de los hechos, en un contexto total hay un sentido que es positivo o trascendentes.

Los suplementos y el estado de ánimo

En lugares con falta de luz solar, la vitamina D3 a dosis adecuadas puede favorecer estado de ánimo decaído.
En países del norte de Europa se plantea la falta de esta vitamina como una fuente de depresión por la ausencia de luz solar. El magnesio puede ayudar a relajar los músculos y apoyar tratamientos de estados emocionales derivados del estrés. 
Las plantas adaptógenas son herramientas que en momentos puntuales nos pueden dar un soporte para mejorar estados de ánimo decaído, es el caso del hipérico o de la ashwagandha. 
Dentro del complejo B, la B6 es necesaria para producir serotonina, neurotransmisor relacionado con la alegría y con el sueño reparador. 
La valeriana sigue siendo una de las plantas preferidas para modular estados de estrés, sin presentar los efectos secundarios que pueden tener los fármacos. El omega 3 de pescado con sus componentes EPA y DHA también es esencial para que las neuronas funcionen adecuadamente. Pero, en general, además de los suplementos, una verdadera dieta mediterránea nos puede ayudar.

Cada vez nos encontramos con más personas con problemas de falta de energía. Esto tiene como principal explicación el resultado del mundo industrializado con alimentos con baja nutricional, poco contacto con la naturaleza, la polución y el estrés. Para compensarlo podemos apoyarnos con el shilajit, un compuesto utilizado en la medicina ayurvédica que tiene múltiples minerales; el ubiquinol, que ayuda a las células a producir energía y, dentro de las plantas, los adaptógenos, como el ginseng, la rhodiola, etc.

Además de trabajar los aspectos ya nombrados dentro de los que incluiría el ejercicio físico y alguna práctica mente/cuerpo, quisiera invitar a que busquemos propósitos nobles para todo lo que hacemos, especialmente importante para la gente joven, y así podamos dar sentido a las circunstancias que la vida nos está poniendo día a día. Esto favorecerá un estado emocional óptimo.

Dr. Jorge Enrique Angel
Medical Advisor Equisalud.


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

 

Translate