jueves, 17 de noviembre de 2016

Metales pesados, ¿cómo eliminarlos del organismo?

Día tras día estamos expuestos a la contaminación por metales pesados. Por mucho que tratemos de evitarlo, mercurio, plomo, aluminio, cadmio... llegan a nosotros a través del aire que respiramos, los alimentos que ingerimos o se posan sobre nuestra piel. 
En definitiva, están en nuestro entorno.


La atmósfera acumula partículas tóxicas procedentes de la industria, la combustión de los vehículos, los aerosoles... Estas partículas pueden entrar directamente en nuestro organismo al respirar o en el contacto con la dermis. Además, con la lluvia caen sobre el suelo, el agua y los productos que cultivamos, pasando así, a través de esos terrenos contaminados, a la cadena alimentaria. 
Contenido mercurio en los peces
A eso hay que sumar los herbicidas y pesticidas utilizados en la agricultura, o la contaminación (principalmente por mercurio) del mar, concentrada sobre todo en pescados y mariscos de talla grande (atún, pez espada, tiburón,...)

Otras fuentes de contaminación por metales tóxicos está en el tabaco, los medicamentos, los utensilios de cocina o los productos de higiene personal y cosmética (cremas, fotoprotectores, desodorantes...).

A nuestro cuerpo le resulta sumamente difícil eliminar esos metales pesados y se van acumulando día tras día a medida que nos exponemos a ellos.
Diferentes estudios concluyen que esa intoxicación está detrás de enfermedades que pueden afectar al hígado, al riñón o a las vías respiratorias. Puede derivar en problemas tiroideos, trastornos neurológicos o problemas de aprendizaje, entre otros.


¿Cómo nos podemos defender de los metales pesados?

Chlorella en polvo
El principal mecanismo de eliminación de metales pesados es la quelación. La administración de sustancias con capacidad para unirse o acoplarse a los metales pesados tiene como resultado la obtención de compuestos menos tóxicos y más fáciles de eliminar.
La Naturaleza puede ser una importante fuente de moléculas con esta actividad que puede ser reforzada con la administración de sustancias antioxidantes.


Cilantro
El cilantro posee una potente acción antioxidante y quelante especialmente para el mercurio, el plomo y el aluminio. También contiene una gran cantidad de vitaminas, sobretodo A y K.


Clorofila
La clorofila es el pigmento de color verde que les permite a las plantas realizar la fotosíntesis. La literatura científica describe propiedades detoxificantes y anticancerígenas para esta molécula pero en este caso resulta especialmente interesante por su capacidad quelante de metales pesados.


Chlorella
Es un alga verde unicelular esférica de agua dulce. Es muy rica en clorofila (mayor-igual que la espirulina, las espinacas o las ortigas). Es conocida por ser un superalimento muy interesante por sus propiedades nutritivas pero además ha sido estudiada por la capacidad para aumentar la excreción fecal y urinaria del cadmio.


Selenio
Aunque si bien es verdad que el selenio se considera un metal pesado para el cual se han descrito efectos tóxicos a altas dosis (ingestas superiores de más de 400 microgramos), también es un oligoelemento necesario para la vida. La ingesta diaria recomendada es de 55 microgramos para las mujeres y 70 microgramos para los varones, puesto que entre otras funciones forma parte de los enzimas que realizan una importante función antioxidante. 
Debido a la alta afinidad que tiene por el mercurio puede antagonizar sus efectos tóxicos impidiendo que se deposite en los tejidos.



Cambia tus hábitos para alimentar la exposición a los metales pesados.

  • Consume frutas, verduras y cereales procedentes de cultivo ecológico.
  • Evita hacer ejercicio físico en lugares con mucho tráfico.
  • Opta por cremas y cosméticos bio, tintes naturales para el cabello y evita los desodorantes que contengan aluminio.
  • Protégete al utilizar productos de limpieza y pinturas.
  • Evita las amalgamas dentales (empastes de color plata) porque contienen mercurio.


La dieta también puede ayudarte a limpiar tu cuerpo. Incluye en ella...

  • Brócoli: Ayuda a estimular el proceso depurativo del cuerpo y, por tanto, a eliminar los tóxicos. Opta, preferentemente, por cocinarlo al vapor para mantener sus propiedades.
  • Ajo: Es un poderoso antioxidante. Además es antibiótico natural y también nos ayudará a incrementar nuestras defensas.
  • Manzana: Junto con otras frutas como peras y pomelos, tiene niveles altos de pectina, un quelante natural que puede contribuir a eliminar los metales pesados del cuerpo.
  • Vitamina C: Ayuda al sistema inmunológico para que este actúe en la eliminación de los tóxicos.


Información facilitada por Soria Natural.


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate