jueves, 11 de septiembre de 2014

Como prevenir y tratar la gripe y el resfriado


Cada año con la llegada del frío, el estrés y todos los agentes nocivos que nos rodean aparecen numerosos virus que ponen a prueba nuestras defensas y nos pueden ocasionar una gripe o un resfriado. Ambas son enfermedades respiratorias pero son causadas por virus diferentes y varían en su sintomatología.



Resfriado
El resfriado común o catarro es una infección viral leve que afecta a las vías respiratorias altas como nariz, garganta y bronquios. Es la infección vírica más frecuente en el mundo y su aparición está muy relacionada con los picos estacionales: en otoño, a mitad del invierno y en primavera.

Existen más de 200 virus que pueden causar un resfriado, siendo el más frecuente el rinovirus seguido del coronavirus. Éstos se transmiten por vía aérea a través de secreciones de las vías respiratorias que se expulsan al aire con la tos y los estornudos, o por contacto directo con objetos contaminados con estas secreciones.

El principal grupo de riesgo son los niños. La inmadurez del sistema inmunitario y la facilidad del contagio por el contacto físico (guarderías, escuelas) propician la aparición de numerosos casos. Los ancianos, personas debilitadas e inmunodeprimidas, y los enfermos crónicos (en especial aquellos con afecciones en las vías respiratorias) son también grupos de riesgo.


Gripe
La gripe es una infección viral aguda de las vías respiratorias superiores causada por el virus influenza. Este virus presenta una extraordinaria capacidad de transmitirse de persona a persona fundamentalmente por vía aérea; basta con hablar, toser o estornudar para enviar los virus al aire y que otras personas puedan inhalarlo.

Esta enfermedad, que afecta a casi tres millones y medio de españoles cada año, supone uno de los mayores problemas de salud pública de todo el mundo occidental y anualmente vuelve a convertirse en la primera causa de bajas laborales. Uno de los retos a los que las autoridades sanitarias se enfrentan anualmente es la mutación del virus, que da lugar a nuevas cepas cada año.



SÍNTOMAS RESFRIADO GRIPE
Inicio Paulatino Súbito
Fiebre Temperatura normal o muy baja Temperatura entre 38 a 40 ºC acompañada de escalofríos
Dolor muscular A veces pero muy moderado Intenso en piernas y espalda
Cefalea Muy poco común Aguda e intensa, ocasionalmente asociada a fotofobia y dolor ocular
Rinitis, mucosidad nasal Transparente, fluida y abundante los primeros días para volverse purulenta a los 2 o 3 días A veces
Tos Muy frecuente. Al inicio suele ser seca y luego evolucionar a productiva Seca y puede llegar a ser intensa
Debilidad y fatiga Moderada Muy pronunciada, especialmente al inicio y a menudo persistente (hasta 2 semanas)
Otros síntomas Estornudos, dolor de garganta, irritación ocular Se producen estornudos, dolor de garganta e irritación ocular con menos frecuencia
Duración 8 a 10 días 3 a 7 días
Complicaciones Sinusitis, otitis. Sobre-infecciones bacterianas de las vías respiratorias Bronquitis, neumonía. En la convalecencia pueden aparecer encefalitis, miocarditis y mioglobinuria (orina de color rojizo/oscuro)



Consejos para prevenir y aliviar los síntomas de la gripe y el resfriado.

La mejor forma de evitar la gripe y el resfriado es mantener nuestro sistema inmunológico en condiciones óptimas. Para ello, es importante dormir un mínimo de siete horas diarias, reducir el estrés y llevar una alimentación equilibrada.
No obstante, sí a pesar de estas recomendaciones acabamos sufriendo un resfriado o una gripe, podemos seguir unos consejos para ayudarnos a aliviar los molestos síntomas:
  1. Descanse todo lo que sea posible, especialmente si presenta fiebre.
  2. Mantenga un ambiente cálido y húmedo para mantener la humedad de las vías respiratorias y aumentar la fluidez de la mucosidad.
  3. Ventile su casa y su sitio de trabajo diariamente.
  4. Evite los cambios bruscos de temperaturas y las bebidas excesivamente frías -con hielos- o calientes.
  5. Esmere la higiene personal; tápese la boca y la nariz antes de estornudar, utilice pañuelos desechables y lávese las manos con frecuencia.
  6. Aliméntese adecuadamente. Ingiera alimentos ricos en nutrientes que estimulen la función inmune (huevo, cereales completos, legumbres, carne, pescados) y el zinc (hígado, queso curado, mariscos, legumbres, huevo, frutos secos). Aumente el consumo de frutas y verduras, especialmente aquellas ricas en vitamina C (naranja, kiwi, mango, escaramujo, bayas de goji, étc.)
  7. Beba gran cantidad de líquidos (agua, zumos de frutas, infusiones, caldos, étc.), puesto que ayudan a eliminar la mucosidad, previenen la deshidratación y alivian el dolor de garganta. El caldo de pollo contiene cisteína, un aminoácido natural que ayuda a diluir la mucosidad de los pulmones, lo que permite expulsarla con mayor facilidad. Se recomienda agregar bastante condimento picante, como la pimienta de cayena, que le ayudará aún más a expeler la mucosidad.
    Sin embargo, evite las bebidas alcohólicas, que pueden interferir en la medicación y causar deshidratación.
  8. Realice aspiraciones de agua con sal o vahos de eucalipto para aliviar la congestión nasal y conseguir también una acción expectorante.
  9. Haga gárgaras de agua caliente con limón y miel. La acción emulgente nos permite calmar el dolor de garganta. A pesar de la creencia popular, es preferible emplear agua frente a la leche con miel, ya que los lácteos pueden aumentar la mucosidad.
  10. Deje de fumar y evite los ambientes con humo, ya que irritan todavía más nuestra garganta y mucosas.
  11. Si su sintomatología es severa consulte con su médico o especialista en salud y evite la automedicación. En la medicina convencional los fármacos utilizados para la gripe y el resfriado tienen la finalidad de controlar los síntomas o molestias derivadas del cuadro. Los más empleados son los analgésicos/antipiréticos, descongestionantes, antihistamínicos, antitusivos, mucolíticos, expectorantes, antiinfecciosos, faríngeos y anestésicos locales, y antigripales. Si utiliza la homeopatía merece especial atención el oscillococcinum, que ha demostrado su eficacia en los síntomas gripales.
  12. Cuidado con los antibióticos. Es muy importante que no se tomen antibióticos por cuenta propia; además de que no son efectivos contra estas afecciones. Utilizarlos de manera incorrecta o frecuente puede hacer que nuestro organismo se haga resistente a ellos y cuando realmente los necesitemos para tratar alguna enfermedad, podrían no hacernos ningún efecto.


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

Información cedida por "Solgar España"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate