jueves, 2 de febrero de 2017

Nutrición deportiva, alternativas naturales


La nutrición es el proceso mediante el cual los alimentos se ingieren y transforman, procesando  las sustancias que se encuentran en ellos, para dar energía al organismo y mantener sus funciones vitales.

La alimentación siempre debe ser proporcionada, es decir, ingerir todos los alimentos para estar bien nutrido pero siempre de forma equilibrada.

La dieta de un deportista siempre debe ser acorde a las necesidades de cada persona y al tipo de deporte o esfuerzo físico que vaya a desempeñar.
Debe garantizar un gran aporte de vitaminas y minerales indispensables para el organismo, líquido (en grandes cantidades si se hace ejercicio) por la pérdida de oxígeneo y agua en los músculos, y un buen aporte de hidratos de carbono, proteínas y grasas saludables.

Hidratos de carbono
Los hidratos de carbono se convierten en glucógeno en el músculo y en el hígado, por lo que son muy importantes para las personas con una fuerte carga de entrenamientos.

Proteínas
Las proteínas son indispensables para la construcción de nuevo tejido muscular. Las personas con una dura carga de entrenamientos también necesitarán un mayor aporte de proteínas.

Grasas
En una dieta deportiva también hay que tener en cuenta las grasas ya que son necesarias para el organismo. En competiciones o pruebas de larga duración, el organismo acaba la reserva de glucógeno y empieza a utilizar la reserva de grasas. Por este motivo es muy necesario un aporte de grasas, pero siempre insaturadas (frutos secos, pescado, etc.) y hacer todo lo posible por evitar las grasas saturadas tales como bollería, productos industriales, embutido, lácteos enteros, etc.



Ahora bien, ¿qué tipo de ejercicio hay?

Por un lado tenemos el ejercicio aeróbico, ejercicios de media o baja intensidad, realizados en un periodo de tiempo prolongado, donde el organismo necesita quemar más grasas e hidratos de carbono para poder realizar y soportar dicho ejercicio aeróbico (caminar, correr, nadar,etc.)

Y por otro, tenemos los ejercicios anaeróbicos: ejercicios de alta intensidad y de poca duración (ejercicios con pesas y/o máquinas). Este tipo de actividad facilita y mejora la tonificación del sistema musculoesquelético.

Alternando ambos ejercicios se pueden conseguir beneficios cardiovasculares y musculares a corto plazo.


Teniendo en cuenta todo esto, ¿qué alternativas naturales tenemos para suplementarnos y conseguir una mayor optimización de la actividad?
Podemos destacar varias:

Proteínas. Las más consumidas son las proteínas de suero de leche, de rápida absorción por el organismo y que contienen aminoácidos que reparan nuestras fibras musculares.

Por otro lado, podemos utilizar, proteínas de caseína, de liberación lenta, ya que no son fáciles de digerir por el organismo, y que hace que los aminoácidos sean liberados de forma más progresiva.

Aminoácidos. Existen dos tipos; los esenciales, captados por los alimentos y los no esenciales, que puede sintetizarlos el propio organismo.

Pinchar para más información
BCCA´s. Leucina, valina e isoleucina, aminoácidos que forman la tercera parte del músculo. Muy importantes a la hora de regenerar tejido y su crecimiento.


Glutamina. Aminoácido no esencial que mejora el rendimiento y reduce la fatiga muscular y acelera la recuperación y el crecimiento muscular.

Pinchar para más información
Creatina. Es un derivado de aminoácidos que se sintetiza de forma natural y mejora el rendimiento físico en deportes de alta intensidad, aumentando la masa muscular, reduciendo la fatiga y mejorando la recuperación.


Tribulus terrestris. Hierba tradicionalmente utilizada en China e India que contiene una alta concentración de saponinas, principios activos presentes en algunas plantas, con una estructura molecular muy similar a la de la testosterona.
El Tribulus terrestris tiene la capacidad de acelerar las reacciones del organismo para la síntesis de nuevas proteínas.

Tribulus terrestris
Hay que tener en cuenta que con cada sesión de entrenamiento, se produce una secreción hormonal que degrada la masa muscular. El Tribulus terrestris puede intervenir en el proceso por el cual el organismo libera las hormonas anabólicas (como la testosterona), amplificando y facilitando su producción natural y obteniendo unos mejores resultados.

Por otro lado, se recomienda también a deportistas en situaciones de estrés debido a los entrenamientos o a la presión de las competiciones ya que se comporta como un adaptógeno y ayuda a combatir el estrés, la ansiedad o el mal humor.

L-carnitina. Es un transportador de ácidos grasos (lípidos) a la mitocondria (encargada de la producción de la energía de la célula) en donde estos ácidos grasos son convertidos en energía.
Por este motivo, es recomendable el uso de la L-carnitina, como quemadora de grasa, combinándola con la realización de ejercicio aeróbico; un ejercicio que tenga una demanda de energía suficiente como para que el organismo estimule la movilización de los ácidos grasos para emplearlos como fuente de energía.

La cantidad recomendada suele ser entre 1.000 y 2.000 mg y se aconseja consumirla treinta minutos antes de realizar el ejercicio.


Una vez expuesto todo esto, podemos sacar en conclusión que disponemos de alternativa naturales para lograr un buen rendimiento físico y una tonificación muscular adecuada.
Y, lo más importante de todo, lograrlo de manera saludable sin perjudicar nuestra fisiología.


Sheyla B. Castroagudin.


La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con su terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate