miércoles, 20 de noviembre de 2013

Síndrome Premenstrual

El síndrome premenstrual (SPM) engloba una gran variedad de síntomas que suelen darse entre las mujeres la semana anterior al período. Los síntomas son muy variable e incluyen episodios de llanto, antojos por dulces, arrebatos de ira, fatiga, depresión, hinchazón abdominal, dolor de cabeza, dolor e hinchazón de pechos, entre otros. El tipo, el número, la duración y la severidad de estos síntomas pueden variar enormemente de una mujer a otra e incluso de un período a otro. Se estima que el SPM afecta a más del 70% de las mujeres en algún momento de su vida y para el 5-10% de las mujeres su severidad puede afectar de forma importante a la vida diaria de las mujeres.

Algunos de los síntomas más habituales de SPM

De tipo emocional: irritabilidad / cambios de ánimo / ansiedad / depresión / tensión nerviosa / despistes / llanto / insomnio / confusión.

De tipo físico: hinchazón abdominal / hinchazón de extremidades / incremento de peso / dolor y sensibilidad en pechos / dolores de cabeza/antojos por dulces y carbohidratos / aumento de apetito / fatiga / mareos / desvanecimientos / estreñimiento y diarrea / dolores musculares y articulares.

¿Qué causa el SPM?

La hipótesis más extendida sobre el origen del SPM es un desequilibrio de las hormonas femeninas (estrógeno y progesterona) durante la segunda mitad del ciclo menstrual, tras la ovulación, que provocaría una situación de dominancia estrogénica, es decir, niveles elevados de estrógeno y bajos de progesterona. Esta situación hormonal se relaciona con cambios en el equilibrio de neurotransmisores que controlan el estado de ánimo, el dolor y antojos por alimentos específicos.
Este desequilibrio hormonal también se asocia con un aumento en la liberación y en la sensibilidad corporal de otra hormona, la prolactina, producida por la glándula pituitaria. los mayores niveles de prolactina unidos a una mayor sensibilidad a la misma se relacionan con síntomas tales como ansiedad, retención de líquidos, sensibilidad en los pechos y potencia a su vez el estado de dominancia estrogénica.

Factores que contribuyen al SPM
  • El exceso de peso: se relaciona con mayor cantidad de tejido adiposo visceral que a su vez favorece el aumento de estrógenos.
  • Un consumo excesivo de azúcares y carbohidratos refinados: provoca mayores niveles de insulina, lo que aumenta la actividad estrogénica.
  • Dieta desequilibrada: muchas vitaminas y minerales intervienen en la eliminación del exceso de estrógenos por parte del hígado y su deficiencia puede acentuar la dominancia estrogénica. Además es importante un consumo adecuado de fibra para evitar la recirculación de estrógenos y facilitar su excreción.
  • Consumo de alcohol: interfiere con la detoxificación hepática de los estrógenos.
  • Exposición a los estrógenos ambientales: ciertas sustancias como plásticos, pesticidas y herbicidas pueden comportarse como estrógenos en el organismo. Conviene evitar su exposición, así como consumir carne y leche de fuentes confiables, pues en los métodos de ganadería actuales es frecuente el uso de hormonas.
  • El estrés: incrementa la prolactina y disminuye las reservas de magnesio, cuya deficiencia se relaciona con SPM.

Complementos alimenticios para luchar contra el SPM

Los suplementos más importantes para disminuir la severidad del SPM con el vitex y una fórmula multinutriente para mujeres en edad menstrual. Aunque en algunos libros se recomienda tomar los complementos desde la ovulación hasta que comienza el período, es mucho mejor tomarlos regularmente, de forma diaria.
El vitex (sauzgatillo), es la planta reguladora femenina por excelencia. Actúa corrigiendo los desequilibrios de la glándula pituitaria en el cerebro, con lo que disminuye los niveles de prolactina y reequilibra los estrógenos y la progesterona. Se recomienda 1.000 mg diarios fruto seco.


La fórmula multinutriente para mujeres en edad menstrual debe aportar niveles elevados de magnesio (400 mg diarios), un mineral capaz de reducir la retención de líquidos, la sensibilidad mamaria, la fatiga, la hinchazón y la tensión muscular. La generalización del estrés diario que agota sus reservas y un bajo consumo de legumbres y verduras han llevado a que más de un 70% de las mujeres presente deficiencias de este mineral. La vitamina B6 es otro multinutriente clave. El magnesio junto a la vitamina B6 participa en la síntesis de serotonina, un neurotransmisor cuya deficiencia se relaciona con depresión, insomnio y ansiedad. Un consumo de B6 de 50 mg diarios ha mostrado disminuir los niveles de estrógenos y mejorar su eliminación hepática. Por otra parte, el cromo es un mineral que puede ayudarnos en el control de los niveles de azúcar y los antojos por dulces y las vitaminas del grupo B en general son de gran utilidad para potenciar la actividad detoxificadora hepática.
Otro nutriente importante es el ácido gamma-linolénico (GLA) presente en el aceite de prímula y de borraja. Un aporte diario de 90-120 mg de GLA puede ayudar a disminuir la sensibilidad en los pechos y los antojos por carbohidratos.

Información obtenida de: Departamento Técnico de Lamberts Gestión, S.L. 

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate