viernes, 24 de julio de 2015

Beneficios terapéuticos de la Cúrcuma

La cúrcuma es una planta que posee innumerables propiedades medicinales, sin embargo es más conocida por su uso culinario ya que es uno de los ingredientes fundamentales del curry junto con el coriandro, guindilla, jengibre, mostaza, alholvas, y otras especies.

Generalmente la mayoría de sus propiedades son desconocidas por nuestra población. Sin embargo, desde hace siglos se emplea en Asia como condimento, colorante, tinte y estimulante medicinal.

En Occidente fue introducida por Marco Polo tras sus viajes por China y desde entonces ha sido utilizada como reemplazo del azafrán. Además, los farmacéuticos asiáticos y europeos la empleaban en virtud de la teoría de las "signaturas", debido a su color amarillo parecía totalmente indicada para curar la ictericia y las fiebres biliares, teoría que ha sido confirmada por la moderna fitoterapia.

La cúrcuma pertenece a la familia de las zingiberáceas, como el jengibre (Zingiber officinale) y el cardamomo (Elettaria cardamomum). El género curcuma engloba más de 70 especies de hierbas rizomatosas, las más empleadas son la Curcuma longa y la Curcuma xanthorrhiza.

Propiedades farmacológicas
Actividad antinflamatoria
Muchos estudios han demostrado la capacidad antinflamatoria de los curcuminoides. Éstos modulan el metabolismo del ácido araquidónico puesto que al inhibir las actividades cicloxigenasa (COX) y lipoxigenasa impiden la síntesis de eicosanoides, mediadores de la inflamación como prostaglandinas (PG), leucotrienos y tromboxanos, evitando así el proceso inflamatorio y la agregación plaquetaria. Además, aumentan la actividad enzimática implicada en la detoxificación de radicales libres generados por la peroxidación lipídica contribuyendo a la actividad antinflamatoria y evitando la necrosis tisular.

Es uno de los mejores antinflamatorios naturales. Según algunos autores , sus efectos analgésicos y antinflamatorios son comparables con muchos AINEs (antinflamatorios no esteroideos), aliviando los dolores articulares en general y disminuyendo la rigidez.

Las enfermedades inflamatorias intestinales (p. ej. Enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa) también
pueden verse beneficiadas debido a la relación entre los altos niveles de PG causados por COX-2, la excesiva producción de NO (óxido nítrico) por la INOS (óxido nítrico sintasa) y la actuación conjunta de INOS y COX-2 que promueven la reacción inflamatoria. Por tanto, en este tipo de enfermedades puede verse disminuido el grado de inflamación y aumentada la reparación del tejido celular dañado con la ayuda de la cúrcuma.

La producción excesiva de NO por INOs en colitis crónica puede afectar a la integridad de la mucosa debido a la generación de especies reactivas de nitrógeno que dañan a las células contribuyendo al desarrollo del daño intestinal y promoviendo el proceso inflamatorio.

Actividad inmunomoduladora
Los arabinogalactanos, constituyentes minoritarios de la cúrcuma, conducen al sistema inmunológico a un estado continuo de máximo rendimiento para la identificación y eliminación de organismos invasores víricos y bacterianos.
Diversos estudios han demostrado que provoca un aumento de los linfocitos Natural Killers (NK), monocitos y macrófagos, interferón gamma (IFNy), factor de necrosis tumoral, interleucina 1-B e interleucina-6. Además, ayudan a fortalecer la salud del tracto gastrointestinal debido a su acción prebiótica.

Asímismo, han comprobado que la curcumina puede inhibir la producción de interleucina-12 por los macrófagos, alterando el perfil de citoquinas Th1 (células T Helper), lo que puede ser de utilidad terapéutica para las enfermedades inmunológicas mediadas por Th1

Actividad hipolipemiante
Reduce el colesterol sanguíneo, los triglicéridos y los fosfolípidos. Se ha observado un marcado incremento de la actividad de la enzima colesterol-7- hidroxilasa del hígado, lo que indica una mayor velocidad en el catabolismo del LDL bajo los efectos de la curcumina.

Actividad antioxidante
La reducción de la peroxidación lipídica, anteriormente mencionada hace que la cúrcuma tenga una potente acción antioxidante gracias al carácter fenólico de la curcumina. Facilita la eliminación de las especies reactivas de oxígeno (el radical hidroxilo, el radical superóxido, el oxígeno singlete, el dióxido de nitrógeno y el óxido nítrico)

La peroxidación lipídica es un proceso clave en el inicio y desarrollo de múltiples enfermedades. Por tanto, la cúrcuma puede jugar un papel importante en la prevención de enfermedades tales como la aterosclerosis.

Al no producirse la oxidación de las lipoproteínas de baja intensidad (LDL) el proceso de aterogénesis se verá inhibido.

Actividad antidepresiva y neuroprotectora
Ultimas investigaciones han evaluado el papel reductor de la curcumina en la sintomatología depresiva, asociada a una disminución de los niveles de cortisol (reducción del grado de depresión de moderada a leve en tratamientos de más de 3 meses de duración).
Dado este poder reductor de la curcumina, que reduce la excitotoxicidad por la liberación de glutamato, podría también tener efectos neuroprotectores en aquellas enfermedades con un componente inflamatorio sistémico y/o enfermedades neurodegenerativas donde el estrés crónico agrava la sintomatología y favorece su progresión a nivel cerebral.

A destacar las acciones específicas en:

PIEL:
Las virtudes de la cúrcuma frente a los procesos de inflamación, granulación y remodelación de tejidos la han convertido en un efectivo tratamiento para la cicatrización y en líneas generales para cualquier proceso de reparación tisular.
Es efectiva en la prevención del cáncer de piel, inhibiendo el efecto de la oxidación del DNA de la epidermis y modulando la expresión génica de protooncogenes inducidos por diversos agentes carcinogénicos.
También muestra un efecto favorable en modelos de ratones y humanos que padecen psoriasis como resultado de la estimulación inmunitaria, antiinflamatoria y la inhibición de la actividad COX.

APARATO DIGESTIVO
Tracto gastrointestinal
En el  tracto gastrointestinal consigue un efecto beneficioso tanto a nivel físico como funcional. Ejerce un efecto protector contra las úlceras gástricas y duodenales. La curcumina inhibe la producción de IL-8 inducida por el Helicobacter pylori, la cual juega un papel esencial en el desarrollo de gastritis, úlcera y adenacarcinoma gástrico.

Hígado
Una de las principales propiedades de los extractos de cúrcuma es su actividad hepatoprotectora, disminuye algunos marcadores séricos de daño hepático como la fosfatasa alcalina, la bilirrubina y la aspartato aminotransferasa.
Además, es un potente inhibidor del citocromo P450 y estimula el enzima glutatión tranferasa, implicada en el metabolismo de xenobióticos.

La actividad antioxidante de la cúrcuma es especialmente importante en el hígado, mejorando así su funcionalidad.
El hígado es el órgano con mayor índice de estrés oxidativo, ya que realiza procesos que conllevan un gran incremento de la peroxidación lipídica: metabolismo de las grasas y biotranformación de xenobióticos y sustancias tóxicas.

Por otro lado, la cúrcuma es colerética (aumenta el flujo de bilis), colagoga (induce la contracción de la vesícula biliar facilitando la expulsión de bilis) y espasmolítica a antiespasmódica.


Por Marta Reyes Bueno, naturópata y experta en nutrición ortomolecular, para "Natur Import"

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate