jueves, 19 de noviembre de 2015

Especial cuidado de las pieles mixtas y grasas

Según las encuestas, entre el 30% y el 40% de la población española considera que su piel es mixta o grasa. Piel más gruesa, poros abiertos, puntos negros y piel brillante son algunas de las manifestaciones que podemos encontrar en estos tipos de pieles.

Utilizar en nuestra rutina diaria productos adecuados nos ayudará a mantenerlas bajo control.

Características de las pieles mixtas y grasas

La piel mixta presenta una zona grasa (frente, nariz y mentón) conocida como la zona T, y una zona más seca (mejillas, pómulos y cuello) donde el aspecto del cutis es distinto: la piel es más fina y sensible, y los poros están cerrados.


El control del sebo y la hidratación es fundamental en estas pieles, ya que la tendencia a deshidratarse es frecuente.
La piel grasa tiene un aspecto brillante y un tacto suave pero a la vez untuoso, debido a la hiperproducción de sebo por las glándulas sebáceas. Presente un color opaco amarillento y es más gruesa. Una piel grasa normal puede alterarse rápidamente volviéndose seborréica, asfística (poros taponados), acnéica o deshidratándose, bien por causas internas o por falta de cuidados.


COMO CUIDAR LAS PIELES MIXTAS Y GRASAS

1) Limpiar

La limpieza de la piel es básica en cualquier ritual de belleza y especialmente en las pieles mixtas y grasas. En este paso se retiran los restos de maquillaje y todas las impurezas, tanto las derivadas del medioambiente como las producidas por la propia piel, entre ellas el exceso de sebo y de células muertas. La limpieza hay que realizarla 2 veces al día (mañana y noche) antes de aplicar el tratamiento correspondiente.

Normalmente las texturas que más se adaptan a este tipo de pieles son las espumas y los geles limpiadores por su mayor poder detergente. Sin embargo, es importante elegir un producto suave que no reseque ni irrite. Si además contiene agentes que ayuden a controlar la producción de sebo y mantener las bacterias causantes del acné bajo control, habremos encontrado el limpiador ideal.

En la actualidad también existen aguas micelares, muy cómodas de usar, adaptadas a las pieles mixtas y grasas, son adecuadas para las pieles más sensibles y para eliminar el maquillaje de zonas más delicadas como los labios y el contorno de ojos.


2) Tonificar
Para finalizar la limpieza, un tónico con un grado intermedio de astringencia para cerrar los poros será muy adecuado. El tónico también nos beneficia retirando los restos del limpiador utilizado previamente y retirando los restos de cal del agua, en el caso de haber aclarado con agua el producto de limpieza utilizado para limpiar nuestra piel.


3) Tratamiento
Puedes pensar que las pieles grasas no necesitan tratamientos hidratantes y nutritivos. Nada más lejos de la realidad. No hay que confundir el sebo con el agua. Una piel grasa también puede deshidratarse y esto es aún más frecuente en las pieles mixtas. Además, el exceso de limpieza, frecuente en este tipo de pieles, puede dar lugar al efecto contrario, las glándulas sebáceas producirán aún más sebo, si no tratamos la piel adecuadamente posteriormente a la limpieza.
Lo más indicado es una crema fluida que no contenga agentes comedogénicos (aquellos que empeoran el estado de puntos negros y granos) y que no engrase, controlando los indeseados brillos y los poros abiertos, pero que a la vez contenga ingredientes que hidraten, nutran y protejan la piel, manteniendo a raya las infecciones. Se tiende a pensar que todos los aceites engrasan la piel, pero no es cierto; hay aceites vegetales que se adecuan perfectamente a las pieles grasas aportándoles muchos beneficios

Es interesante que la crema se aplique 2 veces al día (mañana y noche). Las cremas hidratantes actúan a nivel superficial de la piel, afinándola y dándole la apariencia deseada; para potenciar los efectos de la crema y actuar en capas más internas de la piel podemos utilizar un serum que regule la secreción de sebo de las glándulas sebáceas, aporte un efecto de larga duración sobre el control de los brillos y el exceso de producción de grasa, favorezca la renovación celular, tenga propiedades antiinflamatorias y disminuya la sensibilidad de la piel (estados frecuentes en las pieles mixtas y grasas). El serum puede aplicarse después de la limpieza y antes de la crema hidratante, mañana y noche.


4) Un plus de belleza y control

Una o dos veces por semana podemos combinar la acción de un exfoliante facial de grano medio y una mascarilla purificante. Esto nos ayudará a mantener bajo control los odiados los puntos negros y la producción de sebo. Si además eliges una mascarilla de arcilla verde, estarás aportando minerales a tu piel, y ésta se verá más luminosa y más fina. No hay que olvidar aplicar crema hidratante después de este tratamiento "expres" (no te llevará más de 15 minutos), para evitar que la piel se seque y obtener unos resultados de centro de belleza en casa.


INGREDIENTES NATURALES PARA EL CUIDADO DE LAS PIELES MIXTAS A GRASAS

Aceite de avellana

Muy conocido por sus propiedades astringentes. Es muy penetrante y estimulante para el sistema circulatorio. Ayuda a tonificar y estirar la piel, y es aplicable para todo tipo de pieles, especialmente mixtas o grasas y la piel de los adolescentes, ya que no deja sensación grasa en la piel, ayuda a cerrar las poros, no es comedogénico y además contiene sustancias protectoras, hidratantes nutritivas y reguladoras de las glándulas sebáceas.
Foto de Meneerke Bloem 

Flor de imperatoria
El extracto de esta planta es rico en flavonoides, tiene propiedades antiinflamatorias, reparadoras y astringentes, por lo que es muy adecuado para las pieles mixtas y grasas.

Manteca de karité
Foto de Marco Schdmit

La manteca de semillas de este árbol africano resulta un excelente agente antisequedad, reparador, protector y astringente que no provoca la aparición de granitos y no es comedogénico, por lo que se puede usar en la composición de cremas para pieles mixtas a grasas aprovechando todos sus beneficios antiedad con total tranquilidad.


OTROS CONSEJOS PARA MANTENER LA PIEL EQUILIBRADA Y CONFORTABLE

  • Desmaquíllate siempre antes de ir a dormir
  • Presta atención al maquillaje que utilizas, elige productos de buena calidad específicos para tu tipo de piel.
  • Mantén una alimentación equilibrada, baja en grasa y picante.
  • Bebe mucha agua para mantener la piel hidratada.
  • Utiliza agua fría para retirar los productos de limpieza, ya que el agua caliente estimula la producción de sebo en la piel y la irrita.
  • Huye del tabaco. Entre sus múltiples efectos perjudiciales para la salud, se encuentra el envejecimiento prematuro de la piel.
  • El ejercicio físico moderado realizado de forma habitual también contribuye a mantener el buen estado de la piel, oxigena y nos ayuda a eliminar toxinas.

Información cedida por Natur Import

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate