jueves, 1 de septiembre de 2016

Degeneración Macular Asociada con la Edad

¿Qué es la degeneración macular?

La degeneración macular asociada con la edad (DMAE) es una enfermedad de la mácula, un área pequeña en el centro de la retina en la parte posterior del ojo, a través de la cual la luz pasa al cerebro. 

Si la mácula se daña puede afectar a su capacidad de ver los detalles finos correctamente, y si no se trata, destruye gradualmente la visión central, es decir, lo que se ve directamente enfrente de uno mismo.

La DMAE no afecta su visión periférica; o sea, lo que se ve en los bordes exteriores de su visión, por lo que no causa ceguera completa. Por lo general, pero no siempre, afecta a ambos ojos, y puede progresar a un ritmo diferente en cada ojo.

Factores de riesgo

La degeneración macular se cree que afecta a las personas mayores de 60 y a otros grupos de edad, pero puede suceder cuando eres más joven. También hay otras causas que pueden aumentar su riesgo demasiado, incluyendo:
  • Fumar. De acuerdo con el NHS (National Health Service, UK), éste es un factor de riesgo importante. Es hasta cuatro veces más probable el desarrollo de la enfermedad que en los no fumadores.

  • Se cree que las mujeres tiene un riesgo mayor que los hombres.

  • El origen étnico (los caucásicos pueden ser más propensos a desarrollar DMAE que las personas con piel más oscura)

  • La susceptibilidad genética (se puede tener un riesgo mayor si tiene familiares directos que lo padecen)

  • La dieta (no comer alimentos ricos en nutrientes suficientes como el colorido de la fruta y hortalizas), podría aumentar el riesgo de desarrollar DMAE.

  • También es posible que el consumo de más de cuatro unidades de alcohol al día, durante varios años, pueda aumentar su riesgo de padecerlo tempranamente.

  • La luz del sol es otro factor de riesgo posible, específicamente, la exposición a una gran cantidad de luz solar durante su vida.

  • La obesidad (tener un índice de masa corporal de 30 o superior) también se cree que aumenta las probabilidades de desarrollar DMAE.


Tipos de Degeneración Macular Asociada con la Edad

DMAE SECA
Éste es el tipo más común y menos grave, afectando entre el 85% al 90% de los casos. Es lo que ocurre cuando las células sensibles a la luz, en la mácula, se descomponen lentamente borrando gradualmente la visión central en el ojo afectado.
El síntoma más común es una ligera visión borrosa. Por ejemplo, usted puede tener dificultad para reconocer caras o tal vez necesite más luz para leer y realizar otras tareas. 

Otro signo común temprano es la presencia de pequeños depósitos debajo de la retina, conocidos como drusas. Éstos se encuentran más frecuentemente en las personas mayores de 60 años y se piensa que dañan las células de luz en la mácula.

Cuando la DMAE Seca empeora, puedes ver una mancha borrosa en el centro de tu visión, aunque la pérdida de la visión es gradual y puede tardar varios años.

DMAE HÚMEDA
Del 10 al 15% de las personas que desarrollan la degeneración macular tienen la DMAE Húmeda, también conocida como DMAE Neo Vascular.

Esto ocurre cuando vasos sanguíneos anormales situados detrás de la retina, comienzan a crecer debajo de la mácula. Estos nuevos vasos sanguíneos causan hinchazón y sangrado debajo de la mácula, provocando daños a la mácula y, eventualmente, cicatrices.

La DMAE Húmeda puede desarrollarse muy rápidamente, lo que significa que se pierde la visión central mucho más rápido que con la DMAE Seca. 
La buena noticia es que hay un tratamiento que puede detener el crecimiento de los vasos sanguíneos y los daños en la mácula, pero es necesario establecerlo rápidamente.

La dieta y tu visión

Mientras que los expertos todavía no saben la causa exacta de la DMAE, muchos creen que hay pasos que pueden tomarse para minimizarlas posibilidades de desarrollarla. Uno de ellos es consumir una dieta equilibrada.

Reduce el consumo de grasas saturadas, es decir, las grasas que en su mayoría se encuentran en productos animales como la carne de res, cordero, cerdo, manteca de cerdo, mantequilla, crema y queso.
Revisa las etiquetas de información nutricional en los alimentos procesados y productos demasiado horneados.

Come más pescado, nueces, germen de trigo y semillas para así aumentar tu consumo de zinc; y nueces de Brasil, conservas de atún, sardinas, yemas de huevo y semillas de girasol, para aumentar el selenio.

Ciertos nutrientes pueden ayudar a proteger tus ojos de la DMAE

La luteína y la zeaxantina pertenecen a un grupo de pigmentos vegetales llamados carotenoides que se encuentran en altas concentraciones en la mácula y en el tejido circundante de la retina.
Algunos estudios muestran que pueden ser prometedores por su participación en la coloración de la mácula, protegiéndola contra los rayos del sol.

Los flavonoides vegetales son compuestos de plantas conocidos por apoyar la salud de los vasos sanguíneos, incluyendo la de los ojos.
Entre ellos están las antocianidinas (frutas de color oscuro como el arándano) y las proantocianidinas oligoméricas (semillas de uva). Los estudios sugieren que estas sustancias pueden ayudar a prevenir.

El ginkgo biloba contiene flavonoides que son ampliamente utilizados para aumentar la circulación, incluyendo el flujo de sangre a los ojos y al nervio óptico. 
En un estudio con voluntarios con DMAE, un grupo tomó 60 mg/día y otro 240 mg/día de ginkgo. En ambos grupos la visión había mejorado, pero reportaron mejoras mayores el grupo de 240 mg/día.

Las multivitaminas y minerales de alta potencia que contengan las vitaminas antioxidantes A, C y E y zinc pueden ayudar. Un estudio, que incluía individuos en la etapa temprana de DMAE, mostró que los antioxidantes combinados con zinc pueden retardar la progresión de la condición.

Los ácidos grasos Omega 3 (DHA) que se encuentran en el aceite de pescado, contribuyen al mantenimiento de la visión normal.
Se cree que las personas que consumen una dieta rica en ácidos grasos Omega 3 pueden tener un menor riesgo de desarrollar DMAE


Información facilitada por Lamberts.

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate