jueves, 10 de septiembre de 2015

La canela, cálido perfume invernal

La canela es una de las especias más antiguas: ya era nombrada en varios capítulos del Antiguo Testamento, y su árbol es originario de China.
Hace más de 4.500 años se conocía la cassia, una variedad de canela procedente de aquel país, utilizada mayoritariamente en la cocina china y americana.
Pero en 1505, los portugueses descubrieron en Ceylán, una nueva variedad de canela "extraordinaria y totalmente diferente", considerada hasta nuestros días como una de las mejores. Se puede decir, entonces, que la conocida como Cinnamomum zeylanicum es originaria de la isla de Sri Lanka (antiguamente, Ceylán).

Especia utilizada en el mundo del vino y en la cocina, en los bouquets aromáticos, pero también para las inhalaciones, la canela es una de las especias más buscadas, compradas y asequibles.
No obstante, y pese a que hay muchísimas plantas habituales de la sabiduria popular, de la canela no se conocen muchos detalles, como cuál es su país productor, cómo se cultiva, cuándo se recoge y sus múltiples propiedades. 
Por ejemplo, pocos la asocian a la belleza, y hoy en día la ciencia ha revelado que la canela posee una acción depurativa y fortalecedora del tejido conjuntivo.
Entonces, ¿cuáles son los secretos del famoso bastoncillo?


La canela en Europa
Los europeos empezaron a descubrir la canela y sus beneficios en la Edad Media, ya que la aromática fragancia de esta especia se relacionaba con las cruzadas de la cuenca del Mediterráneo.
Al inicio del siglo XVI los marineros portugueses empezaron a traerla de las exploraciones de Ceylán, empezando así su expansión en Europa y su utilización en el arte culinario. 
En este periodo las especias eran consideradas como un bien precioso, y solamente unos pocos tenían acceso a ellas. No fue hasta la disolución del monopolio, en 1853, y una vez que los portugueses, ingleses y holandeses pusieron fin al colonialismo en ultramar, después de siglos de combates, que la canela encontró su lugar y se utilizó en casi todo el mundo.

La corteza más aromática del mundo
La canela se comercializa en forma de polvo, de bastones o como aceite esencial. La especia procede de la corteza de un árbol de una de las enormes variedades de la familia del laurel.
Igual que para el cultivo del mimbre, este árbol crece en grandes extensiones y su cultivo es de gran atracción turística. Los árboles crecen muy rápido y los nuevos brotes son cortados cada año o cada dos.
La recogida se realiza durante la estación de los monzones, desde mayo hasta octubre.
La corteza exterior de los arbustos descopados se raspa y, posteriormente, la corteza tierna se seca a pleno sol, un proceso que favorece que la corteza se enrolle sobre si misma, formando las conocidas ramas de canela.
Las ramas claras, muy parecidas a un papel seco enrollado, son las de mayor calidad, mientras que cuanto más fina se raspa la corteza, más intenso es el aroma de la especia.

En cuanto a las flores de la canela, se trata de los frutos sin madurar recogidos justo después de la floración. Son mucho menos aromáticas que la corteza, pero debido a que su esencia es más fina, son utilizadas en la industria perfumista.

Múltiples usos
En India y en Sri Lanka la canela es utilizada como especia para el adobo de arroces y en las múltiples variedades de preparaciones de currys. En Europa, la canela es más utilizada en la cocina y en la industria pastelera. Se espolvorea sobre el arroz con leche, en las creps, compotas, ensaladas de naranja, manzanas al horno, en galletas e incluso en el chocolate.
Con canela se aromatizan caramelos y algunas gomas de mascar. Esta especia tropical combina bien con frutas como las peras y ciruelas, confitadas o al vapor, a las que se les añaden sus ramas. Con el café con leche desprende su agradable y fino aroma.

Canela para los sentidos
Cuando preguntamos a distintas personas porqué les gusta tanto la canela, todas responden que sienten la potencia de su gusto fuerte y dulce, y al mismo tiempo caliente y especiado, con su sutil perfume.
También la asocian a un estado de ánimo especial. Muchos recuerdan episodios de la infancia muy ligados a las fragancias de los dulces caseros.
El perfume de la canela es cálido, especiado y dulce. Por ello, cuando nos resfriamos, tenemos escalofríos, estamos malhumorados o nos sentimos deprimidos es excelente poner en un quemador de aceites aromáticos aceite esencial de canela junto con aceites esenciales de naranjo, jazmín o ylang-ylang, de sándalo o de limón, para recuperar la energía y el buen humor.

Pero no todo el mundo soporta el perfume de la canela en el baño o como aceite esencial, y algunas personas pueden incluso sufrir pequeños brotes alérgicos.

La canela y el cuerpo
La canela es beneficiosa para el organismo, sobre todo por su acción antiséptica y antiespasmódica. La canela ayuda a las personas con problemas gástricos, es eficaz contra la hinchazón y los espasmos intestinales, y calma los bronquios y la tos irritante.
Su efecto calorífico favorece la irrigación sanguínea y resulta muy eficaz como aceite de masajes para el reumatismo, la artritis y muchos de los dolores articulares, ya que su esencia activa la microcirculación sanguínea y calma los dolores.

Una especia asociada a la belleza
Esta especia está cada vez más presente en el sector de la belleza. Podemos encontrarla en algunos productos cosméticos: por ejemplo, la crema a base de canela es muy utilizada y eficaz en el tratamiento de la celulitis, con resultados muy satisfactorios en zonas muy críticas como piernas, caderas, brazos y nalgas.

Una "pócima" de amor
La canela forma parte de la "famosa lista" de ingredientes afrodisíacos. En una cena romántica nunca debería faltar un incienso a base de canela: su esencia se expande, favoreciendo y reforzando su efecto sensual.

La canela en medicina
La canela favorece la transpiración, tiene un efecto calorífico, calma, estimula la digestión, alivia los espasmos, es antifúngica y antibacteriana. Está indicada en caso de dolores estomacales, hinchazones y dolores espasmódicos gastrointestinales leves.
  • Las infusiones de canela
    Poner, en una taza con agua hirviendo, una cucharada de café, unas ramas de canela troceada y dejar infusionar durante 10 minutos. Filtrar y tomar. En caso de pérdida de apetitio, se pueden tomar de 2 a 4 tazas al día antes de las comidas, o en caso de dolencias gástricas, una taza después de las comidas.
    Para estimular la circulación, se añade a una taza con agua hirviendo una cucharita de té negro y un cuarto de rama de canela. Se deja infusionar durante cinco minutos y se toma.
  • La tintura de canela Diluir en 5 ml de agua muy caliente la tintura de canela y beber lentamente. Es reconfortante en caso de enfriamientos y escalofríos.
    En caso de reumatismo se puede empapar una compresa en la tintura diluida o en una cocción de ramas de canela y aplicarla en las partes más doloridas.
  • Aceite esencial de canela
    El aceite esencial de canela proviene de las flores, de las hojas y de la corteza.
    El aceite de la corteza de Sri Lanka goza de una gran reputación y está considerado como el más noble por su extraordinario, delicadísimo e intenso perfume. Recolectado fresco, primero adquiere un color oro, que cambia enseguida a un color bruno-rojizo.
    El aceite esencial de la cassia procedente de China generalmente es menos costoso.
    El aceite esencial de canela frena la proliferación de las bacterias.
  • La canela en polvoUn tratamiento aconsejado en caso de inflamaciones de los senos y de las mucosas nasales consiste en triturar finamente un trocito de canela (de Ceylán) en rama, ponérselo en la boca, ensalivarlo bien durante unos minutos y escupirlo.
    Y no hay que olvidar su acción beneficiosa en problemas nerviosos y de depresión.
  • ¿Canela y pies?La esencia de canela regula la temperatura de los pies, favorece la circulación e impide en ellos las micosis.
  • Licor de canelaDebido a sus propiedades, la canela se utiliza como reforzador y coadyuvante de la digestión, empleándose para la elaboración de licores digestivos como el licor de Chartreuse o la angostura.
¡Atención! En caso de embarazo es conveniente evitar las dosis terapéuticas, especialmente las de los aceites esenciales, ya que la canela es un estimulante del útero.


Información cedida por A. Vogel

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate