jueves, 27 de abril de 2017

Mal aliento

Las principales culpables de mal aliento son las bacterias, de las cuales se cree que haya alrededor de 500 tipos diferentes solo en la boca.
Estas bacterias crecen en el entorno natural de la boca, con su cálida temperatura y alta humedad, y la mayoría de ellas originan los productos químicos que causan el mal aliento, tales como el sulfuro de hidrógeno.


Boca seca

Por ejemplo, en el caso del mal aliento temprano en la mañana, es porque las bacterias de la boca comienzan a digerir partículas de comida que no se eliminaron por la saliva durante la noche, (ya que se tiende a producir niveles mucho más bajos de saliva cuando dormimos), y como éstas partículas están digiriéndose, crean mal aliento.
La mala higiene bucal es otra de las principales causas del mal aliento, ya que no usar de manera regular el cepillado y el hilo dental puede dejar partículas de alimentos atrapados entre los dientes, los cuales son descompuestos por las bacterias. Otras causas comunes incluyen fumar, beber alcohol o café, y comer alimentos con sabores fuertes, como el ajo y la cebolla. También una dieta alta en proteínas o muy baja en calorías puede hacer que su aliento huela, ya que su cuerpo descompone sustancias grasas que liberan las llamadas cetonas.
Existen medicamentos que causan mal aliento. Si está tomando alguna de los siguientes y nota que su aliento está afectado, hable con su médico para averiguar si podría tomar un medicamento alternativo. Entre ellas encontramos:
  • Los nitratos (a menudo se utilizan para tratar la angina de pecho).
  • Fenotiazinas (tranquilizantes).
  • Ciertos medicamentos de quimioterapia.
  • Sulfóxido de dimetilo (DMSO), (utilizado para tratar la cistitis intersticial).
  • El disulfiram (utilizado para tratar a aquellos que son dependientes del alcohol).
  • Las anfetaminas (usado para tratar la narcolepsia, pero también se utiliza como una droga psicoactiva ilegal).


Cómo comprobar el aliento por uno mismo

El problema con el mal aliento es que puede ser difícil de detectar a sí mismo, y mientras que otros lo pueden notar, pueden no querer decirle por no ofender. Algunas personas también creen que tienen mal aliento (halitofobia), cuando realmente no lo tienen o ya han superado esta condición. Hay una forma sencilla de averiguar si su aliento huele. Puede lamer el interior de su muñeca y luego esperar hasta que la saliva se seque. A continuación huela su muñeca, y si no huele muy bien, es probable que tenga mal aliento.

El mal aliento y la salud oral

Así como el mal aliento es comúnmente causado por una mala higiene bucal, también puede ser señal de que existe una enfermedad de las encías. Si las encías están inflamadas, adoloridas o infectadas, y escupe sangre después de cepillarse los dientes, la etapa de la enfermedad de las encías que le está afectando se llama gingivitis. Esta es una condición común que se cree que afecta a más de la mitad de todos los adultos en cierta medida, sin embargo, si no se toman medidas para tratarla, puede pasar a la próxima etapa, llamada periodontitis. Esto puede causar problemas más graves como la pérdida de dientes o dientes flojos, retracción de las encías y afección en el hueso de la mandíbula.

Cómo prevenir la enfermedad de las encías

Si tiene un mal aliento persistente y sospecha que puede tener un problema en las encías, trate de ver a su dentista e higienista dental regularmente. Ellos pueden indicarle cómo mejorar su higiene bucal, así como  también limpiar sus dientes a fondo para eliminar cualquier placa endurecida (la sustancia que contiene bacterias que se acumula en los dientes cada vez que comemos y bebemos).
Por ejemplo, su dentista o higienista dental le recomendará el cepillado de los dientes y encías con regularidad, y le mostrará las mejores técnicas para hacerlo, así como mantener su lengua limpia (por lo general mediante el cepillado o raspado de la parte superior de la misma). Esto es importante porque las bacterias pueden vivir en la superficie de la lengua y causar mal aliento. También le animamos a usar el hilo dental entre los dientes todos los días.

¿Con qué frecuencia se debe consultar a su dentista?

En el pasado se solía recomendar consultar al dentista cada seis meses. Actualmente depende del estado de su salud oral: si usted tiene problemas con sus dientes o encías, puede que tenga que visitar al dentista con más regularidad. Si no está seguro de la frecuencia con que debe ir para un chequeo dental, su dentista puede aconsejarle.
Problemas de salud que lo causan
Existen algunas condiciones médicas que en ocasiones pueden causar mal aliento.
  • Sinusitis: La sinusitis (una condición común), es la inflamación de la mucosa de los senos paranasales, y es causada por una infección viral o bacteriana. Por lo general se origina por el resfriado común o la gripe, cuando el virus se propaga a los senos de las vías respiratorias superiores. Además de la mala respiración, los síntomas de la sinusitis incluyen un bloqueo o secreción nasal, dolor y sensibilidad en la cara, temperatura alta, pérdida del gusto y del olfato y una sensación de malestar general.
  • Bronquiectasias: Esta condición a largo plazo provoca una acumulación de moco que deja a los pulmones más susceptibles a la infección junto con otros síntomas que incluyen una tos mucosa crónica y dificultad para respirar. El mal aliento también puede ser causado por otras infecciones que afectan a los pulmones, la garganta o la nariz.
  • Bronquitis: Infección de los bronquios (las principales vías respiratorias de los pulmones). La bronquitis a menudo se desarrolla después de un dolor de garganta, un resfriado o gripe. El síntoma principal es una tos persistente, aunque también puede tener dolor de garganta, de cabeza, congestión, dolor y molestias nasales.
  • Diabetes: La diabetes no controlada, donde los niveles de glucosa en la sangre son consistentemente altos, puede causar cetoacidosis diabética. Esto sucede debido a que su cuerpo no tiene suficiente insulina para convertir la glucosa en energía, por lo que en su lugar, empieza a descomponer el tejido del cuerpo. Un subproducto de este proceso es la producción de sustancias químicas llamadas cetonas, que se cree que son los responsables del mal aliento.
  • Helicobacter pylori: Es una bacteria que vive en el interior de su cuerpo, por lo general en el estómago. Se asocia comúnmente con úlcera de estómago u otros problemas gástricos como la indigestión, aunque la mayoría de las personas con H. pylori no tienen ningún síntoma. Es muy común (alrededor del 50% de la población mundial está infectada con H. pylori).
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE): Esta afección gástrica, donde el ácido del estómago sube hacia el esófago (el tubo muscular que conecta la boca con el estómago, también conocido como la garganta), también se ha relacionado con el mal aliento. Los síntomas más comunes incluyen ardor de estómago, reflujo ácido y dificultades para tragar.
  • Estreñimiento: De acuerdo con el Bladder and Bowel Foundation, los síntomas del estreñimiento pueden incluir un mal sabor en la boca, así como un mal aliento.
  • Xerostomía: Es el término médico para la boca seca por falta o disminución de saliva.
Otras condiciones poco comunes que se creen que causan el mal aliento incluyen la hipermetioninemia y la trimetilaminuria. Ambas son trastornos metabólicos.

Autoayuda para el mal aliento

Además de ver a su dentista e higienista dental de forma regular, hay muchas otras cosas que se pueden hacer para combatir el mal aliento:
  • Beba mucho líquido, preferiblemente agua, para detener la resequedad boca. Trate de no beber demasiado té y café, ya que pueden deshidratar la boca y hacer que su aliento huela amargo (el café también contiene ácidos que pueden estimular el crecimiento de bacterias). El alcohol puede resecar la boca demasiado.
  • Si tiene la boca seca, pruebe los chicles sin azúcar, para así estimular la producción de saliva.
  • Reduzca el consumo de alimentos que pueden hacer que su aliento huela, tales como ajo, cebolla y especias de sabor fuerte. Los alimentos azucarados también pueden ser la causa de un problema, ya que las bacterias prosperan en el azúcar. Si gusta de alimentos de sabor fuerte, utilice un enjuague bucal después de comer y siempre que sea posible, sin alcohol, ya que los que contienen alcohol favorecen la resequedad en la boca.
  • Otros alimentos que ayudan a combatir el mal aliento son: los yogures naturales sin azúcar y las verduras crudas crujientes. En lugar de las especias, alterne otras hierbas como el perejil, ya que puede ayudar a mantener la boca con olor fresco gracias al hecho de que contiene clorofila.
  • Mantenga la boca lo más saludable posible visitando al dentista. Así como el cepillado, el uso de hilo dental y el enjuague bucal dos veces al día. Otra buena idea es mantener un cepillo y pasta de dientes portátil (tamaño de viaje)en el bolso o en el bolsillo.
  • Pocas cosas son más propensos a causar el mal aliento que fumar. Si fuma, podrá tratar los productos que podrían ayudarle a dejar de fumar.


Remedio naturales para el mal aliento


Aceite de menta: El mentol encontrado en el aceite de menta es un ingrediente en muchos productos para halitosis que se venden en las farmacias. De hecho, los estudios sugieren que enjuagarse con un colutorio a base de menta es una manera eficaz de reducir el mal aliento.

Probióticos (bacterias vivas): Muchos expertos dentales creen que el mal aliento puede ser causado por un crecimiento excesivo de bacterias que producen compuestos con olor fétido en la boca. Los productos que contienen bacterias vivas, tales como los acidophilus son bien conocidos por sus beneficios en la salud digestiva, la investigación también sugiere que pueden ayudar a reducir el mal aliento también. Estas bacterias vivas beneficiosas están ampliamente disponibles en polvo, líquido, cápsulas o forma de comprimido, así como en determinados productos alimenticios a base de lácteos.

Coenzima Q-10: Si usted tiene mal aliento causado por problemas en las encías como la gingivitis, otro suplemento que puede ser útil es la Co-Q10. Algunos creen que ayuda a mejorar la circulación en los tejidos de las encías afectadas, para ayudar a que las encías se curen. Los estudios también confirman que puede haber un vínculo entre la Co-Q10 y la mejora de la enfermedad de las encías, reduciendo el sangrado y la inflamación.

Los fructo-oligosacáridos (FOS): Éstos son un tipo de fibra soluble que el cuerpo no puede digerir completamente. En cambio, las partes no digeridas proporcionan alimento para las bacterias intestinales, que pueden ayudar a mantener su sistema digestivo saludable. Una de las condiciones del FOS es que se utiliza a menudo para el estreñimiento, lo que sugiere que puede ser útil si tiene mal aliento como efecto secundario de sufrir estreñimiento. FOS está disponible como un suplemento nutricional (a menudo en forma de polvo) pero también se puede encontrar en alimentos como los espárragos, alcachofa, los puerros, las cebollas y las habas de soja.



Información facilitada por Lamberts España

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate