jueves, 12 de noviembre de 2015

Ecoeducando, aprendiendo a cuidar nuestro planeta


Los niños nacen amando la naturaleza, crecen con una conciencia medioambiental innata que no deben perder y que los mayores deberíamos imitar. Por ese motivo no debemos dejar que pierdan ese amor por la naturaleza, inculcando los valores necesarios que la defiendan durante su vida.

Nos referimos a hacerles partícipes del cuidado de otras especies, de la conservación de la biodiversidad y, en definitiva, de la salud de nuestro planeta.

Esta enseñanza continua no sólo debe darse en la escuela. En el entorno familiar deben encontrarse con una mentalidad de respeto por la naturaleza, por lo ecológico y por lo no agresivo en todos los sentidos. Todas las actividades que se practiquen relacionadas con el respeto y cuidado por el medio ambiente serán bienvenidas. Además de ser actividades sanas, son actividades con las que cualquier niño se divierte de una forma u otra.


Es necesario que los niños vayan adquiriendo buenos hábitos desde muy temprana edad. Si en casa ven que se realizan hábitos de este tipo, crecerán con esos hábitos: no tirar basura al suelo, no dañar las plantas o depositar los residuos en los contenedores apropiados son algunas de las tareas básicas que deberían tener aprendidas desde pequeños.


Y no sólo en casa, sino cuando salgan al campo, al parque o a cualquier otro espacio abierto. Hay que hacerles saber que los ríos son nuestra fuente de vida y que los campos nos ofrecen el alimento diario, por ello no deben ser contaminados por la basura.


Debemos enseñarles a usar el agua con moderación. El agua es el oro del planeta; si no respetan este elemento no respetarán el origen básico de todo lo que nos rodea. Aprovecharla bien en el aseo, en la limpieza o en el riego de plantas es una de las claves para que el planeta no se resienta con sus sequías.

Para que un niño respete el medio ambiente es indispensable que entienda lo que este le ofrece, los beneficios que le aportará, lo que de él aprovechará a lo largo de su vida. Si tiene la posibilidad de crecer en un entorno en contacto directo con la naturaleza, aprovechémoslo, porque no hay mejor experiencia para un niño que la de poder gestionar su propio huerto, recoger lo que siembra y, finalmente, comer lo más sano posible gracias a lo que él mismo ha producido.


Si no es posible tener un huerto propio, al menos es bueno que los más pequeños hagan excursiones a jardines, huertos, granjas, bosques y cualquier otro entorno relacionado directamente con el medio ambiente. Muchos pequeños realizan campamentos en granja-escuelas que desarrollan en ellos un amor especial por la naturaleza y los animales. Esta es una experiencia inolvidable que repercute muy positivamente en sus ideales de futuro.


Enseñarles a reciclar, a no desechar, a reutilizar o transformar lo que ya han usado antes de darle un final prematuro, por ejemplo, sus juguetes, es también clave para crear conciencia. Cuanto antes comprendan el significado de los códigos de color en la separación de residuos, antes entrarán a formar parte de la cadena de reciclaje en la sociedad.


El principal paso para educar a los niños bajo una perspectiva ecológica deben darlos padres. Si un niño ve en sus progenitores la preocupación e involucración con el cuidado de su entorno, estos crecerán irremediablemente con la mentalidad del cuidado continuo del medio ambiente que les rodea. 


Un paso previo para crear conciencia desde corta edad es relacionar los juegos con los hábitos de reciclaje y cuidado del medio ambiente. Jugar con los colores de los envases para que construyan sus propios contenedores y vayan depositando pequeños residuos en un rincón de su habitación, por ejemplo, es un buen comienzo. 

Realizar pequeños gestos en casa como cerrar los grifos cuando no se esté utilizando el agua que corre, utilizar adecuadamente la cisterna, no malgastar el papel de cocina o utilizar bolsas de plástico sólo en ocasiones que lo requieran, son medidas perfectas para un buen aprendizaje.


Fernando Bejar
Fundador y Director de Redcicla.com, la primera web dedicada integramente al reciclaje

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate