jueves, 30 de agosto de 2012

Sal Cristalina del Himalaya

Un elixir vital - Regalo de la Naturaleza

Sin sal no puede haber vida, sin embargo, el consumo elevado actual de sal es perjudicial para nuestra salud. Esta circunstancia es debida a que la llamada "sal de mesa" tiene muy poco que ver con la sal natural tal como se presenta en la naturaleza.
La "sal de mesa" es básicamente cloruro sódico y no es el tipo de sal que necesitamos para vivir. Muy al contrario, se trata de una sustancia agresiva y hasta tóxica que sobrecarga el organismo.

La sal natural es sin embargo mucho más que cloruro sódico, dado que está compuesta por exactamente los mismos 84 elementos que componen el cuerpo humano y en la proporción exacta que el organismo necesita.

Es interesante constatar que nuestra sangre es idéntica al agua salina del "mar primario", o sea, una solución de agua y sal que todavía contiene la misma concentración relativa que tenía en la etapa de la evolución, en la cual la vida abandonó el mar.

En la antigüedad quien tenía acceso a la sal tenía el poder. Su importancia era tal que se usaba para pagar a los soldados -de ello se deriva la palabra "salario". Sin embargo, los métodos de explotación modernos y los avances químicos han convertido el "oro blanco" de antaño en "veneno blanco", ya que la sal refinada de hoy en día es la causa de diversas patologías como por ejemplo la gota, hipertensión, ácido úrico, esclerosis, celulitis, etc.

En la Tierra, la sal existe con abundancia, sobre todo en los mares y océanos que cubren aproximadamente el 70% de la superficie terrestre. Sin embargo, tanto los mares como los océanos, en la actualidad, se hallan degradados y tienen un alto nivel de contaminación.
También es preciso constatar que el 89% de los productores de sal marina de todo el mundo la refinan. Sin embargo, en la Tierra todavía existe sal pura y completa en aquellos lugares remotos del Himalaya, donde hace millones de años se secaron los mares primarios por la energía solar -todavía hoy puede encontrarse en minas de sal en estado puro y natural.

Además, debido a la enorme presión de las montañas sobre la sal, esta se ha convertido en una sal de cristal, con una composición orgánica y una biodisponibilidad muy superior a la de la sal natural gema, como la encontramos en las salinas de nuestras latitudes y cuyos elementos son de composición mucho más grosera, porque han sido sometidos durante millones de años a presión, a diferencia de la sal cristalina del Himalaya.
Es exactamente esta composición orgánica de la sal cristalina la que garantiza la disponibilidad bioquímica de los elementos para nuestras células.

Esta sal cristalina contiene todos los elementos que se encuentran en nuestro cuerpo y debidamente mezclada con agua nos puede ofrecer todo su energía acumulada. La solución salina a base de sal cristalina del Himalaya representa un auténtico mar de energía.

La solución salina, una simbiosis de la vitalidad
La solución salina es una simbiosis de la vitalidad. Esta mezcla de agua y sal es la "sopa primaria" de la vida y el representante físico y flexible de la energía solar más pura. No es otra cosa que la materialización líquida de la luz solar, energía solar en forma de líquido.
Cuando el agua se combina químicamente con la sal cristalina, cambia la estructura geométrica del agua y la sal, creando algo completamente nuevo: la solución salina.
Con la solución salina a base de sal cristalina del Himalaya podemos conseguir justamente "las frecuencias" que nuestro cuerpo necesita cuando está enfermo.

Preparación de la solución salina 
Colocar dos o más fragmentos de sal cristalina en un recipiente con tapa de ¼ o ½ litro. Añada agua mineral baja en minerales hasta que estén cubiertos los trozos de sal. Después de aprox. veinticuatro horas dispondremos de una solución salina con una concentración del 26%
Alcanzada esta concentración, el agua está saturada de sal, por lo que los cristales de sal no se disolverán más; de esta solución puede sacar cada día las cantidades de solución salina que necesite.

Preparación para una cura bebiendo solución salina:
  • Disuelva la cantidad de una cucharadita (aprox. 2,5ml) de solución salina al 26% de concentración, en un vaso con agua mineral baja en minerales.
  • Esta solución diluida se toma cada mañana después de levantarse en ayunas. El tratamiento puede prolongarse, añadiendo una cucharadita de la solución salina en un litro de agua y bebiendo de esa mezcla durante todo el día.
  • Tenga en cuenta que lo importante no es tanto la cantidad sino la regularidad de la ingestión. Desde el punto de vista bioquímico esta ingestión estimula en poco minutos la actividad gastro-intestinal y esta activación a su vez estimula el metabolismo y la digestión.

La solución salina para nuestro equilibrio electrolítico
Tomando la solución salina se establece el equilibrio electrolítico mejorando así la conductividad en nuestro cuerpo. Esta mejora de la conductividad tiene a su vez un efecto positivo sobre nuestra circulación, es decir "con la sal cristalina la corriente se activa de nuevo".

La solución salina para un equilibrio alcalino en el cuerpo
La solución salina es un medio excelente para conseguir un equilibrio entre el ácido y lo alcalino. Con la solución salina podemos eliminar metales pesados, depósitos calcáreos y otros residuos, previniendo así enfermedades como la esclerosis.

Aparte de enfermedades reumáticas como la gota, artritis o artrosis, piedras renales, celulitis, hipertensión y otras, la utilización de la solución salina resulta un auténtico bálsamo para la piel irritada o enferma.


Más información en el libro del Dr. Jürgen Weihofen, "La sal cristalina del Himalaya"
Ediciones Obelisco, Enero 2003


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate