jueves, 16 de agosto de 2018

Controla el apetito con saciantes naturales

¿Has tenido alguna vez la sensación de que no podías parar de comer aún cuando eras consciente de que no tenías hambre?
¿Te propones no comer entre horas pero te resulta muy complicado?

¿Te cuestas decir basta cuando te sientas a la mesa?

Tranquilo, porque no eres el primero ni el último al que le ocurre esto.



Hay que diferenciar si tenemos hambre o apetito

Hambre
Se define como la necesidad fisiológica que se presenta cuando han transcurrido varias horas después de la última toma de alimento y que se manifiesta con sensación de vacío en el estómago. No es más que el instinto de cubrir nuestra necesidad de nutrirnos.

Apetito
Es un antojo y como tal no atiende al requerimiento biológico de nutrirnos, sino que está inducido por un deseo. Está claramente influenciado por factores individuales como los olores, las vivencias pasadas... Detrás del apetito hay, muchas veces, situaciones de ansiedad, nerviosismo, mal descanso...

No es fácil distinguir el hambre del apetito. El hipotálamo es la región cerebral donde se integra una compleja red de vías neuronales que regulan el hambre y la saciedad. Es el que se encarga de avisar cuando ya hemos comido bastante. Pero, hay algunas señales que le pueden confundir.
Si quieres saber diferenciar hambre de apetito, cuando tengas dudas, piensa en un plato que no te atraiga demasiado y pregúntate si te lo comerías ahora. Si la respuesta es si, tienes hambre, si es negativa, estás intentando frenar con la comida alguna otra situación (aburrimiento, nervios, enfados,...)

Trucos para controlar el apetito
  • Establece horarios de comida cada 3 o 4 horas y procura mantenerlos.
  • Come despacio. Dale tiempo al cerebro para que envie la señal de saciedad.
  • Aumenta el consumo de alimentos ricos en fibra
  • Bebe agua. Quizás estés confundiendo la sensación de hambre con la de sed.
  • Descansa la suficiente. Dormir poco, da hambre.

SACIANTES NATURALES 

Goma Guar
Es una fibra que procede de la semilla de una planta leguminosa denominada Cyamopsis tetragonolobus. La elevada capacidad de absorción de agua que posee la goma guar hace que durante su paso por el estómago se hinche, proporcionando sensación de saciedad.
Debido a su capacidad de aumentar la viscosidad del contenido gastrointestinal retrasa el vaciado gástrico, prolongando el efecto de plenitud. Como consecuencia contribuye a reducir el apetito.

Aceite de Oliva Virgen
El aceite de oliva (Olea euroaea L.) es rico en ácido oleico que es una gran grasa monoinsaturada perteneciente al grupo de los Omega 9. Dentro de las cualidades que tiene el ácido oleico, destaca su capacidad para calmar el hambre y participar en la inducción de la señal de saciedad gracias a un componente natural derivado de su metabolización, la oleiletanolamida (OEA).

5-HTP
Es un derivado del aminoácido triptófano de origen natural, procedente de las semillas de Griffonia simplicifolia.
El 5-HTP es el precursor de la serotonina que es un neurotransmisor relacionado con la producción de la sensación de bienestar y la reducción del apetito. Bajos niveles de serotonina se han asociado a comer compulsivamente por lo que el mantenimiento de unos niveles correctos ayuda a controlar la ingesta de alimentos.

Cayena
La cayena (Capsicum annuum L.) tiene un alto contenido de capsaicina que es un alcaloide natural. Esta molécula ayuda a disminuir los niveles de ghrelina que es una hormona liberada principalmente en el estómago y que produce un incremento de las señales de hambre incentivando el apetito y la ingesta de alimentos.

Además la capsaicina provoca la síntesis de colecistoquinina (CCK), otra hormona liberada por el intestino delgado involucrada en la regulación del apetito. Cuando los niveles de colecistoquinina se elevan se desencadenan los mecanismos de saciedad.


Información facilitada por Soria Natural



La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

jueves, 9 de agosto de 2018

Diverticulosis y diverticulitis, una enfermedad que nos espera a todos.


El intestino grueso es el principal destino de esta enfermedad, que en la fase de los divertículos no es especialmente preocupante pues con frecuencia no hay ni siquiera síntomas que la delaten. Es cuando esos divertículos se inflaman o se infectan cuando las cosas cambian. La cuestión es esperar a que suceda o bien anticiparse.

Los divertículos son pequeños sacos abultados o bolsas que se forman en la pared interna del intestino.
La diverticulitis ocurre cuando estas bolsas se inflaman o se infectan. Con mucha frecuencia, estas bolsas se encuentran en el intestino grueso (colon).

El causante son los espasmos de la musculatura lisa gastrointestinal

Los divertículos del intestino grueso no suelen aparecer antes de los cuarenta años y si lo hacen es de manera excepcional.
Sin embargo, con la edad su presentación aumenta casi de modo exponencial, de tal manera, que después de los setenta años los tiene casi todo el mundo.

Pueden aparecer fácilmente en cualquier parte del tracto digestivo, prácticamente en todas las vísceras huecas, pero más en el colon. Tienen un tamaño que varía de 0,3 cms a 4 cms. En casos puntuales incluso 15 centímetros.

La causa principal de su formación son los movimientos espasmódicos del tubo gastroinstestinal.


¡Cuidado, inflamación!

Una persona puede enterarse de que tiene divertículos muchos años después de aparecer. Es muy probable que se descubran casualmente, en una revisión intestinal por medio de la radiología, en relación con otros aspectos.
Si aparece espontáneamente un dolor abdominal agudo, principalmente en la parte izquierda del bajo vientre, podría ser una inflamación del divertículo y se trata entonces de diverticulitis.

Eso ya es un problema mucho más serio, que en las personas mayores puede llevar a que se desarrolle la temible peritonitis, absceso con acumulación de pus, obstrucción, sangrado o perforación intestinal.


Dr. Julius Sípos.

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


jueves, 2 de agosto de 2018

Llegan los mosquitos

SON PROTAGONISTAS DE LA ÉPOCA FESTIVAL

En cuanto llegan las buenas temperaturas los mosquitos se convierten en nuestros compañeros más molestos y desagradables. Sus picaduras pueden arruinarnos cualquier tarde de verano.

LA PICADURA

Es la mordedura de la hembra que necesita alimentarse de nuestra sangre. Al morder, el mosquito inyecta algo de saliva en nuestra piel. Esa saliva contiene una proteína anticoagulante para facilitar la extracción de la sangre.
Es esta sustancia la que nuestro cuerpo extraña y por la que reacciona liberando histamina, lo que acaba produciendo el picor.

ALGUNOS TRUCOS QUE PUEDES USAR

Para mantenerlos a raya
  • Utiliza ropa oscura. Los insectos tienden a ir a la luz. Con ropa clara, que la refleja, no pasarás desapercibido. Por esta misma razón mantente lejos de los puntos de luz durante la noche.
     
  • Los mosquitos tienen muy buen olfato; este sentido es el que les sirve de guía. Evita los olores dulces, de perfumes y cosméticos, que les atraerán.
     
  • Evita las zonas de agua estancada.
     
  • Aplica un repelente en la zona expuesta. Una loción vaporizada dejará sobre la piel los principios activos de las plantas que, sin matar al insecto, lo mantendrán alejado durante horas.
     
  • También puedes persuadir a los mosquitos utilizando mosquiteras o encendiendo algunas velas aromáticas.


Una vez que te ha picado
  • No debes rascarte. Si lo haces, la saliva del mosquito se extenderá y provocará una nueva reacción de nuestro cuerpo, con lo que entraremos en un círculo vicioso. La sensación de picor durará más.
     
  • Si la picadura se queda sólo en una reacción inflamatoria local, lava la zona con agua y jabón.
     
  • Puedes aplicar una compresa fría para calmarla.
     
  • Un buen gel reparador a base de extractos aliviará y refrescará la zona.
     
  • En caso de alergia específica o infección acude a un centro médico.


LAS PLANTAS TE AYUDAN

A proteger la piel
Aceite de almendras dulces:
El aceite de almendras dulces protege e hidrata la piel. Contiene ácidos grasos esenciales. principalmente insaturados (oleico y linoleico) y algunos saturados, que refuerzan las membranas celulares de la piel ayudando a mantener su estructura.

Aceite de citronela
Este aceite, que presenta un suave aroma dulce y alimonado, es muy conocido por sus propiedades para ahuyentar a los insectos, y durante mucho tiempo fue un ingrediente común de la cera para hacer velas porque repelía los mosquitos.

Aceite de andiroba
Es un aceite rico en compuestos terpénicos muy utilizado por las tribus indígenas amazónicas para protegerse la piel de las inclemencias del tiempo, y como repelente de insectos natural ya que presenta una aroma muy intenso. En varios estudios se ha comprobado su capacidad para repeler los insectos y evitar así la picadura de los mismos.

Aceite del árbol del té
Entre otras muchas aplicaciones, el aceite del árbol del té resulta un remedio muy eficaz tanto para repeler insectos como en caso de picaduras para calmar el picor y, por sus propiedades antisépticas, para evitar que se infecten.


A aliviar y calmar la piel
Extracto de ortiga
La decocción de las raíces de ortiga se utilizaba tradicionalmente para lavar las heridas por sus propiedades calmantes, emolientes y vulnerarias. Entre otros constituyentes, la raíz de ortiga contiene ceramidas y ácidos grasos, componentes fundamentales de los lípidos de la piel que contribuyen a restablecer la barrera cutánea.

Extracto de hipérico
El hipérico en uso tópico, por sus propiedades calmantes, cicatrizantes, astringentes, antisépticas y antiinflamatorias puede aliviar las molestias ocasionadas por las picaduras de mosquitos y otros insectos.

Extracto de caléndula
La caléndula es una de las plantas más conocidas y utilizadas para diversas afecciones de la piel como quemaduras de sol, irritaciones, heridas o infecciones leves y picaduras de insectos. Su contenido en mucílagos, flavonoides, carotenos y triterpenos le otorgan propiedades emolientes, suavizantes, cicatrizantes, antiinflamatorias y antiedermatosas.



Información facilitada por Soria Natural



jueves, 26 de julio de 2018

¿Qué son los Beta-glucanos?

Los Beta-glucanos son unas de las sustancias más estudiadas en medicina y nutrición. Hay de muchos tipos: uno de ellos acaba constituyendo la famosa fibra, por ejemplo, de los cereales. Este artículo ayudará a comprenderlos un poco mejor. Tan sólo por su efecto como estimulante del sistema inmunológico, ya se colocan en nuestro foco de atención.

Los Beta-glucanos son compuestos naturales relativamente simples, creados con las cadenas de las moléculas de la glucosa. Esta forma es la más próxima al organismo humano, por lo que tiene un efecto estimulante muy alto sobre el sistema inmunológico.

Los Beta-glucanos conforman unidades estructurales de las membranas celulares de muchas variedades de hongos, levaduras, algas marinas o cereales.
Junto con la vitamina C y los ácidos grasos omega 3, los Beta-glucanos pertenecen a las sustancias más estudiadas y conocidas de entre todos los compuestos naturales. Centenares de estudios clínicos han demostrado sus efectos beneficiosos sobre nuestro organismo. Su uso suele ser a largo plazo, ya que es imposible generar un exceso. No tienen efectos secundarios y el organismo los tolera con mucha facilidad.

Uso y efectos beneficiosos

El sistema inmunológico
Los Beta-glucanos estimulan el sistema inmunológico activando las células inmunitarias, como los macrófagos y Linfocitos-T.
Los macrófagos son glóbulos blancos que actúan como los asesinos de los virus, bacterias, hongos y de las células cancerígenas.

Los linfocitos-T son también glóbulos blancos, que pertenecen al grupo de los leucocitos, y son los responsables de coordinar la respuesta inmune celular.

Los macrófagos, la primera línea de defensa, cuando encuentran sustancias extrañas las envuelven y descomponen en pequeñas proteínas que les presentan a los linfocitos-T, células programadas para reconocer, responder y recordar antígenos y que facilitan la información al sistema inmunológico.

Se confirma que los Beta-glucanos sirven como nutriente altamente energético para este tipo de glóbulos blancos. La aplicación, por tanto, es muy amplia, desde curar infecciones víricas y bacterianas de las vías respiratorias altas o de las vías urinarias, hasta en los tratamientos de las infecciones micóticas y parasitarias.

Las investigaciones científicas han comprobado que los Beta-glucanos potencian la eficacia de los antibióticos. Por esa razón se recomienda suministrarlos con los antibióticos, de manera simultánea. No sólo los prebióticos, sino también los Beta-glucanos.

Actúan como moduladores y hacen disminuir los efectos indeseables de los tratamientos con antibióticos, especialmente las diarreas.


Alergias
La tomas de Beta-glucanos refuerza los tratamientos de las enfermedades alérgicas de las vías respiratorias altas, conjuntivitis alérgicas y asmas de los bronquios. Es recomendable también en casos de alergías de la piel y eccemas atópicos.
Se aconseja complementar su uso con los suplementos que contienen las bacterias simbióticas intestinales.


Enfermedades oncológicas
Para prevenir el desarrollo del cáncer es recomendable la ingesta de Beta-glucanos, en especial cuando afecta a órganos como los pulmones, el intestino grueso, el estómago o las mamas.
Se pueden indicar incluso junto con los tratamientos clásicos de las enfermedades oncológicas. Tiene la capacidad de eliminar, parcialmente, los efectos secundarios de los tratamientos como la quimioterapia y la radioterapia -mejorando, por ejemplo, las náuseas, vómitos, inapetencia, pérdidas de peso o la quemadura de la piel-. 
En Japón están registrados dos medicamentos anticancerígenos oficiales a base de Beta-glucanos, indicados en los casos de cáncer de estómago y de intestino.


Información facilitada por Energy Vitae


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.



Translate