viernes, 9 de diciembre de 2011

Cuida tu colesterol



¿Que es el colesterol?

El colesterol es una sustancia presente en todas las células del organismo y que es necesaria para la propia vida. Forma parte de las membranas celulares. Es necesario para la digestión de las grasas ya que interviene en la formación de los ácidos biliares. El colesterol es imprescindible para la formación de ciertas hormonas y en la piel el colesterol se transforma en vitamina D por la acción de los rayos solares.

El colesterol solo resulta peligroso para la salud cuando está aumentado. Es entonces cuando se incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares: infartos, trombosis, embolias, etc...

El colesterol proviene de la alimentación y también se puede sintetizar en el hígado. Círcula por la sangre y desde aquí se reparte por todo el organismo transportado por una partículas llamadas Lipoproteínas. Las más importantes son las LDL y las HDL. Las LDL transportan el colesterol dejando que se deposite en las paredes de los vasos sanguíneos. Es lo que podríamos llamar "colesterol malo".
Por otro lado las HDL son las encargadas de recoger los excesos de colesterol de las arterias, facilitando su eliminación. Es lo que llamaríamos "colesterol bueno".

Cuando se come mucha grasa saturada como, por ejemplo, embutido, tocino, quesos grasos, mantequilla, alimentos precocinados, etc, el hígado fabrica muchas lipoproteínas LDL. Si no hay suficientes HDL, el colesterol quedará adherido a las paredes, apareciendo problemas de arterioesclerosis y aumentando el riesgo de pàdecer enfermedades cardiovasculares. Por esto se debe aumentar las HDL ("colesterol bueno") y disminuir las LDL ("colesterol malo")


Los ácidos grasos omega-3 y su papel en el control del colesterol.

Los ácidos grasos poli-insaturados omega-3 y en concreto el EPA y DHA procedentes de fuentes marinas, han demostrado ser beneficiosos para la salud.

Está ampliamente demostrado que los ácidos grasos omega-3 ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares actuando de forma beneficiosa sobre varios factores de riesgo cardiovascular; disminuyen el colesterol "malo" (LDL), aumentan el colesterol "bueno" (HDL), ayudan a detener procesos de arteriosclerosis, disminuyen la tensión arterial, reducen la incidencia de arritmias y la formación de coágulos.

También está demostrado que contribuyen a reducir los procesos inflamatorios articulares, ayudan al desarrollo del sistema nervioso central, mejoran la función cognitiva y mejoran la salud de la piel.

La dieta actual tiene un bajo aporte de omega-3 unidos a fosfolípidos. Puesto que el organismo humano no puede sintetizarlos, es recomendable complementarlos con la dieta.


El Krill, bueno para la salud.

El Krill (Euphausia superba) es un pequeño crustáceo, parecido a los camarones, que únicamente se encuentra en las frías y límpias aguas del Océano Antártico. Mide hasta 6 cms de largo y pesa unos 2 gramos. A pesar de su pequeño tamaño representa la mayor Biomasa animal del planeta. 
El peso del Krill es aproximadamente de 400 millones de toneladas frente a los 250 millones que representamos los humanos.

El aceite de Krill Superba presente en LipoKrill es de calidad superior. Procede de una única especie (Eupahausia Superba), en contraste con otros aceites de origen marino que provienen de múltiples fuentes.


Pesca eco-sostenible

La pesca de esta especie de Krill sigue un sistema de eco-recolección única, en cooperación con la Fundación Mundial para la Vida Salvaje (WWF). La captura se realiza en el océano Antártico, asegurando el máximo respeto por el medio ambiente y la cadena trófica de los animales que se alimentan de este crustáceo.

Durante la eco-recolección el Krill llega vivo y fresco a los contenedores del barco, donde se realiza el procesado y se obtiene una materia prima de primera calidad formada únicamente por Krill antártico de alta pureza.

El proceso se controla en su totalidad, desde la captura hasta la extracción del aceite final. Como detalle adicional se fijan las coordenadas del lugar de la captura, las cuales se indican en el estuche. De esta manera se puede saber en qué lugar de la Antártida se pescó el Krill del aceite que se está consumiendo.

LipoKrill, bueno para el corazón

Es aceite de Krill Superba 100% natural, sin enriquecer.

Es rico en ácidos grasos omega-3 (EPA y DHA) unidos a fosfolípidos. Esto les permite dispersarse en agua y absorberse y distribuirse mejor y más rapidamente en el organismo. Ha demostrado ser más eficaz que los ácidos grasos omega-3 procedentes de aceite de pescado, los cuales están unidos a triglicéridos.

El aceite de Krill Superba contiene Astaxantina, un pigmento rojo antioxidante reconocido por sus efectos beneficiosos para la salud porque contrarresta los radicales libres que perjudican al organismo. La presencia de este carotenoide asegura una mayor estabilidad del aceite por lo que no es necesario añadir vitamina E para evitar la oxidación, garantizando su perfecta conservación.



El consumo de aceite de Krill previene las enfermedades cardiovasculares, reduce el "colesterol malo" (LDL) y aumenta el "colesterol bueno" (HDL). LipoKrill es una buena ayuda para controlar el colesterol.

LipoKrill tiene un completo valor nutricional y un alto contenido en ácidos grasos poli-insaturados omega-3.

Se recomienda tomar de una a dos cápsulas a cualquier hora del día (se pueden tomar de una sola vez). Es recomendable tomar LipoKrill de forma continuada para obtener los mejores resultados.

Cada estuche contiene 60 cápsulas de gelatina blanda envasadas en blíster.

LipoKrill no produce reflujo, muy habitual tras la ingesta de aceite de pescado.

Apto para diabéticos.

LipoKrill no debe ser utilizado por personas alérgicas al marisco.

Si Ud. toma anticoagulantes, consulte a su médico antes de tomar LipoKrill.

Los complementos alimenticios no deben sustituir una dieta equilibrada.




LipoKrill
Omega-3 de Krill Antártico

Recomendaciones para controlar el colesterol.

1. Control de la dieta:
  • Reducir el consumo de grasas saturadas. Las grasas totales deben de representar menos del 30% del valor calórico total de la dieta y de ésta, menos del 10% deben ser saturadas. Las grasas saturadas son las que están presentes en las carnes grasas, embutidos, tocino, leche, mantequilla, bollería y alimentos precocinados.
  • Aumentar el consumo de grasas insaturadas presentes en aceites vegetales y pescado azul.
  • Controlar el consumo de alimentos ricos en colesterol como huevos, mayonesa y vísceras.
  • Aumentar el aporte en fibra. Incluir verduras, frutas y legumbres.
2. Evitar el sobrepeso.
3. Realizar ejercicio físico moderado de forma regular.
4. Dejar de fumar.
5. Evitar el consumo de alcohol.
6. Huir del estrés.
7. Realizar análisis de colesterol de forma periódica una vez al año.


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud .


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate