jueves, 30 de abril de 2015

Alergia


La alergia es una respuesta exagerada (reacción de hipersensibilidad) del sistema defensivo (sistema inmunitario) que identifica como nocivas determinadas sustancias inocuas (como pueden ser los pólenes de algunas plantas o los ácaros del polvo doméstico, por ejemplo).


Las enfermedades alérgicas aumentan cada año. Las posibles causas son muy variadas. Existen factores genéticos predisponentes, pero estos no bastan para justificar el aumento observado de la incidencia de estas enfermedades.
El modo de vida occidental conlleva una serie de hábitos y costumbres claramente perjudiciales para los habitantes de países desarrollados (tabaquismo, cambios en las costumbres alimenticias, sedentarismo, obesidad...).


Existe también la teoría de la higiene. Nuestros hijos viven en ambientes limpios, se bañan con mucha frecuencia, están vacunados de numerosas enfermedades, utilizan en bastantes ocasiones antibióticos (no siempre indicados), están libres de enfermedades parasitarias, nunca están sucios...
Todas estas situaciones favorecen que el sistema inmunitario se equivoque de enemigos, puesto que no halla bacterias o parásitos contra los que combatir, y se oriente a sustancias tan inocuas como son los pólenes de las gramíneas o las heces de los ácaros del polvo doméstico.


Alergia y medio ambiente

¿Producen alergia los pólenes de todas las plantas?
Según la forma de polinización, las plantas pueden ser anemófilas o entomófilas. Las primeras polinizan a través del aire y por tanto contribuyen a la carga de polen ambiental causante de las reacciones alérgicas. 
Las plantas entomófilas son las que polinizan a través de los insectos, encargándose éstos de trasmitir el polen entre las flores. Estas plantas suelen tener flores vistosas y aromáticas y generalmente no se relacionan con reacciones alérgicas respiratorias.


¿Como influye la contaminación en la alergia respiratoria?
Se ha descrito una relación directa entre la contaminación ambiental y la frecuencia de alergia respiratoria, de forma que su incidencia es mayor en la población que reside en medios urbanos.
En este sentido, parece tener una especial importancia la emisión de las partículas contaminantes procedentes de los motores diesel, que alteran la estructura del polen aumentando su capacidad de inducir una respuesta alérgica en personas susceptibles.

¿Son útiles los purificadores de aire para alérgicos?
Los purificadores de aire con filtros HEPA (de alto rendimiento) logran filtrar la mayoría de las partículas ambientales de pequeño tamaño, por lo que pueden proporcionar un control ambiental adecuado para las personas alérgicas. Sin embargo, su rentabilidad es discutible dado que sólo son útiles en espacios cerrados y existen medidas más económicas basadas en la limpieza regular del lugar de residencia o de trabajo.



No abuses de los antiinflamatorios

Los médicos alertan del abuso de antiinflamatorios y analgésicos no esteroides (AINES) para tratar las lesiones entre los deportistas aficionados.
La mayoría de estos medicamentos convencionales se asocian con riesgos de efectos secundarios adversos, especialmente problemas en el aparato digestivo.
Es recomendable la utilización de medicamentos de origen natural, de acción biorreguladora, con principios activos de origen vegetal y mineral, que alivian el dolor y la inflamación de manera natural, al favorecer y estimular los mecanismos de recuperación natural del tejido lesionado.
Tampoco presentan efectos secundarios, ni riesgo de dar positivo en el control antidopaje. Los deportistas profesionales ya utilizan este tipo de medicamentos para aliviar el dolor y la inflamación y evitan usar antiinflamatorios y analgésicos de síntesis.



Información cedida por "Solgar"
La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate