jueves, 27 de octubre de 2011

PEZONERAS CERA DE ABEJA


  Para evitar las grietas en los pezones durante la lactancia, es importante mantenerlos secos e hidratados. Para ello, una buena solución son las pezoneras de cera de abeja virgen elaboradas artesanalmente. Sus propiedades emolientes e hidratantes, además de su función protectora (Cuando más sensible está esta zona), las convierten en un accesorio indispensable durante la lactancia.



   Lo ideal sería empezar a utilizarlas un tiempo antes del parto, para hidratar los pezones y mantener la piel flexible. Un par de horas al día sería suficiente. Tras el parto, se pueden utilizar todo el tiempo deseado hasta que desaparezcan las molestias.



   Se aplican directamente sobre el pezón, moldeándolas con la propia mano. Se pueden calentar un poco con el secador de pelo o cualquier otra fuente de calor para volverlas más maleables. Si se fueran deformando con el uso, se les vuelve a dar la forma deseada y se meten en el frigorífico durante un rato.



   Para limpiarlas, basta con lavarlas con agua tibia para quitarles la pelusilla y suciedad que se haya podido pegar.



   Sobre las pezoneras se coloca un disco empapador, que es importante cambiar a menudo para evitar en lo posible el exceso de humedad.



   Es importante una correcta postura tanto de la madre como del niño a la hora de dar el pecho, y que la boca del niño cubra toda la aureola.



   Durante la lactancia, no es necesario llevar una higiene especial. Evitar, eso sí, detergentes “especiales” abrasivos, colorantes y perfumes. Si llegaran a producirse grietas, la hidratación continuada con pezoneras de cera de abeja y una crema adecuada, como la Crema de Plantas Medicinales de Weleda, ayudarán a cerrarlas y a solucionar las molestias.

 La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud .



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate