jueves, 6 de julio de 2017

STOP a la caída del cabello


La caída del cabello es uno de los problemas que más preocupa tanto a los hombres como a las mujeres. Su pérdida puede presentar no sólo un problema estético, sino que además puede suponer un serio motivo de alteraciones en la calidad de vida y en la autoestima de las personas que la padecen.

Se considera normal una pérdida diaria entre 80 y 100 pelos, por encima de 125-150 cabellos perdidos al día ya se considera anormal.

Un aspecto muy importante que debemos tener presente respecto a la caída del cabello, es que para que los tratamientos resulten más eficaces deben iniciarse en las fases iniciales de la caída, mientras los folículos pilosos se mantengan activos, aunque mucho mejor es prevenir la caída cuando aún no ha aparecido de forma manifiesta.
Además no debemos olvidar que al ser un problema crónico deberán realizarse tratamientos de manera más o menos continuada.

En los últimos años, nuevas investigaciones han puesto de relieve la importancia y contribución en la caída del cabello, no sólo del conocido factor hormonal y hereditario, sino también de otra serie de factores fisiopatológicos.

Las alteraciones hormonales son uno de los elementos que mayor influencia tiene en la caída del cabello. Los andrógenos y principalmente la dihidrotestosterona (DHT), son las hormonas que atrofian y debilitan el pelo, siendo responsables de su caída en personas genéticamente predispuestas.


El exceso de DHT origina la denominada alopecia androgenética o calvicie común responsable de la caída de pelo en el 50% de los hombres alrededor de los cincuenta años, que llega al 70% en edades más tardías. En las mujeres su prevalencia es sólo del 6% antes de los cincuenta años, pero se incrementa también con la edad.

En cualquier caso, además de los desequilibrios hormonales hay otros factores que afectan a la caída del cabello y que deben ser tenidos muy en cuenta si queremos iniciar un tratamiento que realmente sea efectivo.

  • La microinflamación en los folículos pilosos.
  • La seborrea
  • El estrés, físico y emocional y la ansiedad.
  • Los déficits nutricionales, dado que la salud del pelo depende principalmente del aporte de suficientes nutrientes al folículo piloso.
  • Procesos oxidativos. El cuero cabelludo y los folículos pilosebáceos también pueden sufrir la acción de los radicales libres.


La fitoterapia nos puede ayudar a combatir la caída del cabello. Hay que tener en cuenta todos los factores que provocan la pérdida del pelo para establecer un tratamiento integral y mucho más efectivo.
  • El sabal (Sabal serulata) y el ciruelo africano (Pygeum africanum Hook) son plantas que presentan una acción antiandrogénica. Son bloqueadores naturales de la hormona DHT y, por tanto, son una alternativa segura y efectiva para frenar la caída del cabello e, incluso, contribuir a la repoblación parcial.
  • El escaramujo, en concreto sus frutos, tienen una potente acción antiinflamatoria que ayuda a los folículos a luchar contra la actividad inflamatoria que contribuye a la caída del cabello.
  • Plantas con acción sedante como la pasiflora (Passiflora incarnata L.) nos ayudarán a combatir el estrés y la ansiedad.
  • Para bloquear la acción de los radicales libres, responsables del envejecimiento de los folículos pilosos se aconsejan las semillas de uva y las catequinas del té verde. Ambas tienen efecto antiinflamatorio y su capacidad para reforzar la microcirculación. Eso favorece la llegada al bulbo piloso de los nutrientes necesarios para que crezca el pelo.

Si además suplementamos el tratamiento con vitaminas, minerales y aminoácidos que están involucradas en el metabolismo folicular podemos ayudar a controlar la caída del cabello y aportarle mayor fuerza.

Aunque la caída del cabello es un problema común en hombres y mujeres, sin embargo, presenta aspectos diferentes en unos y otras y, por tanto, el tratamiento también debe ser distinto.
En los hombres, la testosterona es el mayor precursor de la hormona DHT. El mayor problema al que se enfrentan los hombres es que en ese proceso se produce un aumento de la testosterona que provoca un exceso de estrógenos (a través de la enzima aromatasa). Para afrontarlo se aconseja complementar el tratamiento con plantas que presenten una acción antiestrogénica como el epilobio (Epilobium parviflorum Schreber) 

En las mujeres, en cambio, se aconsejan suplementos con isoflavonas porque, a diferencia de los hombres, se produce un descenso importante de los niveles de estrógenos que son los que estimulan el crecimiento del pelo.


LA ALIMENTACIÓN TE AYUDA



Una dieta equilibrada te puede ayudar a fortalecer el cabello y evitar su caída Debes consumir alimentos en los que no falten determinados nutrientes.
  • Vitamina B6, presente en las legumbres, el plátano, el pimiento o la patata.
  • Vitamina B8, se encuentra en la yema del huevo, la coliflor o los guisantes, y en algunas frutas como uvas, sandías o fresas.
  • Hierro, presente en el marisco, en lentejas y garbanzos, acelgas, espinacas y frutos secos.
  • Zinc, ostras, crustáceos y moluscos son ricos en este material. Las berenjenas, la borraja o los espárragos también lo contiene.
  • Cobre, se encuentra en los guisantes y algunos frutos secos como almendras, nueces y cacahuetes.

CONSEJOS PARA EL CUIDADO DEL CABELLO
  • Procura secarlo con una toalla y a toques suaves.
  • Utiliza peines de cerdas naturales.
  • Mantén las puntas saneadas cortándolas cada 2 o 3 meses.
  • Reduce el uso de gomas y horquillas que debilitan el pelo al aumentar la presión.


Isabel Molinero. Dpto médico de Soria Natural.


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate