lunes, 7 de noviembre de 2011

¿Por qué tomar jugo de mangostán?






   El mangostán, fruta tropical rica en antioxidantes potentes, ha sido investigado durante 150 años, dando como resultado más de 110 estudios publicados en revistas científicas. Las investigaciones actuales han sido respaldadas con miles de informes individuales en docenas de países.
   Más de 50 estudios independientes hasta la fecha respaldan los beneficios para la salud del mangostán.
   Lo que hace único al mangostán es su altísima concentración de xantonas, potentes fitonutrientes de alto valor biológico.

Fitonutrientes
Los Fitonutrientes, derivados de la palabra griega fito (planta) y nutriente (un constituyente de la comida, necesario para las funciones fisiológicas normales) — conocidos también como fitoquímicos — son compuestos naturales bioactivos que se encuentran en los alimentos vegetales.
La mayoría de los fitonutrientes se superponen y complementan, y ofrecen beneficios completos. En resumen, los fitonutrientes específicos que se encuentran en las frutas y verduras trabajan junto a otros nutrientes para. Estos compuestos vegetales protectores conforman un área emergente dentro de la salud y la nutrición, con informes de nuevas investigaciones casi todos los días.
Los fitonutrientes que se encuentran en el mangostán incluyen a los siguientes:
  • Xantonas, los más fuertes e investigados
  • Catequinas

Xantonas
   Las xantonas son una dinámica familia de fitonutrientes de última generación. Son una clase única de de compuestos biológicamente activos que poseen varios potenciales bioactivos como las propiedades antioxidantes. Las xantonas poseen propiedades poderosas que pueden ayudar a:
  • mantener la salud intestinal
  • mejorar las defensas naturales del organismo
  • proteger contra los radicales libres
  • mantener la salud de las articulaciones
   En la actualidad se sabe que existen más de 200 xantonas en la naturaleza y aproximadamente 40 de ellas se encuentran en el mangostán. Las xantonas poseen una actividad biológica documentada que obtuvo el interés de la comunidad médica durante varias décadas. El compuesto amarillo, que fue aislado por primera vez en 1855 por un científico alemán que estudiaba la disentería, recibió el nombre equivalente a la palabra griega xanthos, amarillo.

Antioxidantes
  También se demostró que el mangostán contiene antioxidantes poderosos, compuestos que inhiben la oxidación o las reacciones estimuladas por el oxígeno y los peróxidos.
   No hay manera de escaparse de los radicales libres. Se encuentran en la comida, el aire y el ambiente, y atacan nuestro cuerpo todos los días.
 
   Los radicales libres son grupos de átomos o átomos solitarios a los que les falta un electrón, lo que los convierte en átomos extremadamente reactivos. Estos radicales recorren de forma constante nuestro cuerpo y capturan el electrón que les falta de otras moléculas estables. En el momento que el radical libre ha conseguido ese electrón faltante, la molécula a la que se lo ha “quitado” pierde ese electrón, convirtiéndose en un radical libre, que a su vez comenzará a recorrer nuestro organismo siguiendo el mismo patrón, lo que conlleva una reacción en cadena altamente destructiva en las células de nuestro organismo. Los radicales libres tienen la capacidad de reaccionar de esta forma con cualquier célula que tengan cerca, provocando serios daños a las moléculas que conforman nuestras células.

   Los radicales libres no son nocivos en sí mismos, de hecho nuestro cuerpo genera pequeñas cantidades de éstos para combatir bacterias y virus, que luego son neutralizados por nuestro organismo una vez cumplida su función. El problema real surge al exponernos cada día a la contaminación atmosférica, el tabaco, el consumo de frutas y vegetales madurados artificialmente, etc., pues estas situaciones aumentan de modo alarmante y no natural la cantidad de radicales libres que nuestro cuerpo es capaz de neutralizar. Un exceso de radicales libres provoca el envejecimiento celular prematuro, con serias consecuencias para la salud: aumentando la propensión a padecer cáncer, debilitando los mecanismos de defensa de nuestro cuerpo, envejeciendo nuestra piel, etc.

   Los antioxidantes son sustancias con la capacidad de neutralizar estos radicales libres, porque liberan electrones en nuestra sangre que son captados por los radicales, consiguiendo estabilizarse sin necesidad de tomar un electrón de una molécula estable. Se adelantan al daño de los radicales libres al brindar el electrón necesario y al equilibrar la sustancia, lo que torna inocuo al radical libre. Por eso es tan importante hoy en día consumir una dieta alta en antioxidantes.  

   Además de en el mangostán, se encuentran excelentes antioxidantes en otros alimentos, como los flavonoides contenidos en el té verde , que  también podemos encontrar en el vino tinto y en gran variedad de alimentos como el aguacate, tomate, boniato,  ajo, espárragos, brócoli… pero es importante que sean productos de calidad, recogidos respetando los tiempos de maduración de cada planta.

   Para mantenernos sanos es importante que cada célula de nuestro cuerpo esté protegida, por eso es tan recomendable mantener una dieta sana y equilibrada, y evitar en la medida de lo posible la contaminación de nuestro organismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate