jueves, 8 de enero de 2015

La glucosamina, el mejor alimento de la articulación

La glucosamina es un polisacárido. Es una molécula de glucosa y una amina (nitrógeno y 2 moléculas de hidrógeno). Es un elemento esencial en la construcción de diferentes compuestos, como los glicolípidos, glicoproteínas, glicosaminoglicanos, hialuronato y proteoglicanos. Por lo tanto, es importante en las membranas celulares y proteínas de la superficie celular.

Además interviene en la formación de las superficies articulares, tendones, ligamentos, líquido sinovial, piel, hueso, uñas, válvulas del corazón, vasos sanguíneos, y también en secreciones mucosas del tracto digestivo, respiratorio y urinario.

La glucosamina centra su actividad en dos grandes áreas:

Es sabido que con la edad disminuye la actividad enzimática de la glucosamina sintetasa (Enzima que activa la producción de glucosamina en el organismo), obstaculizándose la capacidad regenerativa articular.

Se utiliza además en la práctica deportiva, debido a la necesidad aumentada de glucosamina para la correcta función articular, regenerativa y recuperativa en lesiones.

¿Como funciona?
La glucosamina es una molécula pequeña y soluble en agua. Se absorbe fácilmente por el intestino (hasta un 90%). Una vez metabolizada por el hígado pasa rápidamente a incorporarse al cartílago articular. La glucosamina se concentra en mayor cantidad en dicho cartílago, más que en otras estructuras tisulares.
Se elimina principalmente por la orina y una pequeña cantidad de ésta o sus derivados se eliminarán por las heces.

Ayuda en la construcción de proteoglicanos (Necesarios para estabilizar las membranas celulares) y glicosaminoglicanos (Mucopolisacáridos con propiedades elásticas que forman parte de la matriz del cartílago articular, a los que nutren y lubrican). Estos se unen al colágeno para formar el cartílago.

El cartílago (Células fijadas en una matriz de colágeno fibroso dentro de un gel concentrado de agua y proteoglicanos) es importante para la flexibilidad de las articulaciones. La glucosamina ayuda a proteger este cartílago.

La glucosamina hace más denso y elástico el líquido sinovial (Sustancia viscosa encontrada en la articulación, encargada de amortiguar y lubricar la articulación durante el movimiento). De esta forma ayuda a mejorar la capacidad amortiguadora, reduciendo la fricción y el dolor articular.

Así pues, es de innegable ayuda en la regeneración articular, post-esfuerzo y frente a lesiones dentro del ámbito deportivo o en el ejercicio diario. Su funcionamiento se traduce en una reducción de la inflamación, dolor y rigidez articular.

Aporta una función condroprotectora importante en las lesiones articulares. Es decir, protege a los condrocitos (Células que forman el cartílago fibroso), los cuales se diseminan entre las fibras de colágeno en la matriz del cartílago.

En resumen, estimula la producción de sustancias necesarias para la correcta función articular y además también estimula la reparación de las articulaciones.
La actividad que aporta es en pequeña medida de carácter inflamatorio, interviene en la reducción del dolor de una manera no inmediata pero sí consistente y progresiva, ofreciendo una mejora en este sentido a largo plazo, en complementación continua, no como analgésico directo.

Por último, resaltar la posible intervención de la glucosamina en el ámbito de la cicatrización. En este sentido, sería un acelerador de la curación de heridas disminuyendo el tamaño de las cicatrices.
En este campo hay que destacar la participación de la glucosamina en la síntesis de ácido hialurónico, sustancia viscosa y deslizante que mantiene unidas a las células. Desempeña un papel importante ayudando a los fagocitos a emigrar a través del tejido conjuntivo durante el desarrollo y reparación de las heridas.

Información cedida por "Solgar"

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate