jueves, 25 de mayo de 2017

Healthy Saludable


Hoy os traemos un artículo de nuestra compañera Sheyla, que comienza su andadura por el maravilloso mundo de la nutrición y la dietética. No solo iremos compartiendo los artículos que vaya escribiendo, sino que os animamos a todos a seguirla en sus redes sociales, que irá actualizando poco a poco. 

De momento os dejamos su dirección de Instagram para que os hagáis seguidores. Seguro que no os arrepentís.


https://www.instagram.com/healthy_saludable/

Debido a mi trabajo, he observado que hay una serie de errores muy comunes que se repiten a la hora de hacer dieta.


Intentaré ir aclarando en mis artículos aspectos nutricionales e ir solucionando posibles dudas.

Asi que bien , ¡empecemos!
Para que los alimentos ingeridos puedan ser utilizados por el organismo tienen que pasar por unas etapas, y así se transformán en sustancias más simples que puedan ser absorbidas por nuestra mucosa intestinal.

Ahora bien , desde que introducimos los alimentos en nuestra cavidad bucal hasta que se absorben, transforman y metabolizan tiene lugar un proceso por el cual el organismo tiene un gasto energético y la energía se la aportamos a través de los nutrientes que le proporcionamos.

Esta energía es imprescindible para el metabolismo de las funciones vitales y viene determinado por el metabolismo basal.
El metabolismo basal es el gasto energético diario, es decir, lo que nuestro cuerpo necesita para seguir funcionando y depende del peso la talla la edad y el sexo.
A nuestro gasto de energía diario pueden afectarle enfermedades o incluso estados de nerviosismo o estrés en los que podríamos decir que la máquina va más acelerada.
Supongo que os estaréis preguntando porqué os cuento todo esto....

¡Pues bien! Estoy cansada de ver como las dietas pasan de unas manos a otras e incluso productos de suplementación y ¡no! Cada persona es totalmente distinta tanto genéticamente como a nivel personal y cada ritmo de vida y cada caso es distinto .
No podemos proporcionar el mismo aporte de nutrientes ni calorías a todas las personas por igual , cada dieta o programa debe ser individual.





Sheyla Burón Castroagudin

jueves, 18 de mayo de 2017

Cómo viajar de forma sostenible


Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), el turismo sostenible "tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas"

El turismo sostenible es una tendencia al alza y desde hace varios años está cobrando protagonismo. De hecho, según un estudio realizado por Booking.com el año pasado, el 52% de los viajeros de todo el mundo afirmaron que tendrían en cuenta criterios medioambientales al elegir sus vacaciones. Un año antes, este porcentaje fue solo del 10%.


¿Y en qué consiste el turismo sostenible?

Se trata de viajar, pero buscando tener un bajo impacto sobre el medio ambiente y la cultura local, al tiempo que se contribuye a generar ingresos y empleo para la población local.

Esta tendencia surge porque cada vez existe una mayor concienciación por los temas ambientales en todo el mundo.
Eco Hotel WildSpring Guest Habitat
Frente al turismo convencional que busca la máxima rentabilidad en el menor espacio y tiempo posible, son muchos los turistas que empiezan a darse cuenta del daño que ocasionan al mediambiente. Y además, los visitantes exigen cada vez más calidad en los lugares que recorren.

Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), el turismo sostenible "tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas".

Nuestro interés por viajar y por el turismo continúa aumentando día a día. Así pues, generar una menor huella de carbono personal debería ser una prioridad cuando exploramos el mundo.


Consejos para contribuir al turismo sostenible

1) Evita volar
De acuerdo con un estudio de la Fundación David Suzuki, la industria de la aviación es responsable de entre un 4 y un 9% del total del impacto de la actividad humana en el cambio climático. Por eso, ahora más que nunca es un buen momento para buscar una staycation (unas vacaciones quedándose en casa). 
Si tienes que volar, trata de reducir tu impacto escogiendo el tren para viajar a países cercanos o reservar vuelos directos en lugar de varias escalas. Además puede reducir tus emisiones escogiendo una compañía aérea ética.

2) Escoge tu destino detenidamente

Gracias a internet podemos encontrar una enorme cantidad de información sobre el lugar al que vamos a viajar, incluso antes de llegar. La organización sin ánimo de lucro Ethical Traveler clasifica, año tras año, distintos destinos según sus estándares de protección del medio ambiente, el bienestar social y los derechos humanos. En 2016 estaban en los más alto de la lista países como Mongolia, Panamá o Cabo verde.

Esta lista puede continuar creciendo si la gente elige de forma consciente viajar a estos países y apoyar las industrias de turismo sostenible. Su éxito animará a otros destinos a seguir su ejemplo y nuestra huella de carbono disminuirá.

3) ¿Cómo de sostenible es tu hotel?
Existen alrededor de 140 certificados de medio ambiente alrededor del mundo, todos con un objetivo común: hacer del alojamiento una industria más ecológica. Analizan, entre otras cosas, el uso de energías renovables por parte de los hoteles, si reciclan, si utilizan productos de limpieza respetuosos con el medio ambiente, y si ofrecen opciones earthfriendly a sus invitados (por ejemplo, no cambiar la ropa de cama todos los días).
Si el hotel que has escogido ha recibido el sello de aprobación de sostenibilidad no esperes más y resérvalo.

4) Piensa en todo
Recuerda las prácticas sostenibles que has implementado en casa; desde pedir que no cambien tus sábanas a diario y tomar duchas cortas, hasta utilizar el aire acondicionado lo menos posible. Todo suma. Si decides hacer una ruta turística, asegúrate de que tu guía promueve prácticas éticas, respeta la naturaleza y utiliza productos de oficina ecológicos.


5) Utiliza el transporte local
Alquilar un coche puede parecer una opción más sencilla al llegar a tu destino, pero a menos que sea eléctrico no es lo más amable para la naturaleza. Según la Comisión Europea los coches son los responsables de aproximadamente un 12% del total de las emisiones de dióxido de carbono de la Unión Europea. En su lugar, puedes utilizar la bicicleta, coger el tren o simplemente caminar.


Susan Devaney


jueves, 11 de mayo de 2017

¿Qué debemos saber sobre la gota?

Enrique VIII
La gota es un tipo de artritis inflamatoria, más común en hombres que en mujeres y con probabilidades de desarrollarla cuando se es mayor de edad, aunque las mujeres pueden ser más propensas durante y después de la menopausia.

¿Cuáles son los síntomas?

La gota afecta a una o más articulaciones causando dolor, enrojecimiento e inflamación. La articulación afectada se vuelve muy sensible y puede que no sea capaz de soportar ni el tocarla. Luego, cuando la inflamación comienza a ceder, puede que la piel afectada se aprecie escamosa y se sienta con picor.

La articulación más común perjudicada es la del dedo gordo del pie. También tiende a afectar a otras como: dedos, muñecas, codos, tobillos, en el medio de los pies y las rodillas. Rara vez afecta a las articulaciones cerca del centro del cuerpo, como la columna vertebral, hombros y caderas.


Patrón de los ataques

Por lo general viene con un ataque que puede desarrollarse con bastante rapidez durante pocas horas, y puede durar desde 3 a 10 días. Es posible que tengo sólo un ataque de gota en su vida, o cada varias semanas, meses o años.


Se cree que ciertas situaciones pueden desencadenar un ataque de gota: el estrés, enfermedades que causan fiebre y lesiones, la deshidratación y someterse a una cirugía.

La gota es causada por la acumulación en el cuerpo de una sustancia llamada ácido úrico que es un producto de desecho fabricado en el organismo y que se excreta por los riñones. El ácido úrico es creado cuando el organismo descompone las sustancias o químicos conocidos como purinas, que se encuentran de forma natural en el cuerpo y en algunos alimentos. Por lo general es inofensivo, pero si el cuerpo produce demasiado, o no lo excreta suficientemente, los niveles pueden acumularse y crear pequeños cristales que se acumulan alrededor de la articulación.

Hay varios factores que pueden afectar el riesgo de desarrollar gota: la genética, el peso, mantener alta la presión arterial y el colesterol, la diabetes, enfermedades renales y osteoartritis, los medicamentos llamados diuréticos y el alcohol. Uno de los peores culpables es la cerveza. 
Las bebidas alcohólicas obtenidas a partir de materias primas agrícolas como cereales y frutas, también aumentan los niveles de ácido úrico, aunque el vino tiene un efecto menor.


Cambios en el estilo de vida

Hay hábitos que podemos cambiar y que pueden reducir los niveles de ácido úrico ayudando a prevenir los ataques o hacerlos menos graves.

1) Los alimentos que contienen altos niveles de sustancias químicas llamadas purinas deben evitarse incluyendo: carne roja (ternera, cerdo, cordero), vísceras (hígado, riñones), caza (conejo, venado, faisán), pescados y mariscos (mejillones, cangrejos, camarones), pescado azul (caballa, sardinas, arenques) y los alimentos que contienen levadura o extractos de carne.
De acuerdo con la UK Gout Society, los alimentos que contienen una cantidad moderada de purinas deben comerse con mesura: aves, setas, cereales integrales, guisantes secos, habas y legumbres, y ciertas verduras como espárragos, coliflor y espinaca.

2) Los expertos creen que el consumo diario de tan sólo dos refrescos endulzados con azúcar o bebidas altas en fructosa, puede aumentar el riesgo. Sin embargo, es importante beber mucha agua, ya que puede impedir la formación de cristales de ácido úrico.

3) De acuerdo con la Arthritis Research del Reino Unido, hay cierta convicción de que el consumo de café puede ayudar a los riñones a excretar más cantidad de ácido úrico al igual que los alimentos que contienen altos niveles de vitamina C, incluyendo muchas frutas y verduras: pimientos rojos, amarillos y verdes, guayabas, verduras de hoja verde como la col rizada, el kiwi, brócoli, bayas y cítricos.

4) El ejercicio moderado es saludable para las articulaciones. La natación es ideal, mantiene las articulaciones en movimiento y no pone ningún tipo de presión sobre ellas, pues el agua soporta su peso.

Los tratamientos convencionales previenen y alivian los síntomas de un ataque. Sin embargo, varios de éstos tienen efectos secundarios comunes, por lo que es buen idea hablar de esto con su médico o revisar la información contenido en el envase o en el paquete del fármaco.


Remedios naturales

  • Cerezas ácidas: Los antioxidantes encontrados en las cerezas ácidas, llamados antocianidinas, ofrecen una amplia gama de beneficios para la salud. De hecho, hay ciertas evidencias que pueden ayudar a reducir los niveles de ácido úrico en la sangre.
    En un ensayo, los voluntarios con gota hallaron que su riesgo de tener un ataque fue de un 35% menos después de tomar extracto de cereza, en comparación a cuando no lo tomaron.
  • Aceites de pescado: Si bien los pescados grasos contienen altos niveles de purinas, éstos se encuentran en la carne de los peces, y no en los suplementos, los cuales son altamente purificados y destilados. Los Omega 3 actúan en la producción natural del cuerpo de prostaglandinas antiinflamatorias.
  • Vitaminas C y E: Estas vitaminas pueden ayudar a proporcionar un apoyo antioxidante general, y hay evidencia interesante de que la vitamina C puede reducir los niveles de ácido úrico (aunque el estudio se llevó a cabo en personas que no estaban enfermas de gota)
  • Quercetina: Este bioflavanoide tiene propiedades antioxidantes. Se encuentra en las cebollas, el té negro, pomelos y manzanas y se ha estudiado que tiene un fuerte efecto antiinflamatorio que podría ser útil.


Información facilitada por Lamberts España.



La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


jueves, 4 de mayo de 2017

Un alegato a favor del aceite de palma biológico

Difundimos la publicación que desde Barnhouse nos han enviado y en la que exponen sus motivos para defender el aceite de palma biológico.

Algunas veces hay que nadar a contracorriente


El consumidor concienciado con el medio ambiente le está dando la espalda al aceite de palma. Los primeros fabricantes biológicos han dejado de incluirlo en grupos de productos enteros y están trabajando con supuestas alternativas. Barnhouse sigue aferrándose al aceite de palma biológico y está orgulloso de ello. Nosotros recurrimos al cultivo biológico de la palma aceitera y lo apoyamos por los mismos motivos por los que en 1979 empezamos a fabricar productos biológicos.

Por aquel entonces queríamos alejarnos de los suelos y las aguas contaminados. Queríamos una alimentación sin sustancias nocivas para nosotros y nuestros hijos. Y hoy sigue siendo así.

El aceite de palma biológico tampoco sería imprescindible para Barnhouse, aunque sin él el maravilloso sabor a galleta de nuestros Krunchys no sería el mismo. Sin el aceite de palma definitivamente ya no elaboraríamos el mismo producto.

Precisamente porque le debemos tanto a esa materia prima no vamos a darle la espalda porque haya sido criticada en los medios. Debido a que los medios de comunicación tienden a generalizar y al desconocimiento de los consumidores, el aceite de palma biológico ha caído en descrédito a pesar de que las acusaciones conocidas por todos no son para nada ciertas en este caso.

Esto supondría echar por tierra los esfuerzos realizados durante muchos años por lograr el cultivo biológico en Sudamérica. Las plantaciones de aceite de palma cultivadas biológicamente proporcionan a muchas personas, también a muchos campesinos y a sus familias, un trabajo saludable, limpio y justamente remunerado, así como una promesa de futuro. La cosecha de aceite aprovechable es en el caso de la palma aceitera mucho mayor que en todas las demás plantas cultivadas para obtener aceite. 
Para dicha cosecha se necesita menos superficie de labranza que, por ejemplo, para los campos de girasoles. Con ello el cultivo de palmas aceiteras biológicas también es razonable desde el punto de vista económico.

En el año 2011 se produjeron a nivel mundial 47 millones de toneladas de aceite de palma y 6 millones de toneladas de aceite de palmiste. El 85% de estas en Malasia e Indonesia, países que son sinónimo de desmonte por incendio, destrucción de superficies naturales y desalojos de tierras. 
En este caso el porcentaje biológico es inferior al 1%. 
Desde el año 1990, Barnhouse compra aceite de palma exclusivamente de plantaciones biológicas de Colombia (Daboon) y Brasil (Agropalma). La utilización de suelos por parte de la agricultura es obvia. También en el cultivo de girasoles, colza o cocoteros. 

Nuestra tarea sigue siendo mantener en todo lo posible el equilibrio entre superficies naturales y el cultivo de materia primas. Sólo la agricultura biológica responsable tiene sentido. Al igual que ocurrió hace décadas primero en Alemania y luego en otras partes de Europa, nuestro objetivo común debería ser difundir el concepto de la agricultura biológica en vez de tirar la toalla y ceder hipócritamente ante el llamamiento a consumir productos sin aceite de palma a sabiendas de que las acusaciones no son aplicables a “nuestras” plantaciones de aceite de palma biológicas.

¡El porcentaje del aceite de palma de producción biológica es de milésimas! Para el aceite de palma que nosotros utilizamos no se ha desmontado ningún suelo desde hace más de 25 años y, además, se puede demostrar. En Centroamérica y Sudamérica tampoco hay orangutanes. El cultivo biológico también significa en el caso de las plantaciones de palma biológicas, entre muchas otras cosas, el respeto por el suelo, el aire y el agua, la atención por la salud y los estándares sociales de los campesinos, el fomento de la variedad de especies a través de plantas con flores y un subsuelo con vegetación, así como abono con compost. 

Estaríamos más satisfechos si al seguir concienciando consiguiéramos poner de relieve la diferencia entre “nuestro” aceite de palma biológico y el cultivo de aceite de palma convencional, criticado con toda la razón del mundo, que se utiliza para carburantes “biológicos”.
Estaríamos aún más satisfechos si muchos fabricantes de productos biológicos hicieran suya esta postura en vez de abandonar de inmediato la agricultura biológica ante el fuerte eco de los medios. Juntos somos más fuertes. Eso siempre ha sido así. Y si tiramos la toalla ahora, a lo mejor el día de mañana otra materia prima biológica caerá en desgracia debido a otras acusaciones relacionadas con los tejemanejes de la industria convencional y sus proveedores. ¿También la vamos a dejar caer, destruyendo al mismo tiempo el sustento de los agricultores biológicos que dependan de ella? Si entregamos los campos al cultivo convencional y a sus métodos de producción, renunciaremos a nuestro objetivo: demostrar que es posible cultivar y producir de modo biológico.


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


Translate