jueves, 19 de marzo de 2015

Mantén tus defensas en forma

¿Sabías que las verduras y las hortalizas, como las de la familia de las coles (col, coliflor, brócoli, coles de Bruselas, repollo,...), los tubérculos, las legumbres secas, los frutos secos y los brotes, nos ofrecen la combinación correcta de casi todos los nutrientes que necesita nuestro sistema inmunitario? Veamos pues como actúan en nuestra defensa.

Defensas contra los patógenos
La primera barrera contra los patógenos es la piel y las mucosas, y la vitamina A juega un papel importante en su desarrollo y mantenimiento.

En efecto, la falta de vitamina A provoca una irrigación deficiente tanto en la piel como en las mucosas, que al secarse permiten que las bacterias puedan penetrar con mayor facilidad.


La vitamina C está implicada en la defensa contra los virus y bacterias, y apoya a los macrófagos encargados de destruir directamente a los patógenos.

La vitamina E favorece la formación de los linfocitos B y T y además actúa igual que la vitamina C y el betacaroteno, erradicando los radicales libres del organismo. El oligoelemento selenio apoya esta función.

Los importantes oligoelementos
Se cree que el efecto estimulador del selenio sobre el sistema inmune es debido a su función como antioxidante. El selenio se encuentra mayoritariamente en la carne y el pescado; sin embargo, el germen de trigo, el coco y los espárragos también contienen cantidades muy apreciables. El selenio también se halla en otros productos, como las legumbres, el ajo, los champiñones y las semillas de girasol.

El zinc activa numerosas enzimas del sistema inmune. Por lo general se asimila mejor de los alimentos de origen animal que de los alimentos vegetales. Además de encontrarse en la carne y en especial en los mariscos, el zinc también se encuentra en los productos lácteos, el brócoli, las legumbres, las semillas de calabaza, el sésamo y la soja. Por otra parte, las proteínas de las legumbres y la vitamina C mejoran su absorción.


Contra las infecciones: el hierro
El hierro es importante para los macrófagos, acelerando así la respuesta inmune. A parte de encontrarse en la carne, también se halla en los cereales integrales, las legumbres y las verduras de hojas verdes, como las espinacas.


La vitamina C mejora la absorción del hierro vegetal
Los fitonutrientes como los monoterpenos (cominos, cilantros), los polifenoles (col roja, cebolla roja, vino tinto), las saponinas (espinacas y legumbres) y los sulfitos (ajo y cebollas) protegen contra las infecciones y la inflamación. Las setas shiitake y especias como el comino negro, el chile, el jengibre y el rábano picante son consideradas en general como fortalecedores del sistema inmunológico.


¿Sabías que...?

Una alimentación sana y saludable puede aportar todo lo que nuestro organismo necesita. Los fitonutrientes como los polifenoles, carotenoides, fitosteroles, monoterpenos/terpenos, fitoestrógenos, los glucosinolatos, las saponinas, los sulfuros... proporcionan al organismo la posibilidad de defender el sistema celular de la acción oxidativa, previniendo así el desarrollo de modificaciones celulares.
Las vitaminas y, por lo tanto, los vegetales que las contienen, son siempre el centro de estudios científicos, que tratan de encontrar, prevenir o ralentizar enfermedades y degeneraciones cerebrales.

Infomación cedida por "A. Vogel"

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate