jueves, 17 de julio de 2014

Osteoporosis masculina, la gran olvidada.

El riesgo de padecer fracturas óseas a causa de esta enfermedad afecta al 25% de la población masculina por lo que, lejos de los que se suele pensar, no se trata de una patología relacionada sólo con las mujeres.

A pesar de que la padecen tanto hombres como mujeres, por lo general, siempre que se habla de la osteoporosis lo habitual es asociarla a la población femenina y, en concreto, a la etapa de la postmenopausia.
Pero la realidad es muy distinta, ya que por cada tres mujeres con esta enfermedad, hay un hombre que padece osteoporosis.


La detección precoz, clave para el tratamiento
Respecto a los síntomas de esta enfermedad, la doctora Nuria Guañabens destaca: "es importante saber que no hay síntomas previos de la osteoporosis y que, por lo general, suele detectarse con la aparición de una fractura"
Y pone como ejemplo el caso del dolor de espalda, "a veces se atribuye a la osteoporosis pero si no hay fracturas de las vértebras, el motivo es otro. Sin embargo, cuando ya han aparecido fracturas vertebrales, sí puede quedar dolor de espalda residual al igual que ocurre con las fracturas en otras partes del cuerpo, que también pueden producir otras complicaciones dependiendo de su localización (antebrazo, cadera, húmero...)"


Prevenir las fracturas
Sin lugar a dudas, las roturas de huesos son el principal problema que está asociado a la osteoporosis. Las más frecuentes son las de cadera, vértebra y muñeca.
Precisamente, este tipo de fractura tiene cierto índice de prevalencia entre los hombres. Según un estudio publicado por la Revista de Osteoporosis y Metabolismo Mineral, la padece un hombre por cada tres mujeres y, a causa de dicha rotura, fallecen el 36 por ciento de los hombres


La opinión del experto Ignacio Orellana Rico

¿Influye nuestra alimentación a la hora de prevenir y tratar la osteoporosis?
Por supuesto, la alimentación es un factor muy importante, el 45% del hueso está formado por materia inorgánica en forma de sales minerales (20% calcio) y el correcto aporte de estos minerales a través de la dieta es fundamental desde la infancia hasta la madurez del hueso.

No todos los alimentos nos permiten absorber el calcio de igual manera...
Además de ingerir calcio, el cuerpo lo debe absorber y asimilar. El aumento de la fibra, así como el de oxalatos y fitatos -presentes en las verduras de hoja verde en el caso de los primeros y en la cáscara de los cereales y el salvado de trigo, los segundos-, disminuye su absorción. Debemos tener cuidado si seguimos una dieta vegetariana estricta.
Hay que resaltar que las dietas hiperproteicas producen acidosis metabólica y cuando esto sucede el hueso libera calcio para neutralizar esa acidez y se aumenta la excreción urinaria del mismo agravando la osteoporosis.

¿Como deben ser nuestros hábitos de vida?
Se sabe que el tabaco reduce la densidad mineral ósea, el alcohol dificulta la formación de hueso y reduce la absorción de vitaminas y hay ciertos fármacos que pueden influir en la absorción y la disponibilidad del calcio. De la misma manera la vida sedentaria es perjudicial para la salud del hueso, una buena aptitud física nos ayudará en la vejez ante el riesgo de caídas. 
Además, el ejercicio practicado regularmente puede ayudarnos a disminuir la reducción de la densidad mineral ósea causada por la edad.

Algunas pautas de alimentación y hábitos saludables que contribuyen a prevenir y reducir el impacto de esta enfermedad
Debemos seguir una dieta equilibrada y sana que incluya la ingesta diaria de 1.000 mg de calcio y 1.000 UI (unidades internacionales) de vitamina D, así como la exposición solar adecuada desde la infancia.
También es recomendable evitar las dietas hiperproteicas exageradas porque nos hacen perder calcio por la orina y las dietas demasiado grasas, ya que eliminan calcio por las heces.

Es recomendable controlar el consumo de oxalatos y fitatos. Es importante estar en el peso ideal. El estado de desnutrición y bajo peso están relacionados con una menor DMO, mientras que el sobrepeso y la obesidad empeoran la osteoporosis al provocar un exceso de presión sobre las articulaciones y resto de la masa ósea. Hay que realizar una actividad física regular adaptada a cada paciente, no fumar y realizar un consumo moderado o inexistente de alcohol.

¿Qué alimentos nos ayudan a reforzar el calcio?
Los pescados como la sardina y las anchoas, las verduras de hojas verdes como las espinacas o la col rizada, en frutas como el higo y también los frutos secos.




Ejercicios recomendados para la osteoporosis

Ejercicios tumbado
  • Sobre una superficie firme, tumbado boca arriba con toda la columna apoyada, estira los brazos a ambos lados del cuerpo. Inspira y levanta los brazos extendidos hasta tocar el suelo por detrás de la cabeza. Bájalos mientras espiras.
  • Tumbado de lado, pon la mano que queda pegada al suelo debajo de la nuca y la otra apoyada en el suelo delante del pecho. Flexiona la pierna que queda debajo y levanta, estirada, la que queda en la parte superior. Una vez acabado el ejercicio, repítelo en la posición contraria.
Ejercicios sentado
  • Siéntate erguido en una silla con la espalda correctamente apoyada en el respaldo. Pon los brazos en cruz a la altura de los hombros y muévelos hacia atrás. Repite este ejercicio con los brazos en posición vertical y a 45 grados.
Ejercicio de pie
  • Con la espalda completamente pegada a la pared, las rodillas semiflexionadas y los pies ligeramente despegados, empuja el cuerpo contra la pared y estírate todo lo que puedas, levantando primero un brazo y, a continuación, el otro.
Ejercicios de rodillas
Sentado sobre los talones, sin levantarte, estira el tronco y los brazos y toca el suelo.

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud. 

Información cedida por "Solgar España"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate