miércoles, 20 de junio de 2012

La piel en verano


La piel está expuesta, constantemente a la radiación solar. La radiación ultravioleta B (UVB) penetra poco en la piel, provocando principalmente eritema, mientras que la radiación UVA presenta una capacidad de penetración mayor, lo que le permite alcanzar la dermis lesionando una gran cantidad de estructuras moleculares y provocando efectos negativos a largo plazo (fotocarcinogénesis, inmunosupresión o fotoenvejecimiento). 

El cáncer cutáneo es el más frecuente en la raza blanca y ha sufrido un dramático incremento durante los últimos 40 años, debido fundamentalmente al cambio social experimentado respecto a la exposición al sol.
Esto ha determinado que se considere la radiación ultravioleta como el carcinógeno ambiental más importante en la actualidad.

Las radiaciones solares provocan la formación de lo que se conoce como radicales libre, especies químicas muy reactivas e inestables que provocan daños oxidativos en las estructuras celulares induciendo alteraciones cutáneas y del sistema inmune que son la base patogénica del envejecimiento prematuro y de la fotocarcinogénesis. 
Entre los radicales libres, las especies reactivas del oxígeno son los más comunes y destacan el radical superóxido, el hidroperóxido e hidroxilo y el oxígeno singlete. Estas especies alteran los lípidos de las membranas celulares y provocan lesiones oxidativas en las proteínas y en el ADN produciéndose mutaciones que jugarán un papel esencial en la inducción del cáncer de piel.

La producción de radicales libres no sólo se ve favorecida por la radiación solar. Otros factores externos, como el tabaco, el alcohol, la contaminación entre otros, contribuyen en buena manera a generar radicales libres por existencia de procesos oxidativos propios del metabolismo celular.

La piel posee una amplia gama de mecanismos de defensa antioxidante interrelacionados, que la protegen de la acción de los radicales libres, si bien es cierto, que estos sistemas de defensa se ven reducidos por la exposición continuada a la radiación solar.
Así, una exposición excesiva o crónica puede superar la capacidad antioxidante cutánea, entrando en una situación de estrés oxidativo que se manifestará en forma de desórdenes en la piel, inmunosupresión y envejecimiento prematuro.

Los signos cutáneos de daño solar consisten en las quemaduras y eritemas solares, alteraciones vasculares (telangiectasias), además de otros efectos que se dan a largo plazo como son la elastosis producida por la degenaración de las fibras dérmicas, atrofia epidérmica debido a un deficiente recambio celular, así como léntigos solares que son lesiones dermatológicas pigmentadas.
La consecuencia es una piel seca, descamada, laxa, con surcos y arrugas profundas de coloración amarillenta y con presencia de manchas de tamaño variable. Más allá de las características propias de una piel fotoenvejecida, la exposición crónica al sol puede llevar consigo la aparición de lesiones precancerosas y procesos cutáneos.


Suplementos nutricionales: Antioxidantes y fotoprotección
La fotoprotección es un aspecto clave en el tratamiento preventivo de múltiples procesos cutáneos. Una óptima fotoprotección sólo puede conseguirse combinando la aplicación de preparados tópicos con la administración de suplementos nutricionales con efectos fotoprotectores.
Ambas estrategias son complementarias, ya que la suplementación nutricional pretende actuar donde la fotoprotección tópica presenta ciertas limitaciones. La mayor parte de los agentes fotoprotectores tópicos están diseñados para proteger frente a los efectos adversos del espectro UV de la radiación solar, aunque son más eficaces frente a los fotones de la radiación UVB que frente a la radiación UVA y se debe tener en cuenta que la cantidad de rayos UVA que recibimos es 10 veces mayor que la de UVB.

Los complementos nutricionales antioxidantes actúan frenando o reparando procesos oxidativos como la peroxidación lipídica, la alteración de proteínas estructurales y los daños en el ADN que son generados básicamente por la radiación UVA, además de contrarrestar la inmunosupresión provocada por la radiación solar. El resultado de todo ello es un fortalecimiento de la resistencia de la piel provocada por la radiación solar. El resultado de todo ello es un fortalecimiento de la resistencia de la piel frente al estrés ambiental y una mejoría de los parámetros generales indicativos de la salud cutánea (densidad, grosor, rugosidad, descamación, lisura y/o arrugas).


El asesoramiento de SURA VITASAN


Prevent Mix (30-60 cáp.)
Fórmula multinutriente que aporta una exclusiva combinación de antioxidantes en concentraciones óptimas para proteger frente al estrés oxidativo.
  • Curcumina, N-acetil-cisteína, Resveratrol junto con una combinación de Carotenoides (licopeno, zeaxantina, astaxantina) entre otros ingredientes proporcionan una composición sinérgica que neutraliza la gran variedad de especies reactivas generadas por el metabolismo celular.
  • 99% Polifenoles de Té verde (495 mg/cápsula): Prevent Mix es el producto con mayor contenido en polifenoles (respecto a otras fórmulas del mercado incluidas en la misma categoría), aportando un 75% de EGCG. Numerosos estudios demuestran los beneficios de la EGCG como antioxidante y fotoprotector.
  • Alta biodisponibilidad: La piperina procedente del extracto estandarizado de pimienta negra 95% favorece la absorción y la biodisponibilidad de los fitonutrientes.
1 cápsula al día o seguir indicaciones de un profesional de la salud.


 Betacaroteno (30-90 perlas)
Mezcla de carotenoides mixtos 100% natural (Dunaliella salina).

  • Muy rico en carotenoides que actúan eficazmente contra los radicales libres generados por la radiación UV.
  • 15 mg de Betacaroteno por perla como precursor de la vitamina A, que es una vitamina esencial para mantener la salud de la piel.
  • Aporta otros carotenoides de procedencia natural (Alfacaroteno, Zeaxantina, Luteína y Criptoxantina) que también proporcionan beneficios antioxidantes complementarios al Betacaroteno.


 1 cápsula al día o seguir indicaciones de un profesional de la salud.


Vitamina E8 (60-120 perlas)
La Vitamina E más completa. Mezcla de Tocoferoles, Tocotrienones, Betasitosteroles y Escualenos de origen natural. 400 UI
  • Nuestra Vitamina E es mucho más que D-alfatocoferol: Contiene los 8 compuestos (4 tocoferoles y 4 tocotrienoles) que conforman la familia de la vitamina E tal y como se encuentra en la naturaleza. Se aconseja la administración de la mezcla completa para evitar posibles desplazamientos del resto de sustancias activas de la Vitamina E.
  • La mezcla de Tocoferoles, Tocotrienoles, Betasitosteroles y Escualenos aporta más beneficios ya que actúa sobre distintas especies reactivas.
  • Obtenida a partir de aceite vegetal (semillas de soja GMO free): Presenta una actividad de dos a tres veces superior a la homóloga sintética.
1 a 2 perlas al día o seguir indicaciones de un profesional de la salud.


Té verde (30-90 cáp.)
Extracto estandarizado de Té verde (250 mg/cápsulas) al 50% de polifenoles para garantizar una concentración constante que asegure el efecto antioxidante.
  • Alta actividad: Nuestra fórmula presenta 125 mg de polifenoles/cápsula.
  • Los estudios reflejan que el efecto fotoprotector se debe a su polifenol más activo (EGCG). Reduce los efectos adversos por fotoexposición, inhibe la peroxidación lipídica y protege el ADN de la radiación UV. 
1 a 4 cápsulas al día o seguir indicaciones de un profesional de la salud.






Alphalipoico (50 mg-60 cáp.// 125 mg-60 cáp.)
El antioxidante universal
  • Carácter liposoluble e hidrosoluble distribuyéndose en todos los compartimentos celulares actuando tanto en medios acuosos como lipófilos.
  • Potencia la acción de otros antioxidantes (especialmente vitamina A, C y E).
  • Presentación adaptada a las recomendaciones como antioxidante general (dosis entre 30 y 60 mg).
1 cápsula al día o seguir indicaciones de un profesional de la salud.



Hoja de olivo (60 cáp.)
Protección cutánea frente a la radiación solar
  • Un extracto de alta potencia y calidad: con un 20% de oleuropeína (100 mg/cápsula)
  • La oleuropeína previene la lesión cutánea y la incidencia de tumores por exposición a la radiación UV. La administración oral del extracto de hoja de olivo demuestra efectos positivos sobre el aspecto de la piel (textura y elasticidad) además de inhibir la formación de radicales libres generados por la radiación solar.
3 cápsulas al día o seguir indicaciones de un profesional de la salud.





La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate