jueves, 27 de octubre de 2016

Dolor de cabeza y migraña



Hay dos tipo principales de dolor de cabeza: Dolor de Cabeza Primario, que no se debe a ningún problema de salud subyacente; y Dolor de Cabeza Secundario, que es causado por una enfermedad o lesión independiente. El tipo más común de dolor de cabeza es el Dolor de Cabeza Primario, llamado también Tensional.


Migraña. Causas desencadenantes

La migraña no tiene una causa clara, pero varios sucesos pueden ocasionarla. Puede venir con síntomas como náuseas y vómitos. 
En ocasiones, antes de los ataques, se experimentan síntomas que se describen como luces intermitentes, hormigueos y mareos. La buena noticia es que, el dolor de cabeza y la migraña, son a menudo tratados con facilidad y, generalmente, no son graves. Los expertos también recomiendan un estilo de vida saludable y una dieta sana y equilibrada, no fumar, beber una cantidad moderada de alcohol, dormir lo suficiente y hacer ejercicio.


¿Dolor de cabeza o migraña? 

Principales tipos de Dolor de Cabeza Primario


Dolor de Cabeza Tensional:

Es el más común. Los síntomas incluyen un dolor sordo en ambos lados de la cabeza, con una sensación de presión alrededor de la cabeza o detrás de los ojos. Puede durar desde media hora hasta varias, aunque algunos por tensión pueden durar varios días.
De acuerdo con el NHS, pueden presentarse una vez o dos veces al mes. Si es hasta 15 veces al mes, dolor de cabeza tensional episódico, y si es más de 15 veces al mes, dolor de cabeza tensional crónico.
Existen muchas causas, incluyendo: estrés, la falta de sueño, saltarse las comidas, deshidratación.... Otros factores desencadenantes son la luz del sol, fatiga visual, el ruido, la falta de ejercicio, malas posturas e incluso ciertos tipo de olores.



Dolor de Cabeza en Racimo:
Éstos pueden ser muy dolorosos, pero son bastante raros. Se cree que alrededor de una de cada 1000 personas podrían verse afectadas. Los síntomas típicos incluyen dolor intenso en un lado de la cabeza (por lo general alrededor o detrás de un ojo), y es más severo que el dolor de tensión o incluso de migraña. Se llaman "en racimo" porque pueden ocurrir hasta tres ataques al día durante semanas o incluso meses.
Entonces, por lo general, desaparecen por un tiempo, (tal vez por unos pocos meses o años), antes de comenzar nuevamente.
Al igual que con el dolor de cabeza tensional, un dolor de cabeza en racimo puede ser episódico en racimo (período libre de dolor de un mes o más), y crónico en racimo (períodos libres de dolor de menos de un mes).

Los expertos han estudiado lo que sucede en el cerebro durante un ataque, y algunos opinan que el hipotálamo libera sustancias químicas llamadas neurotransmisores, las cuales pueden causar dolor mediante la estimulación de las células nerviosas en el cerebro.

Otra teoría es que puede verse originado por la dilatación de los vasos sanguíneos en el cerebro, provocando dolor, que es causado por el aumento de presión a los tejidos cerebrales. Desafortunadamente, la mayoría de los dolores de cabeza en racimo no tienen ninguna causa desencadenante, aunque algunas personas que lo padecen, encuentran que el alcohol, los olores fuertes y sentir demasiado calor, puede provocarlo.



Migraña:
La migraña es realmente del tipo de Dolor de Cabeza Primario. Los síntomas incluyen un dolor pulsátil o punzante, previamente acompañado, en ocasiones, con alteraciones visuales, tales como: luces parpadeantes, patrones en zig-zag, puntos ciegos, entumecimiento, hormigueo, hormigueo en las extremidades, mareos y sensación de inestabilidad, todos conocidos como "aura".
Hay tres tipo principales: migraña con aura, migraña sin aura y aura de migraña sin dolor de cabeza, llamada a veces "migraña silenciosa", ya que causa síntomas de aura, pero no el fuerte dolor.

En realidad nadie sabe qué causa la migraña, aunque algunos expertos creen que es el resultado de la liberación de ciertas sustancias químicas en el cerebro. Sin embargo, hay varios factores que la desencadenan, incluyendo la fluctuación de los niveles hormonales, el estrés, la ansiedad, depresión y la excitación, no dormir lo suficiente, tener niveles bajos de azúcar en la sangre, una mala postura, no comer o beber con regularidad, o el consumo de alcohol.
Ciertos alimentos también están relacionados, incluido el chocolate, queso y frutas cítricas. Otros desencadenantes incluyen luces brillantes, ruidos fuertes, olores fuertes, pantallas de ordenador o televisión y temperaturas muy frías, así como ciertos tipos de medicamentos (terapia de reemplazo hormonal, la píldora anticonceptiva oral y algunas pastillas para dormir).



¿Cuándo es serio el dolor de cabeza?

Afortunadamente los olores de cabeza más graves no son comunes, pero si tiene alguno de los siguientes transtornos, consulte a su especialista tan pronto como sea posible:
  • El dolor de cabeza aparece de repente y severamente (especialmente si recientemente ha sufrido un golpe en la cabeza)
  • El dolor de cabeza se acompaña de fiebre, convulsiones, sensación de somnolencia, visión borrosa o vómitos.
  • Hay un cambio dramático en su patrón de dolor de cabeza o migraña normales.
  • Si tiene una migraña con síntomas de aura que suceden en el mismo lado del cuerpo con cada ataque.
  • Experimenta su primera migraña a la edad de 50 años o más.


Nutrientes y tratamientos naturales

Magnesio
Este mineral ha demostrado ser un tratamiento eficaz para la migraña. En un estudio, los voluntarios que tomaron un suplemento de magnesio al día, tuvieron un 40% menos de ataques de migraña qeu los que tomaron un placebo. Otros estudios sugieren que el magnesio puede ser útil como tratamiento para la migraña hormonal (menstrual) en mujeres.
Buenas fuentes de magnesio son la levadura de cerveza, la melaza, el salvado de trigo y las nueces.


Jengibre
Las evidencias que sugieren que puede ayudar a reducir el dolor de migraña. En un estudio publicado en 2014, a quienes sufrían migraña se les dió jengibre en polvo o un medicamento para la migraña. Ambos grupos afirmaron que su migraña mejoró, en dos horas, en un 90%


Complejo de vitaminas B
Ciertas vitaminas B ayudan al cuerpo a hacer frente a los efectos negativos del estrés. Un estudio halló que tomar un suplemento de complejo B durante 90 días puede conducir a una reducción significativa de la experiencia del estrés en el trabajo.


Otros tratamientos naturales
La acupuntura, quiropráctica, hipnosis, osteopatía y las terapias de relajación pueden ser muy beneficiosos.


Información facilitada por Lamberts


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate